Opinan investigadores del país suramericano

Brasil podría regresar al Mapa del Hambre de la ONU

La nación salió de dicha lista en el año 2014, bajo el gobierno de la expresidenta Dilma Rousseff. En ese momento, sólo el 3,2% de la población vivía bajo inseguridad alimentaria grave

Por Chevige González Marcó

06/07/2018

Publicado en

Brasil / Economí­a / Latinoamérica

0 0


Durante los gobiernos de Luiz Inacio Lula Da Silva (2003-2011) y de Dilma Rousseff (2011-2016) salieron de la pobreza unos 50 millones de brasileños. En el caso de Lula, se implementó el programa de «Hambre Cero», que permitió reducir drásticamente la desnutrición y subnutrición el país. Érase un Brasil con programas sociales y políticas de inclusión.

Con el actual mandatario de facto, Michel Temer, el panorama ha cambiado. De acuerdo con el investigador Francisco de Menezes, integrante del Instituto Brasileño de Análisis Sociales y Económicos (Ibase), los informes más recientes indican que el país puede regresar al Mapa del Hambre de la ONU.

Brasil salió de dicha lista en el año 2014, cuando fueron divulgados los índices correspondientes de la Escala Brasileña de Seguridad Alimentaria (EBIA, por sus siglas en portugués), una investigación que se elabora cada 5 años. Los datos demostraban que sólo el 3,2% de la población, aproximadamente 3 millones de hogares, vivían en una situación de inseguridad alimentaria grave. Era el índice más bajo en la historia brasileña.

En diciembre de este año se hará la próxima divulgación del informe. Menezes afirma que hay indicios de que la situación se agravó y que el país se distancia de las metas asumidas internacionalmente.

Michel Temer

Con el gobierno de Michel Temer se eliminaron programas sociales y se incrementó el desempleo

Las huellas del hambre

Menezes explica que los recortes de los programas sociales, la adopción de políticas neoliberales y, sobre todo, el desempleo y la precarización del trabajo llevaron a ese escenario.

Indica que en los últimos tres años, la tendencia a la reducción de la pobreza en el país se revirtió. En 2017, el número de personas que estaban en extrema pobreza llegó a los mismos niveles que existían para 2005. El investigador explica que el empobrecimiento de la población avanzó a un ritmo muy rápido.

Asimismo, puntualiza que hay una correlación entre la pobreza extrema y la situación de hambre. Es decir, aquellos que están en pobreza extrema se encuentran generalmente viviendo en una situación de hambre. “Entonces, cuando se tiene un cuadro de retorno a 12 años atrás, todo lleva a creer que un contingente grande de personas regresó a la situación de inseguridad alimentaria grave”, afirma.

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬