es Spanish

Se recupera a dos años de haberse convertido en madre y sigue entrenando fuerte

Clavadista Paola Espinosa apunta a los juegos olímpicos: “Me gusta la idea de seguir representando a mi país orgullosamente»

La atleta se despide de los panamericanos Lima 2019 con mucha satisfacción y sin perder de vista a Tokio 2020


“Me gusta mucho que sigan reconociendo mi trabajo; yo lo hago por seguir escribiendo mi historia, una que soñé, que escribí, que estoy haciendo y la cual todavía tiene muchas hojas en blanco”.

Así se expresó en entrevista la clavadista Paola Espinosa tras cerrar su paso por los Juegos Panamericanos –su quinta participación en la justa continental– como máxima ganadora con 15 medallas, de las cuales ocho son de oro, cuatro de plata y tres de bronce, dos semanas después de conseguir un boleto olímpico a Tokio 2020 para el país en el Campeonato Mundial de Gwangju, en trampolín sincronizado, el que tendrá que defender en una evaluación interna el año próximo.

“Me gusta la idea de seguir representando a mi país orgullosamente, de ser mamá, de recuperarme, de regresar a hacer lo que más me gusta, lo que me apasiona, y no sólo regresar, sino volver bien; luchar, trabajar, esforzarme. Creo que eso es lo que significa el seguir estando enfrente, adelante, seguir luchando por mis metas, y si la gente y el deporte todavía me siguen considerando así, pues es porque sigo trabajando. ”

Nada se regala”

“Eso es lo que me ha enseñado el deporte: que nada se regala, que todo lo que tengo se gana con base al trabajo y esfuerzo”, asentó Paola.

A sus 33 años de edad, la clavadista campeona mundial en Roma 2009 se define como una nueva Paola que se recupera a dos años de haberse convertido en madre, que sigue entrenando fuerte, que tendrá que elevar su peso y su masa muscular para que el trampolín la proyecte con más velocidad, factor que con menos de 49 kilogramos de peso, incidió en su desempeño, tanto en los Panamericanos de Lima 2019 como en la justa mundialista de Corea del Sur.

Paola se inició en los Panamericanos en 2003 con dos medallas de plata en los sincronizados de 3 y 10 metros, en dupla con Laura Sánchez, y se despidió de la justa continental 16 años después en Lima con dos preseas de bronce, en trampolín de un metro y en tres metros en sincronizados con Dolores Hernández.

Una ejecución desafortunada en tres metros individual, aunque recuperó en la competencia con un clavado que le mereció calificaciones de 8.5, la privó del podio y se despidió con un noveno lugar de los Panamericanos.

“Lo que me llevo de esta competencia es seguir aprendiendo, esta vez que a pesar de tener muchas medallas, muchos logros, en cada justa se aprende algo y lo que aprendí es que mi trabajo está valiendo la pena, que después de haber regresado de ser mamá, me siento fuerte, capaz enfrentarme a lo que sea.

“Estoy muy contenta con mi actuación, no sólo en Panamericanos, sino en el Mundial, donde estoy muy contenta de haber conseguido un lugar para México en una prueba en la que desde 2004 no se podía dar, así que para mí es un año que cierro muy bien”, externó la atleta.

Paola enfrenta el presente en un deporte que, como la mayoría, la progresión de nivel mundial cada día exige más. Lo hace convencida de que su experiencia tiene un valor y de que “he estado en las mejores manos”, bajo la dirección del entrenador Iván Bautista.

“A pesar de que ha sido un proceso muy cansado, muy difícil porque tengo dos responsabilidades muy difíciles, que son mi hija y mi deporte, estoy muy contenta, creo que todo está valiendo la pena, sin quitar el dedo del renglón, que es llegar a los Juegos Olímpicos”.

Después de un descanso de algunos días, el que aprovechará para atender su fundación para combatir la obesidad infantil, tendrá una reunión con el equipo multidisciplinario (entrenador, preparador físico, nutriólogo, sicólogo), para definir la preparación. “Estar todos en conjunto para que pueda estar física y mentalmente para lo que venga”, anotó la clavadista.

Montar nuevos clavados, al menos uno de mayor grado de dificultad para asegurar el nivel de excelencia, es un proceso que lleva meses de preparación, pues además de entrenar la nueva ejecución, la tienen que ensayar en competencias ante los jueces.

“Es algo que me encantaría hacer; hay que seguirlo estudiando con mi entrenador; ojalá que sí se pueda, pero algo que tiene que pasar antes de pensar en eso es el tema de mi peso para que eso me pueda ayudar”.

Finalmente, Paola se refirió a la medalla individual olímpica que hasta ahora no se le ha dado, que podría darse en Tokio 2020. “Por supuesto que pienso en ella y creo que es una gran oportunidad, que estás en unos Juegos Olímpicos, pero también tengo mucha fe en la prueba de sincronizados, que ojalá se pueda dar”.

Cortesía de Abril del Río La Jornada

Facebook Comments

4,234,920FansMe gusta
163,167SeguidoresSeguir
290,228SeguidoresSeguir
16,454SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

De la cárcel a la Presidencia de Guatemala: ¿Quién es Alejandro...

Los medios del país centroamericano definen al nuevofinal Mandatario como un político de derecha, autoritario, conservador, de fuerte carácter e “interesadísimo...
- Advertisment -
(function() { var ARTICLE_URL = window.location.href; var CONTENT_ID = 'everything'; document.write( ''+'\x3C/scr'+'ipt>'); })();