es Spanish

En las montañas Bale

Científicos descubren que hace 30.000 años hubo asentamientos humanos en las montañas de Etiopía

Los investigadores alemanes presentaron la evidencia más antigua de asentamiento humano y adaptación a áreas por encima de 4.000 metros de elevación en Etiopía.

Un grupo de investigadores alemanes dirigidos por Götz Ossendorf, del Instituto de Arqueología Prehistórica de la Universidad de Colonia, encontraron un lugar que muestra signos de ocupación humana entre 47.000 y 31.000 años atrás, en regiones extremas de Los Andes y Etiopía.

Anteriormente, los científicos anunciaron el descubrimiento de un asentamiento en Los Andes que data de hace 12.000 años. En 2014 esta fue la evidencia más antigua de vida a gran altitud jamás descubierta, lo que planteaba preguntas sobre cómo y cuándo los humanos se adaptaron a estas condiciones extremas.

Ahora, los hallazgos revelan las condiciones ambientales y muestran cómo los humanos del Pleistoceno tardío se adaptaron a los ambientes hostiles de estos paisajes africanos glaciares de gran altitud.

Ossendorf  presentó la evidencia más antigua de asentamiento humano y adaptación a áreas por encima de 4.000 metros sobre el nivel del mar.

Sus excavaciones en un refugio de rocas en las montañas Bale de Etiopía revelan artefactos de obsidiana y restos de fauna, incluidos abundantes huesos quemados, en su mayoría de ratas topo gigantes, detalló una publicación de la revista Science Advances.

En una expedición a las montañas Bale, los investigadores encontraron un refugio rocoso que contenía miles de artefactos de la Edad de Piedra Media. Esto incluía herramientas, hogares de incendios y huesos de animales, evidencia que sugiere que las personas prehistóricas que se quedaron en el sitio comieron ratas topo gigantes e hicieron un buen uso de los recursos cercanos, amplió el magazine.

La datación por radiocarbono mostró que el refugio databa mucho más allá de cualquier otro sitio arqueológico de gran altitud.

Las excavaciones en un refugio de rocas en las montañas Bale de Etiopía revelan artefactos de obsidiana y restos de fauna, incluidos abundantes huesos quemados, en su mayoría de ratas topo gigantes.

Sobreviviendo en las alturas

Según explica Ossendorf, las personas en el sitio de Bale Mountain habrían sido cazadores-recolectores.

Especula que el sitio parece haber sido utilizado repetidamente en el transcurso de varios miles de años.

En declaraciones a Newsweek, explicó cómo hicieron estas personas para acceder a los alimentos. Él cree que habrían viajado a lo largo y ancho de forma regular y nunca se quedaron en un solo sitio por mucho tiempo.

“Probablemente regresaron a diferentes sitios después de un ciclo anual”, dijo.

«Sabemos de ocupaciones incluso más antiguas en altitud en el Tíbet (por los homínidos de Denisova hace 160.000 años) y la presencia humana en grandes altitudes, probablemente al mismo tiempo en Etiopía. Pero estos registros anteriores solo mostraron la mera presencia de humanos en un momento dado, no hay información adicional sobre lo que hizo la gente «, agregó.

«Lo que podríamos demostrar ahora es que las personas permanecieron allí durante períodos más largos y utilizaron activamente los recursos del ecosistema afroalpino, y lo hicieron repetidamente entre 47.000 y 31.000 años atrás (no podemos ser más precisos)», señaló.

Asentamiento humano en ambientes alpinos

Aunque la presencia humana del Pleistoceno tardío e incluso medio se ha documentado recientemente en la meseta tibetana, se sabe poco sobre la naturaleza y el contexto de los primeros asentamientos humanos persistentes en las elevaciones altas.

El estudio de Ossendorf ofrece la evidencia más temprana de un sitio residencial prehistórico de gran altitud.

Ubicada en el ecosistema alpino más grande de África, la ocupación reiterada del refugio rocoso Fincha Habera data de hace 47 a 31 mil años, precisa la investigación.

En cuanto a los recursos disponibles en ambientes fríos y glaciares, los científicos afirman que estas personas incluyeron la explotación de un roedor endémico como fuente de alimento clave, y esto jugó un papel fundamental para facilitar la ocupación de este sitio por los cazadores-recolectores del Pleistoceno tardío.

Las personas permanecieron en este lugar durante períodos más largos y utilizaron activamente los recursos del ecosistema afroalpino, y lo hicieron repetidamente entre 47.000 y 31.000 años atrás.

Un mapa de la vida humana

Inicialmente, los científicos dudabana de la existencia del hombre en las altas altitudes, ya que  ponen muchas tensiones en el cuerpo humano.

Científicamente se ha demostrado que los niveles más bajos de oxígeno dificultan la respiración, los niveles de UV son más altos y las fluctuaciones de temperatura son mayores.

La hipoxia a gran altitud limita severamente todos los aspectos de la vida humana, especialmente cuando se combina con otros factores estresantes, como temperaturas bajas y oscilantes, aridez y niveles más altos de radiación ultravioleta.

Sin embargo, nuevos hallazgos revelan cómo estas personas comenzaron a vivir en las montañas hasta hace relativamente poco en la historia humana.

 Los estudios recientes han revelado la presencia de un homínido Denisova desde hace 160 mil años en la ladera oriental exterior de la meseta tibetana, y a 4.600 millones de años sobre el nivel del mar.

Igualmente, hay pruebas de estancias a corto plazo para la adquisición de materias primas y la fabricación de artefactos que se han fechado entre 30 y 40 mil millones de años.

Los científicos resaltan que las montañas Bale son ideales para probar todas estas hipótesis, ya que la riqueza de especies endémicas de este ecosistema afroalpino más grande atestigua su estabilidad ecológica.

Además, esta área produce registros paleoecológicos y arqueológicos que permiten la reconstrucción del paisaje y la historia humana.

Te interesa leer :

Facebook Comments

4,235,252FansMe gusta
163,780SeguidoresSeguir
290,297SeguidoresSeguir
16,455SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

(Video) Boda sangrienta deja 63 muertos y 182 heridos en...

El ataque durante la boda ha suscitado una oleada de indignación entre la población afgana ya que entre las víctimas se encontraban varios...
- Advertisment -