es Spanish

Por un Chile más Justo para Todos

milton floresCuando se integran los lemas centrales de ambas candidaturas presidenciales, la impresión que persiste es que en ambas propuestas falta la inclusión de Dimensiones Esenciales del Todo, presentes en cada uno y en todos, que perpetúan la injusticia, el sufrimiento, el desequilibrio y la ignorancia. La mirada empleada en ambas, desconoce el deber de atender la realización Espiritual, tanto de la vida humana como la del territorio en que vivimos. El Estado no se compromete, más bien las propuestas para gobernar no se comprometen para hacerse cargo de responsabilidades esenciales que permitirían acoger la profundidad,la intimidad de la existencia,esa que recrea, que hace brotar el otro modelo, uno evolucionado por habilitado para integrar más realidad de la vida en la conciencia, del que gobierna y de toda la colectividad nacional.

Es cierto que nuestra demanda perturba por innovadora, la demanda, más no la esencia de la misma que es eterna.

En jornada de carácter internacional realizada el 29 de Noviembre en el Colegio Médico, a propósito de Políticas de Drogas, con representantes de España, México, Argentina y Uruguay, todos especialistas y chilenos representantes, entre otros de la Sociedad de Neurología y Psiquiatría, se consideró fundamental la necesidad de prestar atención a la persona humana, de profundizar y explicitar la condición con la que se debe trabajar, que no resulta ya aceptable perpetuar la noción difusa con la que se trabaja, y corresponde aceptar el desafío de trabajar con vida humana que incluya, como manda la ley en un Estado Laico como el chileno, la Dimensión Espiritual y Material de la Existencia. Se propuso trabajar para recrear tales principios, en tanto se estableció la relación entre la ausencia de Desarrollo, de no inclusión de la Vida Espiritual y las adicciones a drogas,como también lo ha referido recientemente el Capellán del Hogar de Cristo en nuestro País, y que cualquier ajuste en las Políticas de Drogas pasa por desarrollos en las Políticas de Salud Mental y estas a su vez, por desarrollos en las Políticas Integrales de Salud.

Al igual que en Educación, Justicia, y en todos los espacios del Servicio Público especialmente, también en el privado, la insuficiencia para atender la vida humana, la aplicación de una mirada que no integra la realidad científica, jurídica, susceptible de constatarse en la experiencia de todos, castra la oportunidad para un reconocimiento esencial de una verdad, de un principio, que se reclama. No nos sentimos acogidos,ni mirados, somos identidad esencial, dignos cuando espirituales, como se refieren los preámbulos de los Tratados de Derechos Humanos,incorporados en el artículo 5° de la Constitución, y más allá de las buenas intenciones de ambas candidatas,es nuestro deber como responsables, afirmar a todo costo esta reivindicación a modo de contribuir y cumplir cabalmente con nuestras obligaciones ciudadanas, tanto como profesionales.

En Tribunales fue de público conocimiento cómo esta reivindicación fue reprimida y castigada a pesar de haber ofrecido fundamentación científica y jurídica, nacional e internacional abundante sobre el particular, sin embargo, esto solo ha generado más integración,somos mas,y más motivación para trabajar con más tesón por alcanzar el ajuste y la actualización evolutiva.

Pedimos a las mujeres candidatas  que hagan gala de la cualidad receptiva propia de su condición femenina, para realizar los esfuerzos sutiles necesarios, y profundizar la invitación a participar desde un contacto espiritual objetivo con sus propias vidas, hacia el ciudadano real, esencial, que es y existe. De no ser así, la indiferencia manifestada a través de la abstención, será un riesgo que deslegitimará la propuesta aunque esta se haga del poder.

Para justo e inclusivo, se requiere evolución, se necesita elevar la noción de Ser Humano con la que se trabaja, elevar y esencializar la comprensión de la Ley, que establece la naturaleza de la condición humana, que el Estado debe proteger, no queremos un gobierno que deje de asumir la responsabilidades que la Constitución impone al Estado. También necesitamos una nueva Constitución, sin embargo en un plano esencial, necesitamos más conciencia de la realidad en que vivimos y de lo que en verdad es la vida humana que nos ha sido dada.

Consideramos que la negociación política, propia de la dinámica histórica, pragmáticamente requiere destrezas y capacidades para sortear la presencia de núcleos de poder, que se perpetúan desde la ignorancia, no obstante la contingencia ofrece condiciones favorables para más profundidad, aún más allá de los atrevimientos para mejor atender la distribución de la riqueza material, se requieren saltos cualitativos, evolutivos de la lógica, donde lo esencial sea recuperar la dignidad del Ser Humano, esa que significa respetar la naturaleza de su condición, incluir su esencia, su dimensión espiritual, como la Constitución y Tratados Internacionales que Chile adscribe, reiteramos, lo establecen.

Una persona rica no es la que acumula o le sobra riqueza material, esta persona sufre del Mal de Diógenes, como manifestaba hace poco un diputado reelecto, una persona enriquecida es la que recupera su esencia en la conciencia, la que despertó a la existencia espiritual.

Sin este ajuste cualitativo, el desarrollo armónico y la cura seguirán pendientes para Chile.

Afortunadamente la trascendencia del Gobierno que se elije es relativa, pues la transformación definitiva, profunda, está en manos de la ciudadanía, que se encuentra participando de un proceso de activa, consciente y pacífica integración, amparada por la convicción que entrega la propia experiencia, la ciencia, la Ley y la Sabiduría Eterna.

 Milton Flores Gatica

Médico Psiquiatra

Director Equipo Triagrama

Facebook Comments

4,250,783FansMe gusta
173,806SeguidoresSeguir
292,142SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -