Suicidios juveniles: un problema mundial

En México, la tendencia de fallecimientos por esta causa, según el Inegi ha aumentado: en 2016 la tasa de suicidios fue de 6.9 por cada cien mil habitantes

Por Arturo Garmendia

19/01/2024

Publicado en

Columnas / México / Puebla

0 0


Recientemente, en una nota perdida en las páginas interiores de un periódico de circulación nacional, se dio a conocer que internacionalmente el índice de suicidios de jóvenes entre 15 y 29 años se incrementó entre 2016 y 2022 en un 20%. En números redondos de 2023 hubo 800 mil muertes por mano propia; y muchos más intentaron hacerlo.

Todos los casos son una tragedia que afecta a familias, comunidades y países y tienen efectos duraderos para los allegados de la víctima. Aunque pueden ocurrir a cualquier edad, ya en 2019 fue la cuarta causa de defunción en este grupo etario.

En México, la tendencia de fallecimientos por esta causa, según el Inegi también ha aumentado: en 2016 la tasa de suicidios fue de 6.9 por cada cien mil habitantes, mientras que en 2022 sucedieron 7 818 fallecimientos, lo que representó el 7.7 por cada cien mil habitantes.

 La tasa de suicidio es aún más alta en el grupo de jóvenes de 18 a 29 años, ya que se presentan 10.7 decesos, donde los hombres tienen un porcentaje mayor que las mujeres.

La doctora Lorena López, directora de Gestión de Servicios Psiquiátricos de la Secretaría de Salud, señaló que a nivel mundial este es un efecto pospandemia, ya que niños y adolescentes que estuvieron confinados en sus hogares por largos periodos dejaron de realizar actividades con sus pares, que son muy importantes para su desarrollo cognitivo. “Sin escuelas abiertas se acostumbraron a trabajar por internet, por lo que regresar a las aulas les supuso un gran esfuerzo. Reanudar relaciones con sus compañeros les costó mucho trabajo. De pronto sus amigos ya no eran sus amigos, su novio o novia había dejado de serlo, e incluso cambiar a un nuevo nivel educativo donde no conocían a nadie les fue muy duro”.

Por lo que toca a niños y adolescentes, la especialista citada recomendó estar alerta para detectar en ellos cambios repentinos de conducta, como irritabilidad y mal humor, tendencia al aislamiento; y en casos extremos buscar atención profesional de manera preventiva.

En cuanto a los jóvenes de hasta 29 años, en México también se produjeron otras presiones, por ejemplo contracción del mercado de trabajo, exigencia de nuevas habilidades como las digitales, reorganización de las empresas o falta de continuidad en los estudios…

En estos casos toca a las autoridades general condiciones de desarrollo más favorables, como se está haciendo; y en situación de emergencia se recomienda acudir a los Centros Comunitarios de Salud Mental y Adicciones (Cecosamas) establecidos a nivel federal.

Por: Arturo Garmendia

También puedes leer: Índices de criminalidad

Foto: Archivo El Ciudadano

Recuerda suscribirte a nuestro boletín

📲 https://bit.ly/3tgVlS0
💬 https://t.me/ciudadanomx
📰 elciudadano.com

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬