El “Mamo” Contreras

135

Hervi Lara_XMurió el “Mamo” Contreras.  Dicen que su madre le puso ese apodo.  Ella falleció cuando su hijo tenía seis años.

El “Mamo” ingresó a la Escuela Militar en 1944, de donde egresó en 1947.  Estando en Quillota, conoció a María Teresa Valdebenito, hija de un almirante, con quien se casó en 1953, el mismo año en el que llegó a la entonces naciente Escuela de Ingenieros de San Antonio.  En 1952 fue instructor de zapadores de la Escuela Militar.  Siendo teniente, en 1960, entró a la Academia de Guerra para participar en el curso de oficial de Estado Mayor.  Allí conoció a Pinochet y, más tarde, fue sub-director y profesor de estrategia.  En 1962 pasó a ser profesor de inteligencia y logística.  En 1967 hizo el curso de posgrado de oficial de Estado Mayor en Fort Gulich, zona del Canal de Panamá, lugar donde se interiorizó de los métodos de represión contra grupos subversivos.  Regresó a Chile en 1969 con el grado de mayor y profesor de inteligencia de la Escuela de Ingenieros de Tejas Verdes.  En 1970 fue secretario del Estado Mayor del Ejército. En 1971 pasó a ejercer como director del regimiento de Ingenieros de Osorno, lugar en el que contaba con informantes del movimiento fascista  “Patria y Libertad”, así como del Partido Nacional que, junto a algunos coroneles y capitanes,  recolectaban informaciones para diseñar un plan de infiltración y desarticulación de organizaciones de izquierda.  Al mismo tiempo, mantenía contactos con la CIA y con la Oficina de Inteligencia Naval de Valparaíso y San Antonio.

Tras el golpe de Estado de 1973, el entonces coronel Manuel Contreras controló rápidamente a San Antonio y, a pocos días, ya había implementado siete centros de detención.

El 12 de noviembre de 1973, siendo director de la Academia de Guerra, fue designado oficialmente como jefe de la Dirección de Inteligencia Nacional (Dina).  Se separó de su esposa y se unió a su secretaria, Nélida Gutiérrez, con quien legalizó su relación el 26 de agosto de 2010.  Su “obra cumbre” fue la Dina, organismo demoníaco al que dirigió desde su fundación hasta 1977, dedicándose a reprimir a opositores tanto en Chile como en el extranjero.

Documentos de la CIA desclasificados en el año 2000 acreditan que, entre 1975 y 1977, Contreras fue un “contacto regular pagado”.  Pareciera ser esta una versión válida, puesto que en 1975   fue invitado por varias semanas al Cuartel General de la CIA en Langley, Virginia.  Luego, el “Mamo” apareció como “creador” de la Operación Cóndor.

{destacado-1}

En 1974, “Mamo” ordenó el asesinato del ex Comandante en Jefe del Ejército, general Carlos Prats junto a su esposa, quienes estaban asilados en Argentina.  El 31 de septiembre de 1976, en Washington, asesinó al ex canciller Orlando Letelier y a su asistente Ronni Moffit. También en 1976 viajó a Irán a pedir dinero al Sha Reza Pahlevi a cambio de “la cabeza” del terrorista venezolano Illich Ramírez (“Carlos”, El Chacal), quien había secuestrado a líderes de la Opep.  En este viaje, Contreras fue acompañado por Paul Schäfer y Gehard Mertins, nazis de Colonia Dignidad, acusados de pedofilia y de tráfico y fabricación de armas. Además, la comitiva era integrada por tres oficiales chilenos y un general brasileño.

Como consecuencia del crimen de Orlando Letelier y de una ciudadana estadounidense, USA presionó a Pinochet quien se vio obligado a retirar de la dirección de la Dina a Contreras el 21 de marzo de 1977.  El ejecutor de los crímenes del tirano comenzó allí su declive.  El 20 de septiembre de 1978 USA pidió su extradición, a lo que el “Mamo” se negó, pero sí debió permanecer detenido en el Hospital Militar durante catorce meses.  El 2 de octubre de 1979, la Corte Suprema rechazó el pedido de extradición de USA y el delincuente quedó libre.

Relacionado:  George Floyd y la distópica sociedad estadounidense

En 1977, Pinochet cambió de nombre a la Dina por CNI (Central Nacional de Inteligencia).  Contreras fue ascendido a general y, en 1980, quedó fuera del Ejército.  Entonces, organizó una empresa de seguridad y compró el fundo “Viejo Roble” en la localidad de Fresia, en el sur de Chile, donde se atrincheró cuando  nuevamente se había ordenado  su detención.  Fue condenado a 526 años de presidio, acumulando 59 condenas ejecutoriadas.  “Mamo” siempre negó su participación en todos los delitos de los que fue acusado.  No obstante, en 1988 había intentado negociar su situación judicial con la embajada de USA en Santiago durante el proceso de extradición por el crimen de Letelier, ofreciendo información sobre narcotráfico de un hijo de Pinochet y del capitán Armando Fernández Larios a cambio de ser liberado en USA.

El 5 de diciembre de 2004, ya en prisión, reconoció la vinculación entre la Dina y la CIA  y que esta última había “instruido” a militares chilenos sobre métodos de persecución de opositores al golpe militar-empresarial de 1973.

{destacado-2}

La trayectoria de Manuel Contreras no es exclusiva de su persona.  Es la formación carente de conciencia moral que entregan las FFAA a sus integrantes y que se ha manifestado a lo largo de la historia de Chile en  las incontables matanzas de chilenos desarmados, como lo acontecido en Lo Cañas, en 1891.  La  Huelga de la Carne, en 1905.  La Plaza Colón de Antofagasta, en 1906.  La Escuela Santa María de Iquique, en 1907.  San Gregorio, en 1921.  Marusia, en Antofagasta, en 1925.  La Coruña, también en 1925.  La Población José María Caro, en 1962.  El Salvador, en 1966. Etc…., etc…, etc…  Esto, sin mencionar la “Pacificación de la Araucanía”, a partir de 1865, que dejó miles de muertos para continuar persiguiendo, discriminando, abusando y despojando a los mapuche hasta nuestros días.

Contreras y la Dina han sido “la mano ajena” con la que la oligarquía chilena ha asegurado la concentración de la riqueza que pertenece a todos.  Es así como hoy, siete familias chilenas están entre las más ricas del mundo, mientras que el 22% de los jóvenes no estudian ni trabajan.  Entre 1974 y 1990 el salario mínimo bajó en un 7%.  En 1989 el promedio de remuneraciones era un 8% más bajo que en 1970.  El gasto en salud, educación y vivienda en el mismo período se redujo entre un 10 a 15%.   En 1980 cambió el sistema de pensiones y las AFP se constituyeron con un amplio subsidio estatal.  En 1977 se declararon inexpropiables los predios dedicados a la actividad forestal, ganadera, de frutales y viñas.  El Código de Aguas de 1981 constituyó el “derecho de aprovechamiento” que permite a un particular su uso, goce y disposición, por lo que el agua se puede destinar a los proyectos más rentables por sobre el consumo humano y el riego de la pequeña agricultura.  El proceso de privatización es interminable y los gobiernos post dictadura lo han incrementado.

Todo esto y mucho más gracias a la sangre del pueblo que derramó Manuel Contreras en su calidad de verdugo que le encomendaron  las FFAA , la oligarquía y el imperio de las finanzas.

El “Mamo” murió el viernes 7 de agosto de 2015, a los 86 años.  Debió ser incinerado a escondidas del pueblo al que torturó y que las FFAA volverán a masacrar para recibir las migajas de la mesa de los grupos económicos y de las transnacionales, puesto nunca  han reconocido sus crímenes ni han cambiado su letal doctrina.

Por Hervi Lara

Santiago de Chile, 18 de agosto de 2015. – Día de la Solidaridad.