¿Cocaína electrónica o dispositivos de pantalla?

Estudios comparan las nuevas tecnologías y sus efectos con la cocaína y su adicción, y expertos advierten la necesidad de distinguir entre su uso irresponsable y una adicción comportamental

Estudios comparan las nuevas tecnologías y sus efectos con la cocaína y su adicción, y expertos advierten la necesidad de distinguir entre su uso irresponsable y una adicción comportamental.

El doctor Peter Whybrow, director del departamento de Neurociencia de la Universidad de California, define los dispositivos de pantalla como “cocaína electrónica“.

Una investigación de la Universidad de Michigan, publicada en la American Psychological Association, destaca que es más importante saber cómo emplean los menores los dispositivos como los smartphones o las tabletas, que el tiempo que pasan frente a ellos.

Dicho conocimiento es determinante “a la hora de establecer los problemas emocionales y sociales relacionados con su uso”, aclara el trabajo.

Por su parte, Óscar González, profesor de Educación Primaria, premio Magisterio 2013 y asesor educativo en “Tus hijos y las nuevas tecnologías”, apunta a las 9 conductas que permiten identificar si tu hijo es adicto a la tecnología:
1- Pierde el control. El niño no puede despegarse de su equipo
2- Perdió el interés por todo lo demás
3- Sólo piensa en una cosa (pasar tiempo usando su dispositivo)
4- Es apático en relaciones sociales y familiares
5- Es conflictivo
6- Se frustra al no poder usar su artefacto
7- Pasa mucho tiempo frente a la pantalla
8- Miente para usar su dispositivo
9- Luego de un mal día, su momento feliz y calmante es su pantalla electrónica

¿Qué hacer?

  • Gestionar de manera adecuada el tiempo para todas las actividades
  • Respetar los horarios de comida, sueño y otras actividades.
  • Evitar los dispositivos mientras están realizando las tareas escolares. Sobre todo el uso de las redes sociales.
  • Fomentar las relaciones sociales “cara a cara”, más allá del mundo virtual.

En tiempos actuales, negarnos al uso de las tecnologías, incluso por un tema de salud, es complicado, ya que estudios demuestran que la conexión a los dispositivos o a los videojuegos hace que nuestro cerebro libere dopamina, (hormona del placer), que estimula el sistema de recompensa del cerebro.

Lo importante es identificar que absolutamente todos estamos expuestos a esta adicción y, por tanto, es cada uno de nosotros, quien debe generar un cambio y dar un ejemplo responsable a nuestros hijos y a las próximas generaciones.


Compártelo

Comentarios