es Spanish

Nuestra palabra es camino de liberación

En 1975, una investigación del Senado de USA sobre la intervención norteamericana en Chile, puso al descubierto que la CIA había entrenado al Ejército chileno en formas de “controlar la subversión” (Cfr: Comité Selecto para el Estudio de las Operaciones Gubernamentales Relativas a las Actividades de Inteligencia, Senado de USA, Covert Action in Chile 1963-1973. – 18-12-1975, pág. 40).

El Informe de la Comisión de la VerdadBrasil: Nunca Mais”, de 1985, indica que oficiales del Ejército asistieron a “clases de tortura” impartidas por la policía militar, realizándose “demostraciones prácticas” con prisioneros a quienes se torturaba. La “enseñanza” fue iniciada por Dan Mitrione, un agente de policía norteamericano que “experimentaba” con mendigos de las calles. Posteriormente, Mitrione pasó a organizar la formación de la policía de Uruguay.

En Argentina, dice el Informe Sábato que “una gran parte de las operaciones contra los trabajadores se llevaron a cabo el mismo día del golpe o inmediatamente a continuación. En este país, el 81% de los 30.000 desaparecidos tenían entre 16 y 30 años al momento de haber sido detenidos. “Estamos trabajando ahora para los próximos 20 años”, dijo un torturador argentino a una de las víctimas.

En 1966, la prensa norteamericana dio a conocer la existencia de Manuales de Entrenamiento utilizados en la Escuela de las Américas, que planteaban “… aplicar torturas, chantaje, extorsión y pago de recompensa por enemigos muertos”. Es así que graduados de las Escuela de las Américas han participado en asesinatos en Colombia; han integrado el grupo narcotraficante “Los Zetas” en México; estuvieron involucrados en el golpe de Estado de Honduras en 2009; asesinaron al arzobispo Oscar Romero de El Salvador y a los jesuitas de la Universidad Centroamericana.

El 5 de abril de 2012, la Embajada de USA en Chile informó sobre la inauguración de un Centro de Entrenamiento para Personal de Operaciones de Paz en Zonas Urbanas, ubicado en el Fuerte Aguayo de Concón. Este Centro de Entrenamiento imita una zona urbana con ocho modelos de edificios. Fue construido con un aporte de 500 mil dólares proporcionados por el Comando Sur de las Fuerzas Armadas de USA. La inauguración fue presidida por Alejandro Wolf, embajador de USA en Chile. El acuerdo entre ambos Estados consiste en prácticas de entrenamiento orientadas al control y represión de la población civil, significando así una renovación de la Doctrina de la Seguridad Nacional, que promueve la presunción de la existencia de un “enemigo interno” que la FFAA y las policías deben combatir.

Este hecho lleva a recordar el episodio que en 2009 se utilizó la Base Soto Cano en Honduras, con personal militar de USA, permitió concretar el golpe de Estado que derrocó al Presidente Manuel Zelaya. Los generales golpistas Romeo Vásquez, ex jefe del Estado Mayor Conjunto y Luis Prince Suazo, jefe de la Fuerza Aérea, son graduados de la Escuela de las Américas y fueron quienes encabezaron el atentado contra su propia nación.

Las bases militares extranjeras, así como la reactivación de la IV Flota de guerra de USA, las maniobras militares conjuntas y otras formas de presencia militar norteamericana en América Latina, forman parte de la “guerra preventiva” y la militarización global, que permiten la dominación y el saqueo de los recursos naturales de nuestros pueblos. Para esto se utilizan puertos de Panamá y Costa Rica para las operaciones de los barcos de guerra de la Cuarta Flota que patrulla nuestros mares. Además de la vigilancia desde el mar, se mantiene la vigilancia desde el aire mediante aviones espías y satélites, a lo que se suma la habitual actividad de inteligencia y de ingerencia de las embajadas norteamericanas en los distintos países del continente.

En El Salvador y en Perú, USA ha instalado la Academia Internacional de Aplicación de la Ley (Ilea), para adiestrar a los policías del sur en la resolución de conflictos internos de sus respectivos países, de lo cual en Chile se ha tenido demostraciones a través de la represión ejercida por Carabineros hacia el pueblo mapuche, las manifestaciones de defensa de la naturaleza y el movimiento estudiantil.

El 10 de mayo de 2011, a la instauración de la Ilea se ha sumado la Academia Nacional de Formación y Desarrollo Policial, establecida en Puebla, México, como parte del Plan Mérida y con un costo de 22 millones de dólares. La primera piedra la puso Edith W. Mines, director general del la Iniciativa Mérida y miembro del Departamento de Estado de USA.

El Pentágono se niega a entregar los nombres de los graduados de la Escuela de las Américas desde el 2005. Esta entidad, actualmente denominada Instituto de Cooperación y Seguridad del Hemisferio Occidental (Whinsec), opera en Fort Benning, Georgia, USA, tras ser expulsada de Panamá en 1984.

En 2004, el Estado de Colombia suscribió el Anexo al Convenio General para Ayuda Económica, Técnica y Afín o Plan Colombia, que amplía la “cooperación” y establece un programa bilateral de control de narcóticos y de actividades terroristas y otras amenazas contra la seguridad nacional de Colombia. Un Informe de Medicina Legal de Colombia señala que en dicho país se han registrado cerca de 40 mil desaparecidos en los últimos años. Colombia es el país de América Latina que envía el mayor número de soldados a la Escuela de las Américas.

Para que el capital financiero concentre aún más riqueza del planeta, se ha pasado de la Guerra Fría a la Guerra Preventiva. Después de los atentados del 11-9-2001, el entonces Presidente de USA, George Busch afirmó que “la libertad y la democracia han sido atacadas (…). El terrorismo contra nuestro país no quedará impune. Aquellos que han cometido estas acciones y aquellos que los protegen pagarán un precio muy alto por lo que han hecho. (…). La guerra que nos espera es una lucha monumental entre el bien y el mal. (…) Será larga y sucia. (…) Aquellos que nos han atacado han elegido su propia destrucción. (…) O se está con nosotros o con el terrorismo. (…) Dios está con nosotros. (…). Dios bendiga a América”.

Es ésta una expresión del “destino manifiesto”, término inventado por el periodista John O”Sullivan en 1845, para justificar la anexión de México y el imperialismo de USA, Pueblo Elegido, legitimándose la expansión territorial y económica como voluntad de Dios. Es un destino divino que ha configurado la política de búsqueda de nuevos territorios y mayor poder para el que USA está predestinado.

Ya en 1997 se había formulado el “Proyecto para el nuevo siglo de USA”, con la finalidad de “concentrar esfuerzos para preparar el nuevo liderazgo mundial de USA”, para una “nueva política de fortaleza militar y rearme moral”. El documento fue firmado por Dick Cheney, Job Busch, Donald Rumsfel, Paul Wolfowitz y Scooter Lobby.

Dicha propuesta fue consagrada en la nueva Doctrina de Seguridad Nacional presentada por Busch el 20 de septiembre de 2002, siendo reafirmada por Robert Kagan, Richard Perle y Condoleezza Rice y que puede resumirse en cuatro puntos:

1º USA define quién es terrorista: aquella organización o Estado que atente contra los intereses de USA en cualquier lugar del mundo o ponga en peligro el suministro de materias primas esenciales como petróleo, gas, uranio y agua.

2º USA tiene el armamento más poderoso y “mortífero” del mundo. Es el único país que tiene derecho a tenerlo. Cualquier país o grupo de países que pretendan equipararse, serán considerados terroristas.

3º USA se someterá a las decisiones de los organismos internacionales cuando estime que dichas decisiones están de acuerdo con sus intereses. En caso contrario, USA se considera con el derecho y con el deber de actuar por su cuenta y unilateralmente.

4º USA se considera con el derecho de juzgar a los otros países, no según los hechos, sino según sus presuntas intenciones. Su actuación será en legítima defensa, aunque no haya habido ataque previo.

Esto explica que, por ejemplo, en un ataque en Yemen, en el que se buscaba dar muerte a un militante de Al Qaeda, fueron asesinadas 41 personas, incluyendo a un menor de un año. Más de 300 niños han muerto solamente en los ataques de drones en países en los que USA no está en guerra.

El 1 de enero de 1994, los conceptos de dignidad, identidad y memoria rompieron el silencio de los “condenados de la tierra” a través de la aparición del movimiento zapatista. Es así como se gestó el Primer Encuentro Internacional por la Humanidad y contra el Neoliberalismo de 1996, en Aguascalientes, en la selva Lacandona y que ha sido continuado en diversos lugares del planeta. Porque la humanidad quiere vivir humanamente y un paso básico es que los pueblos digan su palabra, porque “para el poderoso, nuestro silencio fue su deseo. Callando nos moríamos, sin palabra no existíamos. Luchamos para hablar contra el olvido, contra la muerte, por la memoria y por la vida. Luchamos por el miedo a morir la muerte del olvido. Hablando en su corazón indio, la Patria sigue digna y con memoria”.

Por Hervi Lara

Comisión Ética contra la Tortura 

Santiago de Chile, 26 de septiembre de 2013

Facebook Comments

4,250,795FansMe gusta
173,741SeguidoresSeguir
292,118SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -