es Spanish

Mi candidata: la abstención bulliciosa

Marco Antonio ÁlvarezA días de la segunda vuelta presidencial, que enfrenta nuevamente a las dos caras del duopolio, existe cierto consenso –con matices importantes, en los cuales me quiero detener- entre las emergentes fuerzas socialistas y progresistas, en no endosar el apoyo a la candidata de la izquierda neoliberal: Michelle Bachelet.

Olvidémonos un instante de la izquierda neoliberal (PS, PPD y PRSD) o centro izquierda como a ellos les gusta autodefinirse, la izquierda tradicional (PC) y los satélites (IC, MAS, RD) que orbitan más o menos en torno a los que hoy se denomina “Nueva Mayoría”, y que llaman abiertamente a votar por su candidata. En esa misma dirección, también tenemos que incluir en este grupo al ex abanderado del Partido Ecologista Verde, quien le presta público apoyo en segunda vuelta a la candidata de la renovada concertación, aunque su partido haya dejado libertad de acción para estos efectos.

Marco Enríquez-Ominami, el líder del PRO, a pesar de sacar la mitad de la votación en comparación con las elecciones presidenciales del 2009 y ganarle por muy poco el tercer lugar a Franco Parisi, es el gran vencedor desde “la gran amplitud de izquierdas fuera del duopolio” en la pasada primera vuelta presidencial. Ese mismo 17 de noviembre, a diferencia que cuatro años antes donde endosó su votación al candidato de la Concertación, Eduardo Frei, en esta ocasión ME-O, en conferencia de prensa (1) declara que “su candidata es: la asamblea constituyente”. Luego de recalcar que ese día “ganó la democracia”, con energía convoca a la gente a votar: “en segunda vuelta, nosotros queremos que la gente vote, no llamamos a no votar, es importante ir a votar, la democracias es el arma más linda que haya, es un arma muy potente, el arma más democrática”. Desde el domicilio del progresismo, se denota estratégicamente su acérrimo electoralismo.

En un camino más ambiguo que el PRO –entre la abstención y la participación electoral-, el Partido Humanista, quien facilitó su legalidad para la presentación de la candidatura presidencial de Marcel Claude, define su postura en segundo vuelta de la siguiente forma: “Nuestra expresión de rechazo será manifestada, en algunos casos, absteniéndose de concurrir a sufragar y así aumentar el descrédito de este proceso electoral, mientras que en otros casos se marcará AC dentro de su voto nulo como vía para la nueva Constitución” (2). Lo interesante de las y los humanistas, es que la mitad de la convocatoria se desenmarca de un electoralismo estéril, a diferencia del llamado de ME-O. La coordinadora nacional del MAIZ en su comunicado ante segunda vuelta, declara lo mismo que el Partido Humanista (3).

Los que defienden enérgicamente desde la izquierda –más allá de los que la han defendido siempre-, la abstención en segunda vuelta, son el Partido Igualdad, Marcel Claude y un grupo mayoritario de organizaciones que participaron del Movimiento Todos a La Moneda.

En el caso del Partido Igualdad (4), fundamenta su abstención “a no votar el día 15 de diciembre, ya que hacerlo significa apoyar una elección en la que solo el duopolio tiene cabida”. Desde la trinchera igualitaria, también convocan en su remplazo a la participación de “dar inicio al Proceso de la Constituyente Social”, política que siempre han defendido, independiente su participación en las elecciones pasadas del 17 de noviembre.

El ex candidato presidencial del Movimiento Todos a La Moneda, Marcel Claude, siempre ha mantenido una posición firme de no ir a votar en segunda vuelta. La mayoría de las organización que apoyaron la candidatura mencionada apuestan por la abstención este domingo, aunque en sus páginas oficiales aún no hay comunicado alguno que fije una posición.

Como se ha mencionado en los párrafos anteriores, dentro de las izquierdas fuera del duopolio existen más consenso que disenso en no apoyar a la “Nueva Mayoría”, pero existen importantes matices en su participar o no de “la fiesta de la democracia neoliberal” de este 15 de diciembre de 2013. El principal argumento para ir a sufragar, es la campaña de marcar el voto con asamblea constituyente. Campaña que en esta segunda vuelta se ha vuelta funcional a la candidata Michelle Bachelet y al sistema general, que espera no tener un nivel grosero de abstención el próximo domingo.

Esto nos lleva sin duda a una discusión teórica, de dónde situar la cuestión electoral: desde “lo táctico” o “lo estratégico”. En esa disyuntiva histórica desde las izquierdas, las emergentes fuerzas socialistas deben, a mi parecer, entender lo electoral como una cuestión táctica y jamás de lo estratégico. La táctica electoral, se puede utilizar en la medida que existan las condiciones para poder avanzar en las reivindicaciones transformadoras reales, sobre todo con candidatos que representen estas exigencias más sentidas. Cuando las elecciones son una estrategia en sí, caemos en el electoralismo estéril y nefasto.

Por lo anterior, como podemos haber participado en las elecciones del 17 de noviembre con nuestros candidatos propios, sería lo correcto abstenerse de la danza electoral de este 15 de diciembre que hoy pone en la pista del baile sólo a las dos candidatas del duopolio.

Siendo la abstención el camino, no es suficiente para construir una alternativa política real. Hace un par de meses escribí una columna que se llamaba “Las primarias del duopolio y la abstención bulliciosa” (5), donde declaraba que “La gran triunfadora de las últimas elecciones fue la abstención pasiva, que al final del día termina volviéndose un factor en sí de la crisis, más que un acto político de trascendencia. Esa abstención pasiva es la que también debemos combatir. Nuestra abstención al circo electoral debe ser alegre, rebelde y sobre todo bulliciosa. Debe ser un acto de protesta-propuesta, que siga incrementando los niveles de falta de legitimidad de la actual democracia neoliberal, pero también muestre los primeros destellos políticos mancomunados de lo que será nuestra posición férrea contra el siguiente gobierno de los ricos 2014-2018.

La abstención bulliciosa es, en definitiva, no caer en el mero acto de no sufragar y esperar en la cama los resultados de la democracia neoliberal. Esa abstención al fin del día, sólo reflejará un estado de pasividad en la conciencia no votante, volviéndose un dato estadístico más del proceso electoral.

Un interesante ejemplo de abstención bulliciosa reciente fue el accionar de un grupo de estudiantes secundarios que en la primera vuelta se tomaron el comando de Bachelet y desplegaron lienzos y gritos a favor de la educación gratuita y de calidad. En esta segunda vuelta, ese tipo de acciones son dignas de replicar.

En la retina de las izquierdas y los amantes del cine se encuentra la memorable película Ya no Basta con Rezar, filmada en la Unidad Popular por Aldo Francia. En ella un sacerdote a través de su vinculación con los sectores populares se da cuenta de que para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores y los más pobres no son suficientes las plegarias a la divinidad. Hoy, con fuerza, se debe decir que “Ya no Basta con Votar”, aunque la verdad es que nunca ha bastado. Nuestra principal tarea para estos años de lucha es seguir construyendo poder popular, pues su construcción y fortalecimiento es el único camino que puede garantizar triunfos futuros en todas las esferas de la lucha.

REFERENCIAS 

1) http://www.youtube.com/watch?v=JfLsez0FN-c

2) Evaluación elecciones 2013 y postura ante segunda vuela. Partido Humanista. 6 de diciembre de 2013. http://www.humanistas.cl/evaluacion-elecciones-2013-y-postura-ante-segunda-vuelta-partido-humanista-de-chile/

3) Coordinadora nacional del MAIZ ante segunda vuelta electoral. O3 de diciembre de 2013. http://www.g80.cl/noticias/noticiacompleta.php?varbajada=18943

4) Comunicado posición del Partido Igualdad en segunda vuelta elecciones presidenciales 2013. 24 de noviembre de 2013. http://partidoigualdad.cl/nuevaWeb/?p=661

5) Las primarias del duopolio y la abstención bulliciosa. Marco Álvarez. Junio de 2013. http://www.elciudadano.cl/2013/06/25/72010/las-primarias-del-duopolio-y-la-abstencion-bulliciosa/

Por Marco Álvarez

Facebook Comments

4,250,173FansMe gusta
172,228SeguidoresSeguir
291,900SeguidoresSeguir
16,515SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -