es Spanish

Bachelet al rescate del capitalismo: Desmenuzando el discurso de Tironi en Tolerancia 0

 “Lo invitamos para poner la pelota al piso”, así introduce Matías Del Río la invitación a Eugenio Tironi en una de las últimas ediciones de Tolerancia Cero. Esto significa básicamente (asimilado a la jerga futbolera), que los panelistas de T0 buscarían darse una especie de respiro en la batalla política desplegada ampliamente durante este año en su programa y en general en el país, mirar con calma hacia ambos lados de la cancha para ver cómo se van moviendo los jugadores y luego definir la conducción del partido.

Lo primero que hay que aclarar es que Tironi está lejos de ir a buscar “poner la pelota al piso”, él es un hombre concertacionista por acción y por declaración, un bacheletista del trauma de acuerdo a su propio análisis, y por tanto lo que busca es utilizar el espacio televisivo para preparar ideológicamente (con la pelota claramente no pegada al piso) a la clase política y empresarial que mira este programa.

Primer gol de Tironi, de camarín; los panelistas ni lo notaron.

Continúa posteriormente con un discurso sedante para las multitudes deseosas de abrir la cancha, planteando abiertamente que no teme a la juventud movilizada, ni siquiera a las ideas que dicha movilización representa, dicho sea de paso, repetitivo y hasta majadero, ideas profundamente transformadoras, anticapitalistas, revolucionarias al fin.

¿Cómo podríamos explicar esta actitud permisiva, relajada, comprensiva y un poco altanera con la masa movilizada?, lo explica – sin decir que lo explica porque no es tonto y no busca los votos para él – en su intervención siguiente, en la que acude al salvavidas estabilizador de la Concertación, la prueba de transparencia, de la magnanimidad infinita de Bachelet.

Destaca que los candidatos jóvenes, dándose el lujo de nombrar a Vallejo, Jackson, Ballesteros y Boric están dialogando con el mundo político institucional, que lo considera igualmente saludable que la movilización, asegurando que Bachelet es el nexo natural entre esos dos mundos.

En este punto debo decir que el nivel de arrogancia de todos estos personajes, de Tironi y sus nuevos socios que le sirven para su monólogo bacheletista, está muy bien fundado, en tanto hay un grupo de ex – líderes del movimiento estudiantil que hoy no están disponibles para generar ninguna alternativa a la Concertación, y Tironi sabe muy bien que alguien resultará electo y si estos jóvenes llegan al Congreso sin hacer la apuesta de transformar la fuerza de la movilización en poder, más allá de un par de sillas en el mausoleo fascista de Valparaíso, está todo tal cual los últimos veinte años, es decir, ordenado para la Concertación, para la paz social, para los empresarios, para Estados Unidos… al final del día, para el capitalismo.

Segundo gol de Tironi, hace suyas, logra apoderarse, aunque no para sí mismo nuevamente las demandas de los estudiantes, no por la vía de la aprobación de su candidata, sino por la vía de la neutralización y dilución de una potente movilización nacional, de una histórica movilización social, en meras candidaturas muy disgregadas (Santiago, Punta Arenas, La Florida). Lo hace evidente sin decirlo, lo destaca sin decir por qué, dice que le parece “saludable” sin profundizar un milímetro en la supuesta salud que estos nuevos diputados traerían al Congreso, al sistema político, a la economía y al pueblo de Chile, que es finalmente quien vive una democracia atada y una miseria económica.

Luego sostiene, nuevamente con una arrogancia muy bien fundada, que en las primarias la ciudadanía fue a votar por Bachelet, ya que ella estaría en condiciones de realizar reformas muy sustantivas en un ambiente de orden social, argumenta que hay una cantidad de actores sociales que están exigiendo tener participación más directa en el sistema y en la toma de decisiones.

Esto resulta muy interesante de analizar, y nuevamente es nuestro deber como sector sacar a estos “pensadores” de la supuesta transición, que se dedicaron a reemplazar la reflexión al interior de los partidos, al pizarrón y que nos digan exactamente cuando les surgió esta idea de la participación, de las reformas que él denomina “muy sustantivas”, de la reforma tributaria, del cambio constitucional pero que no tenemos idea el mecanismo, del constante halago al movimiento estudiantil y sus ex – líderes que aspiran a sentarse a su lado sin cuestionar los verdaderos poderes económicos y políticos de este país, etc.

Y cuando digo sacar al pizarrón para que nos expliquen cuando les crujió este asunto en su cerebro, me refiero a que nos digan por qué hicieron exactamente todo lo contrario cuando el pueblo de Chile ya pedía a gritos en las calles dichas “reformas sustantivas”, que no es más que un eufemismo de cambio al modelo económico y social.

Cuando el pueblo de Chile bailaba y marchaba de felicidad porque un juez en el mundo se atrevía a intentar juzgar a Pinochet, su Presidente Sr. Tironi, hizo lo indecible por traerlo de vuelta a vivir en su parcela, es decir, todo lo contrario.

Cuando el pueblo de Chile le gritó a Lagos frente a La Moneda en su primer discurso juicio a Pinochet!, su Presidente Sr. Tironi los mandó para la casa, los desmovilizó, es decir, todo lo contrario.

Cuando el pueblo de Chile le gritó a Bachelet no más lucro en la educación!, su presidenta Sr. Tironi alzó las manos con el pinochetismo y promulgó la LGE, que vino a consolidar el lucro en la educación, es decir, todo lo contrario.

Todo lo contrario es haber extranjerizado los capitales controladores del cobre, es haber permitido que el mercado controlara todas las áreas de desarrollo, es haber hecho justicia en la medida de lo posible, es haber aplicado sistemáticamente la ley antiterrorista a los mapuches, es haber militarizado la Araucanía, es haber consolidado el sistema de pensiones de hambre y un sistema de salud y educación segregados y discriminadores, es no haber cambiado la ley reservada del cobre a las fuerzas armadas y un largo, pero larguísimo etcétera.

¿Cuándo Sr. Tironi usted se dio vuelta no sólo la chaqueta, sino el pantalón y quizás cuántas otras prendas? Para usted y los suyos, me imagino que todas las prendas necesarias para retornar al Estado.

Luego usted reconoce estar votando en contra de sus hijos, hace una distinción interesante para sus objetivos en el programa, que no es “poner la pelota al piso” sino “hacer goles”, dice que los jóvenes no están con Bachelet, dice que es el mundo adulto el que estaría votando por la ex – presidenta para evitar una especie de catástrofe social catalizada por los jóvenes que en una especie de “comprensible locura emancipatoria” pretenden reemplazar este modelo de desarrollo y de estado por otro, radicalmente distinto. A todas luces, sin decirlo, una irresponsabilidad de la que sólo pueden resultar desastres.

Usted dice “querer demostrar que es posible hacer cambios por la vía institucional y no por la vía de las marchas”. Me pregunto entonces Sr. Tironi ¿nace de usted y sus camaradas de administración estatal toda esta hambre de reformas democráticas y macroeconómicas?, ¿nace de la reflexión entre usted y su almohada?, ¿usted pretende hacernos creer que con todo lo que hemos vivido en los últimos años ustedes llegaron a conclusiones parecidas sin escuchar lo que ha pasado en las calles?.

Sr. Tironi, su arrogancia alcanza niveles sólo superados por Ricardo Lagos.

Usted dice que quiere entregarle el papel de encabezar este camino de reformas a la Sra. Bachelet, dado que ya había sostenido que ella era quien supuestamente dialogaba entre el mundo social, empresarial y político, incluidos los ex – líderes del movimiento estudiantil, que lamentablemente han pisado el palito.

Y tiene la desvergüenza de citar al proceso del NO como el ejemplo que debería tomar Bachelet para instalar “reformas sustantivas”, cediendo como gran cosa el aceptar “niveles de incertidumbre” ¿se refiere usted a la incertidumbre que sufrirán las transnacionales para seguir robando nuestros recursos naturales si gana un candidato anticapitalista? ¿o se refiere a la incertidumbre del 80% de los trabajadores que gana menos de $250 mil pesos para llegar a parar la olla a fin de mes?.

El proceso del NO, fue exitoso para sacar a Pinochet, colocar a los militares en el lugar que les corresponde en un país democrático y para detener las violaciones masivas a los derechos humanos.

El proceso del NO, no consiguió derrotar las injusticias, ni reformar la mala democracia chilena, ni mejorar en transparencia la administración del Estado, ni siquiera consiguió verdad y justicia para los familiares y víctimas de la violencia política, es decir, Sr. Tironi, el proceso del NO con el que usted hace gárgaras, no fue otra cosa que la administración bajo una supuesta democracia del modelo económico y social de la dictadura. El proceso del NO, no cumplió con el programa de transformaciones sociales que se autoimpuso. Sr. Tironi, para la historia, el NO es un plebiscito y sólo un plebiscito.

Permítame aclararle también, que ese plebiscito no lo ganó usted ni nadie en negociaciones, se lo ganó legítimamente el pueblo de Chile en las calles, con movilización, con muertos, con valentía de verdad para encarar el momento histórico, pero de eso, usted no gasta una gota de saliva.

Sr. Tironi, la alegría todavía no llega, no hable más de esto para proponerle un camino a su candidata porque continuará en el camino de engañar al pueblo de Chile, que me temo, es su objetivo real.

Sus últimos temas son claves para que ustedes puedan seguir profitando del aparato estatal, le propone un pacto al mundo empresarial, abiertamente, nuevamente sin decirlo pero con una claridad que espanta.

Vocifera al país que el modelo capitalista no caerá porque es capaz de adaptarse a todo, que las empresas se rearman una y otra vez y siguen siendo cada vez más exitosas. Reconoce la naturaleza perversa del modelo, lo define como colusión, monopolio, asimetría de información, en suma, usted define sin decirlo, al modelo capitalista como el sistema donde los ganadores se ríen, disfrutan, viajan y pasan por encima de los perdedores, quienes viven en la miseria, desde que nacen en un hospital frío y mal atendido, hasta que terminan en una fosa común. El producto de su trabajo, su dignidad, la han tomado ustedes, se la han adueñado.

Y en esta capacidad infinita de adaptación del capitalismo, usted invita sin decirlo al empresariado a adaptarse a la Sra. Bachelet, a entender que hay que aceitar por aquí y apretar una tuerca por allá, pero da por sentado que este proceso ocurrirá saludablemente.

Este Sr. Tironi, es su último gol en este partido. 3-0 no está mal.

Usted sostiene Sr. Tironi que no hay polarización en este país, que Bachelet nos salvará de la locura en las calles y de la perversidad empresarial.

Quiero decirle que sus palabras son tan asertivas, que leyéndolas entre líneas y desmenuzándolas con cuidado y mirada crítica, nos ha hecho un gran favor, nos ha dejado muy clara su estrategia a corto plazo, cuestión que sus “políticos de profesión” nunca hacen. Los Andrade, Escalona, Girardi y Walker siempre nos mienten, usted nos ha dicho la cruel y fría verdad, están dispuestos a recuperar el poder diciendo muchas cosas diferentes y “progresistas”, pero la alianza estratégica para dar gobernabilidad, es con los mismos, es con las siete familias, del pueblo Sr. Tironi, usted no dijo nunca ni una sola palabra durante toda su intervención.

Esto no es novedoso, nunca hemos escuchado a los líderes de la Concertación hablar del pueblo, le temen, les traumatiza, no les gusta, prefieren hablar de ciudadanía, o sea, sólo de los que pueden votar, sólo de los que les pueden tercerizar a ustedes su poder.

También quiero agradecerle su honestidad, esto nos permite a nosotros, que estamos en la vereda del frente, pensar mejor, armar ordenadamente nuestra política y a nuestros compañeros que no luchan por un trabajo asegurado en su aparato estatal sino por convicciones, y por tanto, con la voluntad firme a seis meses de la elección que es posible y necesario derrotarlos, y junto con ello, a los grandes poderes económicos.

Sr. Tironi, no les vaya a pasar como a nuestra selección, que se confían y les dan vuelta el partido en los últimos minutos, para eso basta un equipo que moje la camiseta, un técnico inteligente y vocación de triunfo ¿está seguro de no tener un adversario al frente con esas características?

Andrés Hidalgo

Vicepresidente de asuntos políticos de Izquierda Unida

Facebook Comments

4,250,638FansMe gusta
173,377SeguidoresSeguir
292,047SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

“Si Greta Thumberg se manifiesta contra el cambio climático en Chile,...

El senador Alejandro Navarro criticó la aprobación, en la Comisión de Seguridad de la Cámara de Diputados, de una indicación que establece...
- Advertisment -