es Spanish

La huella de Allende carga a Chile hacia la Izquierda

ernesto carmonaA 40 años de su partida, prevalecen con fuerza las profundas huellas del pensamiento y la acción de Salvador Allende en la sociedad chilena. Siguen plenamente vigentes las ideas del Presidente y reformador social que dio la vida en su intento de poner en marcha profundos cambios sociales, demasiado parecidos a las actuales demandas de distintos segmentos del pueblo y una sociedad remecida por los reclamos de educación gratuita y de calidad de los estudiantes, compartidos y apoyados por el grueso de la gente.

En los últimos años resulta evidente que la sociedad chilena se ha desplazado hacia la izquierda. El entendimiento de la gente, principalmente de la más joven, se sacudió los bozales, tabúes y “cortinas de humo” impuestas sucesivamente por la dictadura cívico-militar y los gobiernos civiles que la sucedieron en la tarea de expandir la libertad depredadora del gran capital, nacional y extranjero.

Allende murió precisamente porque esos sectores no toleraron su gobierno ni sus reformas sociales pacíficas. La “santa alianza” del gran capital con la clase política reaccionaria de la época fue tristemente liderada por el Partido Demócrata Cristiano (PDC) de Eduardo Frei Montalva y Patricio Aylwin Azócar, quienes llamaron para el trabajo sucio al partido militar, que luego abandonaron a su suerte en cualquier esquina del basurero de la historia.

Una vez muerto el Presidente Allende y controlada la nación, las tropas de ocupación del propio país establecieron el modelo neoliberal, que no sólo desarticuló todo lo obrado por su gobierno, sino que destruyó todas las conquistas de los trabajadores desde comienzos del siglo 20.

Desde que en 1956 se suscribió un convenio entre la Pontificia Universidad Católica y la Escuela de Economía de la Universidad de Chicago, las teorías del neoliberalismo concebidas por los profesores Milton Friedman, Arnold Harberger y otros, tenían decenas de seguidores que habían cursado postgrados en esa casa de estudios y esos civiles pasaron a ocupar altos cargos y ministerios clave de la conducción económica bajo la dictadura.

Aumentó la concentración de la riqueza de los civiles que llamaron a los militares y convirtió en nuevos ricos a personajes sin un peso, como el ex yernísimo Julio Ponce Lerou, ahora dueño del litio y el salitre de Soquimich, apenas un caso de enriquecimiento a costa de empresas públicas.

El modelo neoliberal se extendió a todo el planeta y aquí fue perfeccionado en los últimos 23 años, desde que se instaló en un país desarmado tras el asesinato y desaparición de miles de líderes y militantes populares, la prisión y tortura a decenas de miles y el exilio de cientos de miles de personas.

El PDC fue el factor clave del golpe. Convencido de que el poder terminaría en sus manos, la cúpula derechista del partido mayoritario (29,1%) activó a sus generales gestores precoces del golpe, los ex edecanes de Frei, Sergio Arellano Stark (Caravana de la Muerte) y Oscar Bonilla Bradánovich, evidentemente asesinado después… Pero esa es otra historia más larga…

Por Ernesto Carmona

El Ciudadano Nº146 / Clarín Nº6.923

Septiembre 2013

Facebook Comments

4,250,750FansMe gusta
173,641SeguidoresSeguir
292,103SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -