Perú: una elección decisiva

25 millones de peruanos votaron en la segunda vuelta de una elección presidencial crucial

Por Wari

Publicado en

Columnas

0 0


25 millones de peruanos votaron en la segunda vuelta de una elección presidencial crucial. Se pidió a los votantes que eligieran entre dos candidatos. El primero y líder en las encuestas es el socialista ‘confeso’ Pedro Castillo, de 51 años, maestro de escuela, con sede en Cajamarca, una de las regiones más pobres de Perú y hogar de la mina de oro más grande de Sudamérica. Líder de un sindicato de maestros desde 1995, ha sido maestro de escuela en el pueblo de Puña, en la provincia norteña de Chota

Su oponente es Keiko Fujimori, hija del expresidente Alberto Fujimori. De 45 años, ha pasado la mayor parte de los últimos dos años en prisión preventiva, acusada de blanqueo de capitales y de dirigir una organización criminal, lo que niega. Su padre, Alberto Fujimori, gobernó Perú en la década de 1990 y fue condenado por asesinatos cometidos por escuadrones de la muerte y corrupción desenfrenada.

En las regiones del centro y sur del país hay un apoyo significativo a Castillo, mientras que Fujimori cuenta con votos de las clases medias con sede en Lima, la capital, donde según las encuestas, apenas el 5% de los votantes apoya a Castillo. Lima es el hogar de una cuarta parte de los 32,5 millones de ciudadanos de Perú, pero en las regiones más pobres del país, el apoyo de Castillo supera el 50% y también cuenta con el medio millón de maestros de escuelas públicas del país.

El manifiesto del partido Perú Libre de Castillo describe su política como “socialista, marxista, leninista y mariáteguista”, en honor al fundador del partido comunista peruano José Carlos Mariátegui, y ha planteado planes para expropiar proyectos mineros extranjeros. Castillo se ha comprometido a reemplazar la constitución reaccionaria de 1993 por una «constitución del pueblo» (como lo están impulsando los chilenos de manera similar); regular los medios de comunicación para “acabar con la televisión basura”; y aumentar las asignaciones presupuestarias para educación y salud. Castillo también aboga por la nacionalización generalizada, impuestos más altos y políticas de sustitución de importaciones. 

Pero al igual que otros líderes de izquierda en América del Sur, es un ‘conservador social’: contra el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo, la eutanasia y la ‘perspectiva de género’ en las escuelas. Castillo considera estos temas como secundarios a lo que él considera que es una «batalla entre ricos y pobres, la lucha entre el amo y el esclavo».

El mensaje político de Fujimori es simple: evitar que el ‘marxista-socialista’ se convierta en presidente y destruya la economía peruana. Su principal plan político es liberar a su padre de la cárcel (parece que presidentes como ella pueden prescindir del estado de derecho si así lo desean). Naturalmente, la campaña mediática ha sido despiadada contra Castillo y los intelectuales de clase media de Perú, que tienen bastante reputación a nivel internacional, han alineado su apoyo a Fujimori.

A pesar de una serie de escándalos de corrupción que vieron a tres presidentes ir y venir , y el impacto del escándalo de corrupción más grande del continente en el que cuatro ex presidentes fueron acusados ​​de aceptar sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, muchos ‘intelectuales’ toman el puesto del premiado autor peruano Mario Vargas Llosa, que había apoyado a los opositores de Fujimori en las elecciones de 2011 y 2016, pero ahora la respalda porque “representa el menor de dos males”.

La elección tiene lugar en un país que ha sido el más afectado de todos por la pandemia de COVID con 1,8 millones de casos confirmados oficialmente y más de 120.000 muertes, dejando de rodillas a un sistema de salud débil y principalmente privado. El aumento de las tasas de mortalidad ha obligado recientemente al regreso de las restricciones que dejaron a millones de personas en la indigencia cuando estalló la pandemia.

Fuente: FT y cálculos del autor.

Con el peor número de muertes per cápita del mundo por coronavirus y una de las mayores recesiones de los mercados emergentes el año pasado, Perú está en crisis, con todas las fallas de una economía capitalista débil que sobrevive principalmente de las exportaciones de productos básicos controladas por multinacionales extranjeras. La economía de Perú depende en gran medida de sus vastos recursos minerales y su sector extractivo es el principal motor de crecimiento. Perú es el tercer productor mundial de cobre, su principal metal de exportación, y el país también atrae a las principales empresas mineras del mundo para aprovechar sus depósitos de oro, plata, zinc y otros minerales. 

Perú, en la década previa a la pandemia, combinó la segunda tasa de crecimiento anual más alta de América Latina, de más del 5%, con una inflación baja y una deuda modesta. Pero al igual que en el resto de la región, su ritmo de crecimiento después del final del boom de las materias primas en 2012, junto con la desaceleración económica mundial, redujo la expansión económica (cayendo a un promedio del 3% anual) y luego golpeó la pandemia.

El éxito económico durante el auge de las materias primas ocultó problemas profundos endémicos de todas las economías capitalistas bajo el talón del imperialismo. Si bien la desigualdad de ingresos en Perú es relativamente baja para los estándares latinoamericanos, dado que América Latina es la región más desigual del mundo, eso no dice mucho. Y cuando se trata de desigualdad de riqueza personal, Perú es más desigual que México y la mayoría de sus vecinos cercanos. Los más acomodados del Perú habían abandonado los servicios de salud y educación de mala calidad por alternativas privadas y, por lo tanto, no los pagarían con impuestos. Muchos puestos de trabajo que se crearon fueron informales y de bajos salarios.

Fuente: Banco Mundial

La economía de Perú, como la de Bolivia y, en cierta medida, la de Chile, es casi un «pony de un solo truco»; su supervivencia depende del precio mundial de los materiales metálicos, especialmente del cobre. Las inversiones privadas en minería representan una quinta parte de la inversión privada total. Luego están las exportaciones agrícolas como frutas y verduras frescas de alto valor (principalmente uvas, aguacates, arándanos y espárragos) y harina de pescado. Un auge de la demanda de estos productos en el «norte global» contribuyó a reducir la pobreza en cierta medida en las zonas rurales. 

Pero la caída de los precios de las materias primas desde 2012 hasta la llegada de la pandemia puso fin a este avance. Y cuando el coronavirus golpeó al país con toda su fuerza el año pasado, la economía se paralizó, las muertes se dispararon y la pobreza empeoró. Una cuarentena estricta y prolongada provocó una disminución del PIB del 11,1 por ciento en 2020.

El empleo cayó un 20 por ciento y los salarios aún más.

Lo que surgió fue una imagen de un Estado que crónicamente no puede cumplir. El sistema de salud resultó desesperadamente inadecuado. La aplicación del encierro fue irregular. Quienes trabajaban en la economía informal no tenían más remedio que seguir trabajando, arriesgándose a morir y a enfermarse.

Fuera de la agricultura y la mitad de todas las empresas, aproximadamente el 70 por ciento del trabajo en Perú es informal; se encuentra entre los más altos de la región de AL y el Caribe, muy por encima del de México (60 por ciento) y Colombia (54 por ciento). Además, alrededor del 13 por ciento del PIB del país se origina en el sector informal, con acceso limitado al crédito del sistema financiero formal. Esto afecta significativamente la productividad: la productividad de las empresas informales es aproximadamente un tercio de la de las empresas formales. Gran parte de la ayuda social no llegó a su destino. Los presupuestos no se gastaron por completo. El gobierno tardó en asegurar las vacunas y se vio envuelto en un escándalo después de las revelaciones de que los altos funcionarios fueron inoculados en secreto primero.

Según los últimos datos, 3,3 millones de peruanos volvieron a caer en la pobreza (oficial) por la pandemia, mientras que otros 11 millones están al borde del abismo. Como dice Castillo; “La gente no sabe que hay miles de niños que viven en la pobreza y ahora, debido a la pandemia, en la pobreza extrema». Muchos peruanos que se consideraban a sí mismos de ‘clase media’ y relativamente acomodados también enfrentaron el empobrecimiento. 

La rentabilidad del capital peruano depende del precio de sus exportaciones de materias primas. En el gráfico a continuación, puede ver que la caída de los precios de las materias primas de la década de 1990 que condujo a la crisis de los mercados emergentes de 1998 afectó a Perú en igual medida. En contraste, el auge de los precios de las materias primas de 2000-12 cambió las cosas para el capital peruano. La depresión que siguió hasta 2019 sentó las bases para la crisis actual.

Fuente: EWPT 2017 y Penn World Table 10.0, cálculos del autor.

Estos altibajos en la rentabilidad fueron más extremos en Perú en comparación con otras economías latinoamericanas. El nivel de rentabilidad hasta 2012 fue más alto en Perú que en el resto de la región, pero descendió más después de la caída de los precios de las materias primas. 

Fuente: FMI

De hecho, existe una fuerte correlación positiva entre los movimientos en los precios y la rentabilidad mundiales del cobre (0,26) y el crecimiento del PIB real (0,32) en Perú.

La ironía es que quien gane estas elecciones puede presidir una recuperación relativa de la suerte económica de Perú. El PIB real puede recuperarse a niveles prepandémicos para esta época del próximo año. Y, a más largo plazo, la economía peruana basada en productos básicos puede sostener un nuevo crecimiento, aunque no a las tasas pandémicas anteriores.

Eso es porque los precios mundiales del cobre están ahora en un máximo de diez años.

Este aumento de precios está siendo impulsado por la recuperación económica mundial, particularmente en China, un importante destino de exportación, pero también por la demanda estructural a largo plazo de cobre como componente clave en la rápida expansión de los vehículos eléctricos y el transporte. 

Entonces, tal vez el temor de que Perú se convierta en Venezuela, si gana Castillo, como creen la ‘clase media’ y promueven los medios capitalistas, resulte falso. Después de todo, “el de Castillo no es el modelo cubano o venezolano”, dijo Pedro Francke, profesor universitario de economía que lo está asesorando. “Se parece mucho más a [el ex presidente boliviano] Evo Morales”.

Por Michael Roberts

Publicado el 6 de junio de 2021 en thenextrecession.wordpress.com


Comparte 👍

Comenta 💬