Documental sobre la historia del FC Start y el “partido de la muerte” contra los nazis

182

Ucrania. Década de 1930. Dinamo de Kiev alcanza la fama en todo el país. El fútbol comienza a ser seguido por mucha gente que lo utiliza para refugiarse de la crisis y el hambre.

En 1941, cuando Alemania invade Ucrania, la liga se interrumpe. Muchos de los jugadores del Dinamo son reclutados y enviados al frente. Otros tras la caída de Kiev, son llevados a campos de concentración.

Mykola Trusevych, portero del Dinamo, consigue trabajo en una panadería en Kiev, gracias a sus contactos con personas de origen alemán. Panadería donde desde entonces los antiguos jugadores se reunían para buscar trabajo en esos tiempos de ocupación nazi.

En primavera de 1942, al gerente del local, Losif Kordik, aficionado del Dinamo, se le ocurrió la idea de formar un equipo de fútbol de la panadería. En tan solo unas semanas, Mykola contactó con sus antiguos compañeros y el FC Start (Football Club Start) fue conformado por ocho jugadores del Dinamo de Kiev y tres del Lokomotiv Kiev.

El 7 de junio de 1942, el FC Start jugó su primer partido en una liga local formada por equipos de guarniciones militares alemanas y ganó 7-2 a pesar de estar mal alimentados y mal equipados.

En dos meses jugaron 8 partidos. Todos acabaron con victoria. El último de estos contra el “Flakelf”, el 6 de agosto de 1942, acabó 5-3. La administración alemana tomó conciencia de que las victorias del FC Start podrían inspirar a los ucranios y disminuir la moral de las tropas del Eje. Y por ello, Flakelf pidió la revancha. Fijada tan solo tres días después.

9 de agosto de 1942. Dos meses después del primer partido del FC Start, y tres meses después de su creación, este era el día en que iba a llegar su fin. En el Zenit Stadium, tomado por las tropas nazis para “controlar” la euforia del público, un oficial de las SS fue nombrado árbitro (eso es villarato, no lo de ahora). Al Start le llegaron cantidad de advertencias sobre un posible castigo si no se dejaban ganar. A pesar de eso, los jugadores decidieron jugar como siempre y por supuesto, no hicieron el saludo nazi en su salida al campo. Se llevaron la mano al pecho y gritaron “Larga Vida al Deporte” para regocijo de la afición.

Relacionado:  Movimiento feminista haitiano celebra suspensión del presidente de la Federación de Fútbol por violencia machista

Como se veía venir, el árbitro hizo caso omiso a las faltas de Flakelf. El potencial físico de estos era superior al Start por lo que, sumado a las ayudas arbitrales se adelantaron en el marcador. Gol polémico, ya que el portero estaba en el suelo tras haber recibido una patada en la cabeza.

Flakelf seguía a lo suyo. Patadas, agresiones, agarrones. Violencia que a la que Start no acudió en ningún momento. En una de las pocas faltas a favor de Start llegó el 1-1. Dos goles más en pocos minutos hacían presagiar un descanso movidito. Descanso. FC Start 3 Flakelf 1.

En el periodo de descanso varios oficiales se pasaron por el vestuario del Start recordando las consecuencias de su posible victoria. Cuando se quedaron solos discutieron qué hacer… si no podemos luchar contra ellos con las armas, los derrotaremos en el campo de fútbol y, además, devolveremos la esperanza a nuestros compatriotas.

Monumento en honor al FC Start

En la segunda parte el cansancio hizo presencia y ambos equipos marcaron goles (5-3). Pero lo mejor estaba por llegar cuando Klimenko, defensor de Start, regatea a todo el equipo contrario, sortea al portero y delante de la portería, vacía, se giró y lanzó la pelota al centro del campo. La humillación absoluta. El árbitro señaló el final del partido antes de los 90 minutos reglamentarios. Las tropas “rebajaron la euforia” de la afición como solo ellos saben hacer.

Una semana después, los jugadores del Start FC fueron arrestados y torturados por la Gestapo. Mykola Korotkykh murió bajo tortura. El resto fue enviado a campos de concentración, donde, Ivan Kuzmenko, Oleksey Klimenko y el portero, Mykola Trusevich fueron asesinados en febrero de 1943.

La historia se popularizó en la Unión Soviética, especialmente en Ucrania. Las películas Tercer Tiempo y El partido de la Muerte, fueron filmadas basándose en esta historia. También fue levantada una escultura en el Zenit Stadium, que en 1981 pasó a llamarse Start Stadium.

A raíz de estos acontecimientos, el encuentro pasó a la historia como ‘el partido de la muerte’.

 

El Ciudadano