es Spanish

Hacia una constitución hecha a mano y sin permiso

Asamblea Constituyente Social

Las elecciones presidenciales de este 2013 están marcadas por la necesidad de que los pueblos de Chile se doten de una nueva constitución. Aunque las otras candidatas lo rechacen agresivamente o se den mil vueltas de carnero para evadirlo con las fintas de siempre, el problema constituyente está instalado y llegó para quedarse. No es posible salir a la calle a pedir el voto sin dar la cara respecto a la posibilidad de un cambio constitucional.

De esta instalación ha resultado la propuesta de la “Asamblea Constituyente” que tanto asusta a la Nueva Pillería y la Alianza unidas, jamás serán vencidas. Como buenos perros guardianes del capitalismo neoliberal que son, sus principales rostros empiezan con ataques de estornudos y comezones cada vez que se ven frente a la posibilidad de que el pueblo organizado tome la historia en sus manos y empiece a gobernar(se). Por eso las arcadas y caras de asco de los Escalona, los Viera-Gallo, los Walker, los Larraín, en fin, de toda esa servidumbre de lobbistas y de grandes empresas (“el duopolio”) cuando escuchan la palabra “Asamblea”. Lo suyo no es nada más que miedo a la democracia, al pueblo protagonista, a los y las de abajo conquistando el poder en favor de las grandes mayorías y no del capital.

Esta reacción del duopolio sería penosa si los motivos de su miedo no fueran a su vez bastante cómicos. Y cómicos por lo equivocados, no por otra cosa. La “Asamblea Constituyente”, así a secas, tal y como ha sido planteada por algunas entusiastas, no constituye amenaza alguna para quienes hoy detentan el poder político y económico en Chile. Al contrario. Lo más probable es que, al final del camino, sea funcional a sus intereses. La razón es simple: la “Asamblea Constituyente”, así a secas, no es otra cosa que un parlamento minoritario, como el que opera en condiciones normales como la actual, pero con atribuciones extraordinarias temporales. En esta “Asamblea Constituyente” sería una minoría reducida (probablemente electa, pero minoría reducida al fin y al cabo) la responsable de redactar una constitución. Es decir, haría lo mismo que hace ahora el parlamento binominal: concentrar en manos de una pequeñísima elite la responsabilidad de definir nuestras vidas y nuestro futuro.

Cuando he planteado esto en entrevistas y otros espacios me han respondido: “Pero Roxana, en una constituyente los asambleístas al menos serían elegidos y no designados a dedo, así que estaría garantizado que fuera una asamblea democrática”. Si eso fuera cierto, entonces nuestro parlamento actual sería igual de democrático, pues los zánganos que hoy se han apropiado de él, también han ganado elecciones. Y sabemos que eso, más allá del binominal, no es cierto. Como se vio en el caso de Giorgio Jackson y Camila Vallejo, los parlamentarios y las parlamentarias en Chile no son elegidos y elegidas en votaciones. Al contrario. Son designados y designadas antes por los partidos, que a su vez están apropiados por pequeñas burocracias que toman decisiones entre cuatro paredes y generalmente a favor de sus parentelas y amiguis íntimos. ¿Les suenan los clanes Walker, Latorre-Rincón, Martínez-Alvear, Frei, Lagos-Escobar-Weber, Sabat, Larraín, Coloma? Bueno, ahí tienen; así funciona la política en Chile: un par de familias controlan las burocracias partidarias, y éstas controlan a todo un partido; a través de ese control designan (“negocian” dicen ellos) a sus candidatos y candidatas y listo, asunto terminado. Cuando llegan al proceso de votación, ya está todo cocinado. Con nuestro voto no dirimimos nada.

Nuestra intención al crear el Partido Igualdad, Herramienta de los Pueblos, fue romper con esa forma de entender lo que es un partido. Por ello todos nuestros candidatos y nuestras candidatas se eligen en y a través de las bases. Eso es lo que nos permite convocar a los pueblos de Chile a votar por ellos y ellas; son todos candidatos y candidatas de las bases y definidos y definidas por las bases. Pero en una elección de integrantes de una Asamblea Constituyente no sólo participaría el Partido Igualdad y sus candidatos y candidatas definidas por las bases, sino todas las fuerzas del duopolio neoliberal, que entienden la política como disputa de espacios de poder que usan como feudos personales en favor suyo y de los grupos económicos. Y en una Asamblea Constituyente, estas fuerzas harán lo único que saben hacer: usar un instrumento de la soberanía popular para servir a los intereses del gran capital.

¿Se imaginan a Camilo Escalona o Carlos Larraín presidiendo el proceso constituyente? Bueno, eso, más que una pesadilla, es la realidad más probable con la convocatoria a una mera Asamblea Constituyente, así, a secas. Y el resultado lo conocemos ya: sin ser o representar una mayoría social, las fuerzas del capitalismo neoliberal, la Nueva Pillería y la Alianza, hacen uso de su política de exclusión del pueblo, de las grandes mayorías, en contra de los intereses de las grandes mayorías. Así lo han hecho hasta ahora con el parlamento y así lo quieren seguir haciendo con cualquier dinámica constituyente.

Resumiendo: convocar a una Asamblea Constituyente, así, a secas, es una gran irresponsabilidad histórica. Dejaría en manos de una minoría oligarca, la misma que lleva 40 años gobernando en favor del gran capital, la responsabilidad de crear una constitución entre cuatro paredes, sin el concurso de las mayorías, del pueblo. Y eso significaría crear una Comisión Ortúzar 2.0; de un centenar de integrantes, pero una comisión minoritaria y oligarca de todas formas.

Contra esta Comisión Ortuzar 2.0 que sería una asamblea constituyente a secas, el Partido Igualdad y las fuerzas que me han elegido como su candidata proponen la celebración de una Asamblea Constituyente Social. La “Asamblea Constituyente Social” o simplemente “Asamblea Constituyente Democrática” es aquella en que la constitución es redactada a través de la deliberación de toda la sociedad. El proceso de deliberación tiene lugar en cada uno de los niveles de organización social y político-territorial, desde la junta de vecinos y otras organizaciones de base hasta el nivel nacional, pasando por la comuna, la región y el distrito.

La deliberación en cada nivel es una fase de desarrollo del proceso completo. Al concluir una fase, las unidades organizacionales definen a sus delegados y delegadas para que actúen de voceros y voceras en la deliberación que se producirá en el nivel político-territorial inmediatamente superior. Y así sucesivamente hasta la conformación de una gran Asamblea Constituyente Social de nivel nacional que se compone por voceros y voceras que han pasado por todo el proceso constituyente en cada nivel político-territorial.

De la deliberación en este último y más general nivel político-territorial nace la versión final del texto constitucional que será sometido a aprobación por los pueblos de Chile a través de un referéndum vinculante.

El proceso completo, desde la deliberación en las organizaciones territoriales de base hasta la gran Asamblea Constituyente Social Nacional, da como resultado una constitución generada a través de la participación y deliberación activa de las mayorías.

Entendemos este mecanismo como el más democrático, inclusivo e igualitario posible. Es, además, una garantía de que el texto constitucional no será objeto del secuestro de la soberanía popular por parte de minorías. Y, lo que es fundamental, convertirá en sujeto constituyente a cada estudiante, a cada ciudadano y ciudadana, a cada poblador y pobladora, a cada trabajador y trabajadora.

Con la Asamblea Constituyente Social, sin pedir permiso a nadie, crearemos nuestra constitución a mano y hasta con faltas de ortografía. Pero será una constitución hecha por el pueblo y para el pueblo, por grandes mayorías para las grandes mayorías. ¡Será nuestro primer paso hacia una sociedad en la que el pueblo mande!

Por Roxana Miranda Meneses

Candidata a la Presidencia de Chile por el Partido Igualdad

El Ciudadano Nº145, agosto 2013

Facebook Comments

4,250,795FansMe gusta
173,741SeguidoresSeguir
292,118SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -