Putin y Xi se sientan en lo alto y miran a lo lejos

Putin y Xi Jinping proyectaron las primeras amenazas y acciones hostiles de Occidente hacia el futuro hace 10 años. La previsión les permitió comenzar a coordinar planes conjuntos. Discutieron estos planes y las acciones resultantes durante reuniones periódicas y lograron no solo una coincidencia de esfuerzos, sino también su sinergia.

Putin y Xi se sientan en lo alto y miran a lo lejos

Autor: Wari
11/05/2023

Por Yuri Tavrovski

La cualidad más importante de un líder nacional es la previsión, la capacidad de prever el curso de los acontecimientos y prepararse para ellos con anticipación. Esta cualidad es totalmente inherente a los actuales líderes de Rusia y China. Desde el comienzo de su liderazgo, hicieron de la interacción de los dos países una prioridad estratégica.

El 16 de julio de 2001, el presidente Vladimir Putin, uno de los primeros documentos internacionales importantes, firmó el «Tratado ruso-chino de buena vecindad, amistad y cooperación«. Resultó ser el más duradero de todos los acuerdos bilaterales y aún proporciona una base sólida para la asociación estratégica entre Moscú y Beijing. Un mes antes, el 15 de junio, la firma de Putin apareció bajo la Declaración sobre el Establecimiento de la Organización de Cooperación de Shanghai. La OCS se ha convertido en un modelo operativo de las nuevas relaciones internacionales basadas en la igualdad, el beneficio mutuo y la multipolaridad. Comprender la dirección principal del desarrollo del mundo permitió al presidente Putin fundamentar y comenzar a implementar el programa para la creación de la Unión Económica Euroasiática (UEEA) y el desarrollo acelerado del Lejano Oriente, que más tarde se conoció como el «Pivote hacia el Este». Después de lanzar la iniciativa del Cinturón Económico de la Ruta de la Seda (Silk Road Economic Belt-SREB) de China en 2013, Putin puso fin a las fuerzas pro-estadounidenses en las especulaciones de Moscú sobre la «intrusión de China en el espacio vital de Rusia», al firmar con el presidente Xi Jinping en mayo de 2015 una Declaración Conjunta sobre Cooperación para Vincular la Construcción de la UEEA y la SREB. “El crecimiento de la economía china es una oportunidad para atrapar el ‘viento chino’ en las ‘velas’ de nuestra economía”, enfatizó Putin.

Habiendo encabezado la República Popular China en la primavera de 2013, el presidente Xi Jinping realizó su primer viaje al exterior dos semanas después, y específicamente a Rusia. La visita de estado tuvo lugar en marzo de 2013 y sentó las bases para reuniones periódicas y conversaciones confidenciales entre los líderes de las dos potencias vecinas. Su número total durante 10 años superó las 40. Sobre la base de una evaluación sobria de la situación internacional cada vez más desfavorable y los intereses de la seguridad nacional de Rusia y China, los dos líderes, los dos comandantes supremos, ya llegaron a una visión común de las perspectivas para la interacción. Incluso entonces, comenzó a tomar forma un nuevo tipo de relación: una «asociación estratégica» en la forma, pero relaciones aliadas en el contenido. En declaraciones a los estudiantes de MGIMO, el presidente Xi Jinping dijo: “Debemos recordar que frente a amenazas complejas a la seguridad internacional, no hay un solo hombre en el campo, por lo tanto, el único camino verdadero es la cooperación en el campo de la seguridad y la voluntad de hacer esfuerzos colectivos para lograr la seguridad global”.

Prueba del peso de las palabras del líder chino fue su posición durante los XXII Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi. Rusia ya había declarado una «guerra fría» y sufrió el boicot de los Juegos Olímpicos. La participación del presidente Xi Jinping en la ceremonia de apertura de los Juegos el 8 de febrero de 2014 demostró que Rusia y China son como «dientes y labios», el uno para el otro. Pronto se produjo un golpe de Estado en Kiev y comenzó la primera crisis ucraniana.

Tal coincidencia es característica: ocho años después, en febrero de 2022, el presidente Putin llegó a Beijing para los XXIV Juegos Olímpicos de Invierno en el contexto de un boicot de los países occidentales a China en las peores tradiciones de la Guerra Fría. La reunión con Xi Jinping se produjo después de un receso de tres años debido a la pandemia de covid. Las conclusiones acumuladas sobre las razones del fuerte deterioro de la situación internacional y las acciones conjuntas necesarias, quedaron reflejadas en la Declaración Conjunta sobre Relaciones Internacionales Entrando en una Nueva Era y Desarrollo Sostenible Global. Los expertos comparan este documento con un tratado completo debido a su volumen, cobertura integral de problemas bilaterales y globales, y capacidad de redacción. El significado estabilizador de la declaración se hizo evidente poco después, con el inicio de una operación militar especial.

Los 10 años entre las visitas a Moscú en 2013 y 2023 estuvieron llenos de eventos brillantes e importantes en los asuntos bilaterales y mundiales. Putin y Xi Jinping no se desviaron ni un centímetro en sus palabras y hechos del rumbo acordado en marzo de 2013. La razón no radica sólo en el carácter firme de ambos estadistas. El hecho es que desde un principio partieron de los intereses de la seguridad nacional, de una visión de largo plazo del futuro de sus naciones. Un giro decisivo hacia la construcción de una asociación con Rusia se ha convertido en una parte integral del sueño chino. La reorientación de la economía hacia las necesidades de su propia población condujo a una disminución de la dependencia de los mercados y centros financieros extranjeros. El crecimiento del poder y la independencia provoca la hostilidad de Occidente y refuerza la contención del Reino Medio. En estas condiciones, Rusia se convierte en una retaguardia estratégica natural y un aliado en la Guerra Fría, así como en una importante fuente de materias primas y un mercado para las mercancías, una ruta segura para las exportaciones a Europa y Oriente Medio. De manera similar, en los planes estratégicos del Kremlin, China se está volviendo cada vez más importante a medida que se endurecen las sanciones económicas y se rompen las cadenas comerciales y de transporte tradicionales.

La sabiduría de los líderes se ha vuelto especialmente evidente ahora. Occidente, liderado por Estados Unidos, lanzó una «guerra fría» a gran escala contra los dos países. Esta guerra tiene dos frentes principales: occidental y oriental. El occidental ya se ha extendido desde Finlandia hasta Turquía, y las hostilidades están en marcha en el sector ucraniano. El frente oriental comenzó a crearse más tarde y no representa una línea continental continua, sino que discurre a lo largo de islas y mares. Comienza en Japón, pasa por Corea del Sur, Taiwán, Filipinas y termina en Australia y Nueva Zelanda. Los estrategas estadounidenses están cometiendo una provocación política tras otra, tratando de atraer a China a las operaciones militares en el sector taiwanés del frente lo antes posible.

Putin y Xi Jinping proyectaron las primeras amenazas y acciones hostiles de Occidente hacia el futuro hace 10 años. La previsión les permitió comenzar a coordinar planes conjuntos. Discutieron estos planes y las acciones resultantes durante reuniones periódicas y lograron no solo una coincidencia de esfuerzos, sino también su sinergia. De hecho, en ambos países, durante las tres décadas de influencia pro-occidental, han crecido generaciones enteras de élites de orientación occidental. Algunas de estas personas fueron educadas en universidades de los Estados Unidos y países europeos. Algunas figuras influyentes en Rusia y China tienen familiares y amigos que viven en Occidente, han adquirido cuentas bancarias y bienes raíces. Incluso las acciones hostiles cada vez más manifiestas de Occidente no han librado a esas personas de la ilusión de que es posible volver a los «buenos viejos tiempos». Solo las acciones decisivas de los líderes hicieron posible mantener el control de las estructuras estatales, económicas y financieras.

En China, desde hace varios años, ha habido una lucha contra los funcionarios corruptos: «tigres y moscas», así como «zorros» y «funcionarios desnudos» que llevan los bienes robados al exterior y juegan el papel de «agentes de influencia». En los últimos años se ha establecido una estricta disciplina en el partido gobernante de 100 millones de afiliados. Paralelamente al endurecimiento constante de la oposición a la propaganda occidental y las actitudes liberales, se asegura un tono benévolo hacia Rusia y sus políticas. La blogosfera bastante independiente también está dominada por publicaciones a favor de comprometerse con Moscú.

En Rusia, numerosos elementos prooccidentales se expusieron parcialmente oponiéndose a la NVO [Operación Militar Especial] y saliendo al extranjero. Pero queda mucho por hacer para purgar a las élites y a toda la sociedad de los sentimientos prooccidentales. Una parte integral de los difíciles procesos en curso en nuestra sociedad son los sentimientos contra el fortalecimiento de la cooperación con China. Estos sentimientos, a pesar de la política consistente del Kremlin, se manifiestan en los discursos de los medios y en la blogósfera. A veces esto sucede sin malas intenciones, simplemente como consecuencia de la continua hegemonía de Estados Unidos en el espacio mundial de la información. Cualquier engaño de un día del New York Times o de «expertos» dudosos se transmite en las noticias de televisión, comentado con toda seriedad por los principales expertos de programas de entrevistas. Esto puede explicarse en parte por el predominio de especialistas en los EE.UU. y Europa entre los anfitriones y participantes de los programas populares. El mismo cuadro se observa en el Ministerio de Relaciones Exteriores y otros departamentos destinados a traducir la voluntad política del Kremlin.

No en vano, dos documentos se destacan entre los resultados de la visita de marzo del presidente Xi Jinping a Moscú y la «coordinación de combate» con el presidente Putin. Prevén la intensificación de la interacción entre los medios de comunicación de Rusia y China, la expansión de la producción conjunta de productos de televisión. Después de Xi Jinping, otras figuras chinas prominentes también acudieron en masa a la capital rusa. Inmediatamente después del ministro de Defensa, Li Shangfu, el «Ministro de la Amistad», el presidente de la Sociedad del Pueblo Chino para la Amistad con los Países Extranjeros, Lin Songtian. A su vez, casi todas las figuras significativas de Rusia están preparando viajes al Imperio Celeste.

El proceso de «coordinación de combate» de los recursos militares, económicos y de información crecerá cada vez más rápido. Después de todo, estamos hablando de un proceso de escala civilizacional global. Xi Jinping, al despedirse de Vladimir Putin en los escalones del Gran Palacio del Kremlin, dijo: «Ahora hay cambios que no han sucedido en 100 años, y estamos impulsando estos cambios«. La respuesta de Putin fue corta pero significativa: «Estoy de acuerdo«.

Por Yuri Tavrovski

Jefe del Consejo de Expertos del Comité Ruso-Chino para la Amistad, la Paz y el Desarrollo. Miembro permanente del club de Izborsk.

Columna publicada originalmente el 9 de mayo de 2023 en geoestrategia.es

Fuente fotografía


Comenta

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Relacionados