«Yo era director de la CIA: Mentimos, engañamos, robamos»

0
3461

El proceso de desestabilización y de derrocamiento de los gobiernos bolivarianos ha recrudecido desde el 26 de enero pasado, cuando el diputado Juan Guaidó se autoproclamó “presidente encargado”. Donald Trump lo reconoció de inmediato y delegó a un selecto grupo de sus “halcones” para que  Venezuela “retorne a la democracia”.  Ellos son Marco Rubio, John Bolton, Mike Pence, Mike Pompeo y Elliot Abrams.  Cada uno de estos personajes es poseedor de un prontuario delictual de varias páginas.

Marco Rubio es senador republicano por el Estado de Florida desde 2009. Pertenece al ala conservadora y es apoyado por el Tea Party.  Sus padres emigraron de Cuba en 1956.  Es de profesión abogado, de religión católica y ha recibido apoyo monetario de la Asociación  Nacional del Rifle, ascendente a 3.303.355 dólares.

Ha flexibilizado su posición ante la migración, aceptando una reforma que favorece a estudiantes indocumentados, conocidos como “dreamers”.

Acompañó a Guaidó y a los presidentes de Colombia, Paraguay y Chile en Cúcuta para ingresar “ayuda humanitaria”.  En esa ocasión, dirigiéndose a los venezolanos, dijo: “no importa el tiempo que tome, la democracia va a regresar a Venezuela y nosotros estaremos junto a Uds. para cada paso, el mundo entero está con Uds.”.  Agregando que “Cuba tiene el control efectivo de Venezuela”.

John Bolton ingresó al servicio público en el gobierno de Reagan. Actualmente, es consejero de Seguridad del gobierno de USA desde 2018.  Entre los años 2005 y 2006 fue embajador de USA ante la ONU. Es conocido como “Halcón de guerra”, “anticomunista virulento”, “constante belicista”. En esa categoría desacreditó el acuerdo nuclear  de 2015 con Irán.

No obstante, carecer de experiencia política internacional, en 1982 fue concejero general de  la Agencia Estadounidense  para el Desarrollo Internacional (Usaid).

En 1988 fue Fiscal General Asistente en Asuntos Legislativos, donde ganó fama de “grosero y combativo”.  Según “Village Voice”, “Bolton parecía pensar que ser un imbécil era esencial para dicho puesto”.

Durante su tiempo en el Departamento de Justicia, negó la recompensa financiera a los japoneses-americanos sobrevivientes de campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial.  También diseñó le ley anti-inmigrantes indocumentados, como medida “en la guerra contra las drogas” (aunque la DEA señalaba que menos del  5% de las drogas entraban a USA a través de ilegales).

En 2005, “USA  Today” hizo públicos los maltratos ejecutados por Bolton a funcionarias de su dependencia, bajo el principio: “queda embarazada, es interrogada, es despedida”.

Su propuesta de atacar a Corea del Norte y no dialogar, coincide con su “deseo de usar la fuerza lo  más que se pueda en América Latina”, a lo que se agrega su  argumentación de reinstalar la Doctrina Monroe.

En la reciente asonada contra Venezuela, “Operación Libertad”, Bolton aseveró que “no es golpe de Estado”.

Mike Pence es el vicepresidente de USA. Entre los años 2001 y 2013 integró la Cámara de Representantes. Desde 2013 fue gobernador de Indiana.

Se define a sí mismo como “cristiano, conservador, republicano”.  Se  opone a “liberar a los indocumentados mientras se procesan  sus casos migratorios”.

Recientemente, en visita a la sede de ONU, se dirigió al embajador de Venezuela ante el organismo, diciéndole:  “Ud. no debería estar aquí”; y le pidió que dijera a Maduro “que su tiempo se acabó”.  Agregando que USA “continuará con las acciones desestabilizadoras”.

Siendo gobernador de Indiana firmó una ley  que autoriza a los negocios de todo tipo a no atender a parejas gays.

Ante la Unión Europea reclamó por la falta de compromiso de Europa, puesto que “si el gasto militar no progresa, la paciencia  del pueblo americano no durará para siempre”.

Sobre Venezuela, estando acompañado de Marco Rubio, Mario Díaz-Balart, Julio Borges y Carlos Vecchio, representantes de Guaidó ante el Grupo de Lima, Pence señaló que “es el tiempo de entrar en acción, ya que ninguna acción está descartada”, puesto que “es la hora de liberar a Venezuela de Cuba”.  Por ello ha prometido que “Washington seguirá respaldando al líder opositor Juan Guaidó hasta que haya un relevo de poder”.  En la misma   ocasión agregó que “todas las opciones están sobre la mesa”.

Elliot Abrams trabaja en el Consejo de Relaciones Extranjeras y  ha sido  encargado por Trump en relación a la crisis de Venezuela.  Al respecto, dijo Abrams: “estoy ansioso por empezar a trabajar en este tema”, en el que tiene experiencia pues fue el ejecutor del golpe contra Chávez en 2002.

Abrams fue asesor de Ronald Reagan en derechos humanos, temas laborales y asuntos interamericanos.

Fue condenado por el escándalo Irán-Contras durante el gobierno de Reagan (1985-1986), consistente en la venta de armas a Irán (a pesar de la prohibición del senado).  El tráfico de armas fue realizado mediante cuentas bancarias en Suiza cuyas ganancias iban a armas destinadas a atacar al gobierno y pueblo sandinistas.

Fue indultado por George W. Busch, de quien fue Asistente Adjunto de Seguridad Nacional, ocasión en que propuso la invasión a Irak y supervisó la política de USA en Medio Oriente.

Anteriormente, en diciembre de 1981, fue responsable de la masacre de El Mozote, El Salvador, donde se salvó sólo una niña habitante del lugar.  Abrams elogió al Batallón Atlacatl por haber asesinado a más de 1.000 campesinos.

Mike Pompeo es Secretario de Estado desde el 13 de marzo de 2018.  Es político y empresario.  Dentro del partido Republicano ha sido miembro del Tea Party.

Como Secretario de Estado retiró a USA del plan de  acción de 2015 en Viena sobre el programa nuclear en Irán.  Congeló los planes de morigeración del bloqueo a Cuba.  Reconoció a Jerusalén  como capital de Israel.  Propició la guerra comercial con la Unión Europea y con China. Se ha opuesto a negociar con Kim Jong Un.

Trump lo nombró Director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), el 18 de noviembre de 2016, donde favoreció el espionaje masivo y de líderes extranjeros.

Además,  intensificó las operaciones encubiertas contra los talibanes en Afganistán.  Implementó misiones antiterroristas con drones. Finiquitó el suministro de armas a los sirios combatientes en Damasco.  Defendió la tortura y otras técnicas “mejoradas” de interrogatorio de sospechosos de terrorismo.  Se opone al aborto y al matrimonio de parejas del mismo sexo.  Rechaza las energías renovables y la veracidad del calentamiento global.  Respecto de Venezuela, ha dicho que “la democracia no puede ser derrotada”.

Se educó en la Academia Militar y en la Escuela de Derecho de la Universidad de Harvard.

Sobre Venezuela ha reiterado que “la opción militar está disponible”.  Ante esto, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, ha citado el artículo 24 de la Carta de la ONU, que establece que “los miembros en sus relaciones internacionales, se abstendrán de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política cualquier Estado, o en cualquier otra forma incompatible con los propósitos de la ONU”.

Mike Pompeo es diácono y lector de la iglesia presbiteriana y  al mismo tiempo ha dicho que “quiero una CIA más agresiva, brutal, despiadada e implacable”. Es así como hace algunas semanas atrás, en la Universidad de Texas y recibiendo el aplauso de los asistentes, relató que “cuando yo era director de la CIA, mentimos engañamos, robamos”.

Por Hervi Lara B.

Santiago de Chile, 3 de mayo de 2019.