Crean por primera vez «máquinas vivientes» que podrían servir para aplicaciones médicas

Cuatro investigadores usaron dos tipos de células de la rana de uñas africana para desarrollar su experimento No son robots, ni tampoco organismos

Cuatro investigadores usaron dos tipos de células de la rana de uñas africana para desarrollar su experimento


No son robots, ni tampoco organismos. Son «máquinas vivientes» que podrían servir para aplicaciones médicas e incluso para operaciones de restauración ambiental de lugares contaminados.

Fueron creadas por primera vez por dos biólogos, Michael Levin y Douglas Blackiston, y dos expertos en robótica, Josh Bongard y Sam Kriegman, en una investigación financiada por el departamento de Defensa de Estados Unidos.

Hasta el momento, los expertos revelaron que con este desarrollo podrían ayudar, en un futuro, en la detección de tumores, la eliminación de la placa de las arterias y el reparto inteligente de fármacos dentro del cuerpo humano, reseña El País.

Bongard aclaró que «parece que estos biobots son una tercera clase de materia animada: no son robots ni son, estrictamente, organismos» y que «cree que obligarán a los biólogos y a los filósofos a repensar nuestras definiciones de la vida y de lo que es una máquina».

«En el futuro, ¿los organismos diseñados por ordenador deberían tener los mismos derechos que las personas y los animales evolucionados naturalmente?”, se preguntó el especialista de la Universidad de Vermont.

Los resultados de esta investigación, en la que por primera vez se «diseñan máquinas completamente biológicas desde cero», se publicaron este lunes 13 de enero en la revista especializada PNAS.

Allí explicaron que las criaturas fueron diseñadas en una supercomputadora por Bongard y su colega Sam Kriegman, en la Universidad de Vermont, y luego ensambladas y probadas por los biólogos Douglas Blackiston y Michael Levin en la Universidad de Tufts, refiere el portal Actualidad RT.

Los denominados «xenobots» son de un milímetro de ancho, capaces de moverse hacia un objetivo y de curarse a sí mismos después de ser cortados y podrían trasladar una carga útil. «Podemos imaginar para estos robots vivos muchas aplicaciones útiles que otras máquinas no pueden hacer», agregó Levin, jefe del Centro de Biología Regenerativa y del Desarrollo en Tufts.

Fuentes: El País, Actualidad RT.