Se partió en dos el primer cometa interestelar descubierto en agosto pasado

Los cálculos apuntan a la separación de un fragmento en torno al 7 de marzo pasado y un posterior evento aún más destructivo el 23 del mismo mes Dos equipos de astrónomos han confirmado la fragmentación del cometa 2I/Borisov, el primer objeto interestelar registrado, que fue descubierto en agosto pasado a medida que se estaba acercando al Sol

Los cálculos apuntan a la separación de un fragmento en torno al 7 de marzo pasado y un posterior evento aún más destructivo el 23 del mismo mes


Dos equipos de astrónomos han confirmado la fragmentación del cometa 2I/Borisov, el primer objeto interestelar registrado, que fue descubierto en agosto pasado a medida que se estaba acercando al Sol.

Los cálculos apuntan a la separación de un fragmento en torno al 7 de marzo pasado, y un posterior evento aún más destructivo, producido el 23 de marzo o días posteriores, cuando el núcleo del cometa se partió en dos. La división estuvo anticipada por dos llamaradas registradas a principios de ese mes, que los astrónomos asociaron con explosiones.

El primer reporte del desdoblamiento del núcleo apareció este 2 de abril en el sitio web The Astronomer’s Telegram, y es fruto de la comparación de tres fotografías tomadas por el telescopio espacial Hubble los días 23, 28 y 30 de marzo. Los investigadores hablan de dos componentes separados por un ángulo de una décima parte de segundo (hasta 180 kilómetros de distancia) y alineados con el eje principal de la cabellera de polvo, es decir que ambos continúan el mismo trayecto.

Foto: Nasa.

La expulsión ocurrió el 23 de marzo (cuando el núcleo todavía aparecía en la fotografía como un solo objeto), y la velocidad estimada de la expansión ronda los 0,3 metros por segundo, calcularon los astrónomos. Este valor es típico para los cometas divididos dentro del Sistema Solar, aseguran los expertos.

Otro equipo se enfocó en un supuesto trozo del mismo 2I/Borisov que se había separado semanas antes de las fechas de esta serie de imágenes, probablemente el 7 de marzo, a causa de una de las explosiones previamente descritas. Un resumen de sus observaciones ha sido publicado este viernes en el mismo portal profesional.

Imágenes tomadas meses después del descubrimiento en agosto del año pasado. Foto: NASA.

Los científicos midieron el aumento de la distancia entre el centro óptico del propio cometa y ese fragmento entre el 23 y el 28 de marzo, y en las fotografías era solo de 1 y 2 píxeles. Eso significa que el fragmento se movió en tres décimas de segundo en la dirección opuesta al Sol y hacia afuera del centro visible de la cabellera. El fragmento tiene un tamaño máximo estimado de hasta 100 metros, según los autores.

Ambos grupos de astrónomos siguen monitoreando el desarrollo de los eventos descritos por medio del telescopio orbital y las instalaciones terrestres.

Fuente: RT.

Compártelo

Comentarios