18 de octubre de 2020: Por una cuenta pública de los pueblos en revuelta

En uno de sus acostumbrados actos de apropiación de nuestros hitos y de falta de sensibilidad, Sebastián Piñera ha anunciado la entrega de un mensaje público conmemorativo para el 18 de octubre, lo cual resulta una verdadera provocación cuando ni siquiera se han asumido las masivas y sistemáticas violaciones a los derechos humanos perpetradas desde […]

Por Wari

Publicado en

Columnas

0 0


En uno de sus acostumbrados actos de apropiación de nuestros hitos y de falta de sensibilidad, Sebastián Piñera ha anunciado la entrega de un mensaje público conmemorativo para el 18 de octubre, lo cual resulta una verdadera provocación cuando ni siquiera se han asumido las masivas y sistemáticas violaciones a los derechos humanos perpetradas desde el 18 de octubre de 2019, las que han sido ratificadas en múltiples informes de organismos nacionales e internacionales de derechos humanos.

Frente a esta nueva provocación, basada en un evidente desprecio a los pueblos movilizados de lo cual Piñera ya ha hecho alarde con anterioridad, consideramos que somos las comunidades y los territorios quienes debemos enviar un mensaje en este ciclo, nuestra propia cuenta pública, estableciendo las principales demandas a un año de la revuelta social:

– Avanzar hacia una asamblea constituyente plurinacional, feminista y socioambiental  post plebiscito del 25 de octubre.

– Construir espacios de participación y representación reales y efectivos para las organizaciones sociales, las comunidades, los territorios y los diversos pueblos.

– Exigir verdad, justicia y reparación a todas las víctimas de la represión y violencia estatal.

– Exigir juicio y castigo para los responsables materiales y políticos de las violaciones a los derechos humanos.

– Disolver ya Carabineros de Chile.

– Liberar a lxs presxs políticos de la revuelta y del pueblo mapuche.

– Cambiar los nombres de plazas, calles y otros espacios públicos recuperados por quienes se han movilizado en estos meses.

– Y si bien el coronavirus no tiene directa relación con el 18 de octubre, es necesario exigir transparencia en la gestión de pandemia, establecimiento de responsabilidades penales y políticas, incorporación de entidades sociales, comunitarias y científicas en la gestión de la pandemia, y medidas de apoyo reales y efectivas a la ciudadanía de modo de que no seamos lxs mismxs de siempre quienes paguemos los costos de esta crisis sanitaria, mientras unos pocos se siguen enriqueciendo igual que siempre, por lo que seguimos diciendo “nuestras vidas por sobre sus ganancias”.

En este primer año de revuelta social, no podemos dejar que el gobierno y la clase política se apropie de una fecha que es de todas y todos quienes se han movilizado durante todo un año, pese a la represión, la pandemia y una gestión absolutamente ineficiente y autoritaria de la crisis sanitaria y económica en curso. Las demandas ciudadanas están claras, y debemos luchar para alcanzarlas y que no sean cooptadas o neutralizadas por quienes se oponen al levantamiento de los pueblos en sus luchas por la soberanía.

Roberto Fernández Droguett, psicólogo Universidad de Chile, integrante del Programa Psicología Social de la Memoria, Universidad de Chile y del Grupo de Trabajo CLACSO Memorias Colectivas y Prácticas de Resistencia.

Francisca Fernández Droguett, antropóloga Universidad Academia de Humanismo Cristiano UAHC, integrante del Movimiento por el Agua y los Territorios-MAT y de la Coordinadora Feminista CF8M.


¿Disfrutaste este artículo? Déjanos una propina