es Spanish

Pulso sindical Nº 202

Del 28 de julio al 5 de agosto de 2013

No es mucho lo que podemos decir respecto del Paro de los recolectores de basura, pues solo se recibió información general del problema. Lo que más queda en la retina, es la disconformidad inicial de los trabajadores, que luego varió hasta ratificar el acuerdo propuesto por sus dirigentes. Así informó la prensa sobre el término del conflicto:

“SANTIAGO. (EMOL CHILE)” Tras una extensa negociación entre el gremio de los recolectores de basura, autoridades de Gobierno y comunales, las tres partes sellaron un acuerdo que pondría fin a la paralización de los trabajadores

..Anunciaron que se confeccionará una mesa de trabajo para que en un plazo de 60 días se dé solución a las demandas de los trabajadores, y un periodo de un año para que las medidas acordadas se implementen.

…Uno de los objetivos que tendrá la mesa, que integrarán las empresas recolectoras, los trabajadores, los municipios y el Gobierno, será elaborar un nuevo marco regulatorio que mejore las condiciones laborales para el sector, entre ellas, alzas salariales.”

Eso es todo. La organización u organizaciones convocantes, se habló de dos federaciones pero generalmente se nombró solo a una, no han hecho llegar un balance de su movilización ni su opinión respecto del sentir de los trabajadores en torno a este acuerdo.

Como en diversas radioemisoras populares y algunos medios on line, los trabajadores se quejan del proceder de sus dirigentes y no se muestran muy contentos con el acuerdo alcanzado, es que hemos resuelto hacer pública esta inquietud.

Cuesta entender que estos compañeros puedan, por ejemplo trabajar hasta 70 horas semanales, en circunstancias que se supone están contratados por diversas empresas que licitaron para prestar servicios, y no hay en la legislación alguna norma que exima a estas empresas de la jornada semanal de trabajo que es 45 horas.

La única posibilidad es que estén afectos al inciso segundo del articulo 22 del Código del Trabajo, pero eso no ha aparecido expuesto en ninguna de las informaciones que sobre el particular se entregaron, ni menos una solución a algo tan antihumano.

¿Si no hay excepción, donde está la fiscalización de la Dirección del Trabajo y las sanciones a las empresas que estarían violando la legislación?

Se trata de un conflicto con la mayoría de los municipios y los dirigentes de los trabajadores solo se reúnen con la entidad creada recientemente por los municipios de la Alianza por Chile. ¿Cuál es la razón de esa decisión?

Se acuerda instalar una mesa de conversaciones dentro de 60 días y se esperan resultados concretos para dentro de un año y esto pasa en pleno año electoral.

O sea, se toma acuerdos con un gobierno y las soluciones se aplicarán con uno nuevo.

¿Y si este los desconoce, quién se hará responsable?

Todo de nuevo para los trabajadores recolectores de basura. Nuevamente deberán convocar un paro y después ¿se instalará una mesa de conversaciones?

Debe ser a lo mejor por eso, que no están tan contentas las bases con lo logrado.

¿Hasta cuándo tragarse la pildorita de “las mesas de conversaciones”? ¿Es que acaso el problema viene a conocerse recién cuando los trabajadores se movilizan? Esta cuestión de las mesas, es como esos préstamos blandos que se entrega en las negociaciones colectivas. No sirven para nada más que taparle la boca a los trabajadores por un rato.

***

Diversos correos de personas ligadas a la democracia cristiana y a la “izquierda”, nos informan de que está en discusión una ley que devolverá a la etapa de la esclavitud a los trabajadores gastronómicos, hoteleros y del turismo.

La verdad es que si la situación no fuera tan crítica, daría hasta para sonreír.

¿Como es posible que no hayan leído ninguno de los Pulsos Sindicales y otras páginas Web donde esto se ha informado? Para su conocimiento les decimos que enviamos suficiente información con el tema a las comisiones parlamentarias y a todos y cada uno de los senadores y diputados.

Seamos claros en algo. Deben saber nuestros amigos de la “Nueva Mayoría” que este proyecto de ley ya fue aprobado UNANIMEMENTE por los diputados, quienes se negaron siempre a recibirnos y ni siquiera contestaron nuestras comunicaciones, salvo un par de excepciones.

Así es. Diputados democristianos, comunistas, radicales, socialistas y pepedes, más todos los parlamentarios de derecha, dieron el visto bueno al proyecto de flexibilidad laboral presentado por el Gobierno.

Y hay más, amigos militantes: El proyecto ya fue aprobado en la Comisión de Economía del Senado y todo indica que terminará transformándose en ley de la república.

Aunque sea un saludo a la bandera, podrían consultar a sus representantes parlamentarios, los mismos que van a la reelección en la mayoría de los distritos, cuál fue la razón de su voto aprobatorio a esta aberrante ley.

***

No solo la lucha de los trabajadores de la basura estuvo en el tapete. Igualmente, aunque con mucha menos cobertura, se mantiene hasta el cierre de este Pulso la huelga legal de los trabajadores de Correos de Chile, iniciada el 2 de agosto y que tiene como objetivo fundamental un aumento de $ 50.000 a sus miserables sueldos base, ya que son muchos los que apenas perciben un sueldo algo mayor al ingreso mínimo.

Invitamos a la solidaridad activa, así como pedimos a los dirigentes de correos nos hagan llegar la información de hacia dónde canalizar la solidaridad.

***

Hemos tenido buenos procesos de negociación colectiva, algunos de ellos culminados en huelga. Aunque a veces nos hemos encontrado con funcionarias prepotentes en los procesos de mediación, que incluso han amenazado con no dejar participar al suscrito por criticarles su manera de proceder, me hago un deber destacar el papel de muchos funcionarios de la Dirección Nacional y Regional del Trabajo, así como de algunas Inspecciones del Trabajo quienes han actuado con diligencia y apoyado mediaciones que han servido para apurar el término de algunas huelgas y solucionar conflictos.

***

Cuando los trabajadores están dispuestos a luchar por sus derechos no los para nadie. Es un proceso lento el de la toma de conciencia, pero cuando culmina queda claro a los explotados que es lo que se tiene que hacer. Y actúan, teniendo claras las consecuencias actúan pues la defensa de sus derechos es lo primero.

Es lo que vivieron recientemente en Colbún los afiliados al Sindicato Consorcio Copasa Colbún. Ellos están en proceso de negociación colectiva a la que habían adherido algunos trabajadores de plazo fijo. Vencido este plazo se les notificó de despido y los trabajadores pararon completamente la faena, negociadores y no negociadores lucharon por el reintegro. Luego de varias horas de tensión se logró la recontratación de seis de los despedidos quedando los otros seis en una lista de espera para ser nuevamente llamados.

Así se lucha, así se gana.

Por Manuel Ahumada Lillo

Presidente C.G.T. Chile

Facebook Comments

4,250,795FansMe gusta
173,741SeguidoresSeguir
292,118SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

Guerra judicial: el método de exterminio contra el progresismo en América...

Primero Honduras, seguido Paraguay, al tiempo Brasil, después Argentina, luego nuevamente Brasil, para continuar Colombia y Ecuador -por ahora-. Lo llaman...
- Advertisment -