FMI pone en duda al dólar como moneda de reserva mundial

La directora del FMI, Christine Lagarde, afirmó que entreveía dudas sobre el estatus del dólar como moneda de reserva mundial si persistían estancadas las negociaciones presupuestales en el Congreso estadunidense


La directora del FMI, Christine Lagarde, afirmó que entreveía dudas sobre el estatus del dólar como moneda de reserva mundial si persistían estancadas las negociaciones presupuestales en el Congreso estadunidense.

El bloqueo en torno al aumento del límite legal de la deuda pública de Estados Unidos provocaría probablemente una caída del dólar con respecto a otras monedas y dudas en el ánimo de quienes conservan divisas acerca de si el dólar es efectivamente la moneda de reserva última y de primer orden, indicó Lagarde a la cadena estadunidense PBS.

Hay realmente muchas preocupaciones. Está claro que la economía mundial es muy dependiente de la estadunidense, porque es la primera economía mundial. Por tanto, el hecho de que EU se encuentre en plena incertidumbre sobre el techo de la deuda es muy preocupante, opinó Lagarde, según extractos de la entrevista publicados en el sitio de Internet de la cadena televisiva.

Por su parte, el Departamento del Tesoro adelantó que revelará el viernes un plan sobre cómo el gobierno mantendrá su funcionamiento y cumplirá sus obligaciones si el Congreso no sube el límite de la deuda de forma oportuna, así lo dijo un funcionario del Gobierno.

En tanto, los principales banqueros de Estados Unidos enviaron hoy una severa carta al presidente Obama y a los parlamentarios advirtiéndoles de las consecuencias que tendría no dar con una pronta solución.

«Las consecuencias de la inacción serían fatales: para nuestra economía, para nuestro ya debilitado mercado laboral, para las condiciones financieras de nuestras firmas y familias, y para el papel de liderazgo económico de Estados Unidos en el mundo», dice la misiva del Financial Services Forum.

Las tasas para cualquier prestatario aumentarían, el valor del dólar bajaría, los mercados de acciones y de préstamos entrarían en turbulencias. Esto empeoraría la situación económica que atraviesa el país, de por sí difícil, advirtieron los banqueros.

El Financial Services Forum reúne a grandes nombres de Wall Street, como los presidentes de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, y de JP Morgan, Jamie Dimon, así como directivos de Citigroup, Bank of America y otros diez grupos financieros estadounidenses. La banca teme que si no se consigue un acuerdo para que Estados Unidos pueda levantar el límite de su endeudamiento y entra en cesación de pagos, podría desatar fuertes turbulencias en los mercados financieros.

ACUERDO CADA VEZ MÁS LEJANO

La Cámara de Representantes de Estados Unidos debió aplazar una votación prevista para hoy que buscaba elevar el techo de la deuda pública, debido a las persistentes disputas internas entre los bandos de oposición radicales y moderados.

A cinco días de que por primera vez en su historia la mayor economía mundial incurra en cesación de pagos, las posturas entre demócratas y republicanos siguen antagónicas. La oposición en la cámara baja pretendía presentar la tarde del jueves un plan propuesto por el presidente de esa cámara, el republicano John Boehner, y que consiste en una reducción del déficit de 915 mil millones de dólares en 10 años, a cambio de un incremento del techo de la deuda de 900 mil millones antes del 2 de agosto. También planteaba otro aumento del techo de la deuda a principios de 2012, es decir, en plena campaña presidencial y legislativa, algo que los demócratas y el presidente Barack Obama rechazan.

El líder de los senadores demócratas, Harry Reid, había adelantado por la mañana que el plan de Boehner estaba fuera de lugar y será derrotado en el Senado, mientras la Casa Blanca amenaza con vetarlo. Según fuentes del Congreso, la votación no se produjo este jueves porque el líder republicano, John Boehner, no contaba con los suficientes votos para su aprobación en la cámara baja y aún intentaba agrupar a la mayoría necesaria para aprobar su propuesta, informó la emisora CNN.

Los republicanos se reunirán la mañana del viernes en la Cámara de Representantes, después de postergar la votación, dijo el representante Mike Pence. Un punto común parece cada vez más lejano ante las duras negociaciones que realizan demócratas y republicanos desde hace meses.

Sin embargo, la Casa Blanca expresó su confianza en que se logrará un acuerdo de último momento. Continuamos confiados y nos mantenemos optimistas en que el Congreso entrará en razón, que prevalecerán cabezas serenas y que se logrará un compromiso, declaró el portavoz Jay Carney.

El presidente Barack Obama ya se pronunció en contra de la propuesta de Boehner por tratarse de una solución a corto plazo que exigiría un nuevo debate para volver a elevar el techo de endeudamiento en 2012, en pleno año electoral, cuando él y la mayoría de los actuales representantes irán a las urnas en busca de la relección.

El límite actual de la deuda asciende a 14.3 billones de dólares. El ala radical republicana, alentada por el Tea Party, quiere imponer duros recortes en el gasto público antes de permitir un aumento del déficit. De no llegar las partes a un acuerdo, el próximo martes 2 de agosto Washington quedará sin liquidez para pagar sus deudas, lo que también le llevaría a perder su calificación crediticia AAA, hecho que –según advierten organismos internacionales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI)– traería graves consecuencias a escala mundial.

El Clarin

Comentarios