Dignidad Ahora

John Ackerman, periodista mexicano: «El INE funge hoy como el principal partido de oposición en México»

En entrevista con El Ciudadano, habló sobre el sesgo que impera en el Instituto Nacional Electoral y cómo esa institución, desde el 2003 hasta la fecha, ha estado dominada por actores que están en contra del actual presidente, Andrés Manuel López Obrador

Ackerman elecciones méxico

México se preparara para las elecciones del próximo 6 de junio en las cuales se renovará la Cámara de Diputados, a nivel federal, y se elegirán 15 gubernaturas, 30 congresos locales y las alcaldías en 30 estados. En este contexto, El Ciudadano presentó el segundo episodio del programa México decide 2021, conducido por Denis Rogatyuk y Francisco Herrera, en el que estuvo como invitado el periodista mexicano John Ackerman.

Ackerman conversó sobre el sesgo que impera en el Instituto Nacional Electoral (INE) y cómo esa institución, desde el 2003 hasta la fecha, ha estado dominada por actores que están en contra del actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, en particular, y de la izquierda en general.

«El Instituto Nacional Electoral funge hoy como el principal partido de oposición. Frente a la ausencia de arraigo y de legitimidad de los partidos de oposición, es el INE el que está llevando esa batuta, pero en ese proceso ellos mismos van perdiendo legitimidad», dijo.

Por Denis Rogatyuk y Francisco Herrera

DR: ¿Cómo describiría el comportamiento del Instituto Nacional Electoral ante las elecciones del 6 de junio? ¿Cree que existe un sesgo institucional contra Andrés Manuel López Obrador?

JA: Sí, yo creo que ya es bastante transparente este punto. Hay un sesgo y no es nuevo, esto es lo importante, tenemos que reflexionar. El Instituto Federal Electoral nace en 1989, 90, como un parche a un sistema electoral y político profundamente autoritario y fraudulento, no nace como un organismo autónomo pleno, nace como una simulación.

Carlos Salinas de Gortari en respuesta al fraude electoral de 1988, que es lo que le permite a él llegar a la presidencia, accede, cede a algunas demandas de la oposición, pero no para realmente democratizar sino para simular. Se crea este Instituto Federal Electoral, pero manteniendo el control absoluto, mayoritario, hegemónico del Gobierno y del partido en el poder, en ese momento el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Con el tiempo se ha ido independizando, generando más autonomía, están incorporando algunas voces ciudadanas, tanto al Consejo General como en el proceso de organización de las elecciones, en las mesas directivas de casilla.

Sin embargo, nunca ha perdido totalmente este origen. Aún el IFE de gloria, las épocas de oro, del IFE del 96, del 2003, aún en esa época había una tensión interna muy fuerte entre los conservadores que buscaban cambiar, pero muy lentamente, y los que realmente querían generar una democracia en México.

En ese mismo consejo general pues tenían mayoría los conservadores, y después de las elecciones de 2006 y a partir de la renovación del consejo general del 2003, este poder de las fuerzas conservadoras dentro del IFE se consolidaría.

El consejo general del IFE, desde el 2003 hasta la fecha, ha estado dominado por actores que están en contra de López Obrador en particular, y la izquierda en general. Fue muy difícil llegar a la victoria de 2018, precisamente por este sesgo institucional, 2006 fue un fraude electoral terrible que el IFE avaló y fomentó, 2012 la elección de Peña Nieto también fue una elección bastante fraudulenta con la utilización de recursos de Odebrecht, de otras empresas formales e informales, para la campaña de Peña Nieto y del PRI, y el Instituto Federal Electoral pues no hizo nada, lo que estamos viviendo hoy es apenas una continuidad de esta larga tradición, nada más que antes lo que demostraba su parcialidad era su pasividad, del IFE, frente a los delitos electorales, y hoy lo que demuestra su parcialidad es su hiperactivismo en contra de Morena y las fuerzas del partido oficial vinculado con López Obrador, el partido Morena.

Entonces, la lucha sigue. Se ha logrado ganar el Palacio Nacional, la presidencia de la República, pero todavía hay muchos reductos del viejo sistema conservador que siguen dando de qué hablar y que siguen atacando con toda la fuerza posible a la posibilidad de cambiar este país.

FH: Desde los medios de comunicación hay un ataque diario y constante al presidente, y además hay mucha desinformación o muchas mentiras sobre las reformas que se están discutiendo en el Congreso. ¿Estas fake news cómo afectan el proceso democrático en México?

JA: Otro espacio que no se ha actualizado bien con los tiempos democráticos modernos son justamente los medios corporativos, seguimos con un control sobre el espacio mediático por los mismos de siempre, los mismos que antes defendían con todo al presidente Peña Nieto, (Felipe) Calderón, que no permitían que ni se le tocara con el pétalo de una rosa, hoy atacan con todo a López Obrador y a los que colaboran en la Cuarta Transformación, no hay una verdadera pluralidad mediática, hay mucha libertad de expresión, eso sí, nunca antes los medios han podido hablar con tanta libertad, porque antes criticar al presidente, por ejemplo, era un sacrilegio y te podía costar en lo mínimo los ingresos como periodista, tu trabajo, pero luego también bastantes amenazas al trabajo, incluso violencia directa en contra de los periodistas y censura abiertas, hoy esto no ocurre, pero de todas formas sigue habiendo un sesgo muy fuerte anti izquierda, anti obradorista.

Como mencionas, fabrican noticias, fabrican pues cualquier cosa que se les ocurre con el fin de intentar desprestigiar a quienes están a favor de la transformación. La semana pasada, por ejemplo, solo la más reciente en contra de un servidor, quisieron inventar de que, por alguna razón, no sé por qué pensaban que iba a poder pegar este chisme, que yo no tendría los estudios que yo digo que tengo. Afortunadamente pude demostrar que tengo, que son dos estudios de doctorado, uno en la Universidad de California y uno en la UNAM, aparte también la maestría, pero simplemente de la nada fabrican este tipo de historias para intentar desprestigiar a la gente, contra López Obrador y contra muchos integrantes de su gabinete, esto es algo constante frente a la incapacidad de argumentar y de proporcionar datos reales, pues simplemente fabrican noticias.

Y las redes sociales se prestan a esto, también son espacios de libertad de expresión, de debate, pero los poderes fácticos y el dinero ya están absolutamente infiltrados en esas redes, y tenemos que darnos cuenta que las redes tampoco son neutrales, estas empresas de Twitter, de Facebook, Youtube, de Google, todas estas empresas son empresas privativas que pertenecen a sus accionistas con sede en los Estados Unidos en la mayoría de los casos, entonces tienen también un sesgo muy concreto.

México: La campaña para expulsar del país al analista John Ackerman recibe  de su propia medicina - RT
John Ackerman. Foto: RT.

Desde nuestro Programa Universitario de Estudios Democracia, Justicia y Sociedad (PUEDJS), que me honra mucho dirigir, un centro de investigación, un pequeño centro de pensamiento crítico, de intervención democrática a favor de la participación del pueblo, hemos generado varias iniciativas muy interesantes.

Por ejemplo, en esta materia de las redes sociales, hace unos dos meses inauguramos algo que se llama Tlatelolco Lab, que es un laboratorio para la participación ciudadana para el estudio y el fomento de la participación democrática en las redes sociales, y acabo de subir a nuestro sitio un nuevo estudio sobre cómo se han movido los diferentes actores en los medios, en las redes y en las calles,  alrededor de este conflicto más reciente entre el INE y Morena, en particular con respecto a los casos de Félix Salgado y Raúl Morón.

El IFE está planteando cancelar otra candidatura más de Morena, y que sorpresa que todas las cancelaciones de candidaturas sean de Morena verdad, quizás no están haciendo sus informes con el rigor que deberían hacerlo, pero llama mucho la atención este sesgo muy claro para estar tumbando una tras otra, tras otra, de las candidaturas y participan muchos bots, participa mucha manipulación mediática en esta esfera.

Les invito a ver si comparten con su audiencia este estudio sobre el conflicto entre INE y Morena, que acabamos de publicar en Tlatelolco Lab.

FH: Durante la presentación de Tlatelolco Lab hablaron de una herramienta específica para detectar y darle seguimiento a esto del Twitter. ¿Qué tanto ha funcionado? ¿Cuál ha sido la respuesta en estos primeros meses?

JA: Sí, esta herramienta es muy importante porque una cosa es proporcionar estudios científicos sobre cómo se vuelven las redes sociales, que esto es muy importante porque luego la gente cree que es una nube de confusión, pero hay patrones, hay maneras científicas de analizar las tendencias si son realmente orgánicas o manipuladas.

Una cosa es que el equipo de investigadores del programa universitario del Tlatelolco Lab hagan este trabajo, que ahí estarán esos estudios, y el otro es que los ciudadanos mismos lo pueden hacer.

Este caracol ciudadano que también está en nuestra página del Tlatelolco Lab, dentro del PUEDJS UNAM, permite a la ciudadanía en general acceder a las tendencias más recientes, no todas, nosotros hacemos una curaduría, una selección de algunas de las tendencias más claves de la semana, para que la gente pueda entrar y hacer sus análisis, ver cuáles son las imágenes más frecuentemente relacionadas con estas tendencias, cuáles son las cuentas, cuáles son los diferentes bandos que van generando cada uno de esos debates, entonces es realmente una herramienta  muy interesante que permite a la ciudadanía en general participar directamente.

Nosotros tenemos esta filosofía de los datos abiertos, la ciencia ciudadana. En las redes están los grandes expertos que van dando la información y los ciudadanos no pueden participar, pero aquí es un espacio realmente de participación democrática.

Aprovecho también para hablar de otra iniciativa que tenemos aquí del programa universitario, que también está a favor de la democracia, son unas brigadas y un curso de observación electoral. Nosotros pensamos que no es suficiente solamente ir a votar, también creemos que la posibilidad de inscribirse como observador electoral formal con el INE para estar ahí en el conteo de los votos es importante, pero también restringe la participación de la ciudadanía. Entonces, desde la UNAM hemos lanzado una gran iniciativa que se llama las Brigadas por la Democracia, y hasta el domingo 9 de mayo había oportunidad para que cualquier ciudadano se inscribiera para tomar un curso primero de inducción sobre cuáles son los delitos electorales, cómo se mueven las leyes electorales, y luego sumarse a equipos de trabajo para ir documentando, por un lado, los delitos y las irregularidades electorales que se cometen en las calles, en la capa física como le decimos, y también las irregularidades y las guerras sucias que ocurren en las redes sociales.

La entrega de 5.8 mdp del Conacyt a un proyecto de John Ackerman genera  polémica
John Ackerman. Foto: Cuartoscuro/Expansión Política.

Vamos a habilitar algunas plataformas para que la ciudadanía en general, y en particular los promotores que cursan en nuestro curso, puedan ir subiendo esta información para que pasando la elección podamos hacer una buena evaluación de lo que pasó, de lo que no pasó, y aprender entre todos lecciones que nos permitan democratizar las redes sociales y a México.

Es muy importante participar porque de verás la democracia es muy importante para dejarlo a los partidos, y también a las instituciones electorales, como ya hemos visto que también están tomando partido en esta disputa, y ojalá pudiéramos nada más cerrar los ojos y confiar ciegamente, pero no son tiempos para eso, al contrario, son tiempos para actuar y participar.

DR: Puede contarnos un poco más sobre esta iniciativa Brigadas por la Democracia que usted está ayudando a organizar, y también sobre su papel en las próximas elecciones.

JA: Es una iniciativa que lanzamos desde la UNAM, el programa universitario se llama Brigadas por la Democracia, inicia con un curso de observación electoral y promoción de la democracia, en ese curso la gente va a aprender todo lo básico, de la A a la Z, sobre cómo funcionan las leyes, y sobre las diferentes maneras en que podamos participar en la acreditación y documentación de las irregularidades, porque esto es muy importante, no es suficiente solamente subir a tu Twitter o tu Facebook alguna foto o alguna fake news, hay que sistematizarlo, reportarlo, y si constituye un delito, una irregularidad grave, llevar las denuncias al Instituto Nacional Electoral, a la Fiscalía de Delitos Electorales, incluso al Tribunal Electoral, pero tiene que documentarse correctamente.

Esto es un trabajo que no están haciendo las autoridades electorales, ellos sí tienen sus apps o sus páginas para subir denuncias si quieren, pero no están haciendo un trabajo realmente de vinculación ciudadana con la gente para que participen activamente en esta esfera, ellos se ven, se entienden desde el INE como simples árbitros que la cancha es para los partidos políticos, y ellos van a ser árbitros alejados. Obviamente, son árbitros parciales que también intervienen y alteran la cancha, el juego, pero no asumen su responsabilidad de realmente vincularse con la ciudadanía.

Las reformas electorales en México se explican por la ciudadanía, por las luchas sociales y políticas desde antes del 88 hasta la fecha, en contra del fraude y a favor de la transparencia electoral, y es por estas luchas ciudadanas que logramos constituir estas instituciones. En su momento se hablaba de los consejeros electorales como consejeros ciudadanos, pues ya no lo son, son funcionarios públicos, pero tendrían que recuperar ese espíritu originario, y en la reforma electoral que viene, que bueno que de nuevo se están hablando de reformas electorales, este tiene que ser uno de los puntos más importantes de la agenda, este reincorporar a la ciudadanía en los procesos electorales, para que los ciudadanos tengan participación directa en el proceso y no estemos nada más observando desde las gradas, y esta iniciativa desde la UNAM es un granito de arena, una contribución para que realmente haya una participación plena en la observación y fiscalización de las elecciones porque las autoridades no están haciendo su chamba y cuando la hacen, la hacen de manera sesgada.

FH: Sobre este asunto de la reforma, sabemos que los consejeros del INE se han resistido incluso a cambios como el de no ganar más que el presidente, en el caso específico del consejero presidente Lorenzo Córdova. Hay un argumento que si el Gobierno entra a legislar o a reformar el INE se está atacando a la democracia. ¿Buscar esta reforma puede ser el objetivo de la 4T o puede terminar afectando al proyecto de López Obrador por todo el contra ataque que recibiría de los medios de comunicación?

JA: Creo que es muy conveniente pensar en una reforma electoral, justamente por el antecedente histórico que les hemos platicado aquí, 88 hasta la fecha se le ha apostado a la simulación, y ya es hora de tener institutos electorales y leyes electorales que permitan realmente defender la democracia.

Nuestras leyes e instituciones en sí tienen un diseño positivo, pero las personas que lo han ocupado han sido muy problemáticas, y con el tiempo sí ha habido un desgaste también sobre la misma estructura institucional, está muy pesada la burocracia del INE, hay una estructura doble entre el INE nacional y los organismos públicos electorales en las entidades federativas, hay una estructura local, y a parte están los organismos públicos locales electorales, esto genera un derroche de dinero de burocracia, dinero que podría gastarse mucho mejor en otros espacios, en programas sociales, en infraestructura, y como bien mencionas, también los consejeros y magistrados actuales están en una abierta rebeldía en contra de la legalidad, la constitución y, en particular, con un encono e inquina muy personal en contra de López Obrador.

Él no es el que está generando este conflicto de polarización, son evidentemente los señores consejeros y magistrados electorales los que están armando toda una estrategia de ataque, y ellos ya preparan este escenario de hacerse las víctimas frente a una futura reforma electoral que podría removerlos de sus cargos, o renovar el  Consejo General del INE o el Tribunal Electoral, pero no serían víctimas de ninguna manera. La verdad es que ellos mismos son los principales responsables del desprestigio de estas instituciones y si ha llegado la hora para renovar, para generar más legitimidad, eso es algo que se tendría que hacer.

Los ataques de la oposición van a estar siempre, siempre han estado, y siempre estarán, no dependerá de una reforma electoral o no, y si podemos avanzar en materia democrática, obviamente no se debería plantear de una manera colocar el INE o el organismo nuevo que se llame leales a López Obrador, ese no es el propósito, agentes de Morena, pero sí una nueva generación de voces nuevas que permitan limpiar la mesa y generar un espacio realmente democrático, porque hay mucha resistencia que está generando una situación terrible, y que el Instituto Nacional Electoral funge hoy como el principal partido de oposición. Frente a la ausencia de arraigo y de legitimidad de los partidos de oposición es el INE el que está llevando esa batuta, pero en ese proceso ellos mismos van perdiendo legitimidad, no son víctimas estos señores, ellos son los que están utilizando las instituciones para fines antidemocráticos.

DR: Me parece que la reforma sistemática y profunda del INE solo sería posible con la reforma constitucional. ¿Cree que el cambio constitucional debería ser el objetivo final de la Cuarta Transformación y de la presidencia de López Obrador?

JA: Normalmente las grandes reformas implican una reforma constitucional, así fue en el 96, así fue en 2007, también 2014, es una tradición, ya para bien o para mal, hacer reformas electorales profundas después de cada crisis política, intentando aprender de esas crisis y recanalizar la democracia.

Hoy de nuevo hay una crisis, esta no es una crisis que viene del Palacio Nacional sino de las mismas autoridades electorales y sería perfectamente lógico hacer una reforma constitucional. Tendremos que ver cómo quedan las mayorías en la Cámara de Diputados, en particular, si Morena aumenta su presencia o se reduce, para eso también hay que tomar en cuenta los otros partidos pequeños que están compitiendo esta elección. Tenemos un sistema mixto en México, ante los diputados de distritos, de representación directa, y diputados plurinominales, que asegura siempre una pluralidad en el Congreso de la Unión. Es difícil imaginar que Morena y sus aliados pudieran llegar a controlar dos terceras partes del Congreso de la Unión, justamente por ese motivo, pero muy probablemente en los diputados uninominales de distrito a Morena le tiene que ir mas o menos tan bien como le fue en 2018, que ganaron unos 250, los 300 distritos.

El PAN, el PRI y el PRD están totalmente desfondados y aunque se alían, esto hasta en cierto sentido les perjudica porque demuestra precisamente a la ciudadanía que esta alianza no es una alianza con un proyecto sino simplemente con un pragmatismo, un oportunismo anti obradorista.

John M. Ackerman - Wikipedia, la enciclopedia libre
John Ackerman. Foto: web.

Entonces, en ese sentido está muy claro para el electorado si están a favor o en contra del obradurismo y yo por lo que veo de las encuestas y de la opinión pública ciudadana, yo creo que no hay mucha duda con respecto a una victoria contundente de Morena en esta elección.

DR: ¿Cree que la coalición de Juntos Hacemos Historia puede obtener una mayoría calificada, de dos tercios, para ver si pueden promover este cambio constitucional?

JA: Pues veremos, es justo lo que estamos viendo. Se hace difícil porque aunque Morena gane todos los distritos, imaginemos que gane 300 distritos uninominales, por los topes de sobre representación y por el sistema plurinominal, está diseñado el sistema para garantizar una muy fuerte presencia de los partidos minoritarios, en este caso, el PRI y el PAN, si el PRD pierde su registro esto podría ser la diferencia, porque si el PRD no llega a tener tres por ciento de la votación, recuerda que desde la reforma electoral desde 2014 cada partido tiene que aparecer con su propio emblema, antes en las coaliciones se podían distribuir los votos casi de manera discrecional y libre entre los diferentes partidos, pero ahora el PRD aunque venga en coalición con PAN y PRI necesita tres por ciento del electorado tachar al PRD a la hora de votar, si el PRD no logra ese umbral y pierde su registro, en ese caso no tendría derecho a la misma representación como partido ni al financiamiento, y ahí tendríamos que tener una situación, pues muy seguramente más dominante para Morena, pero vamos a ver cómo está el asunto.

También hay otros partidos chicos que están aliados con Morena, como el PT, como el Partido Verde, estos partidos nuevos de redes sociales progresistas, la nueva versión del PES que ahora es el Partido Solidario, estos partidos también hay que ver si ellos logran mantener o más bien alcanzar su registro, en el caso de partidos nuevos, y si es que lo alcanzan si terminan aliándose con Morena en el Congreso.

Es un reto difícil, no es nada fácil alcanzar este 66 % en el Congreso de la Unión, pero es posible, dependerá de la participación electoral en todo el país.

FH: Antes de ser presidente, en sus campañas López Obrador habló de hacer una nueva Constitución. Por todos los cambios que ha tenido la actual Constitución, ¿Es pertinente en este momento buscarlo? ¿Se puede hacer esta Cuarta Transformación sin una nueva Constitución o se deben buscar más bien estas reformas como las que se están discutiendo en las Cámaras?

JA: Es una gran pregunta. Los constituyentes son momentos muy deseables, en principio, en teoría, son momentos refundacionales en que el mismo pueblo puede participar en darse una nueva Carta Magna, unas nuevas reglas para la convivencia. Sin embargo, también son momentos de riesgo, porque los poderes fácticos, los poderes antipopulares que defienden intereses particulares, ellos también buscan participar en estos esfuerzos como debe ser, constituyente es para la sociedad en su conjunto, pero si ellos están empoderados, este tipo de proyectos incluso pueden salir contraproducentes, y para eso tenemos que hacer un análisis en dos niveles.

Primero, entender nuestra constitución actual mexicana, hasta qué punto ha sido trastocada por el neoliberalismo, y hasta qué punto mantiene todavía su espíritu revolucionario social de 1917. En segundo lugar, el análisis de la coyuntura actual, y ver realmente tenemos una oportunidad para avanzar y consolidar con más profundidad estos principios sociales de la revolución si es que hacemos un nuevo constituyente.

En el primer punto, creo que tenemos una Constitución todavía, yo no estoy de acuerdo con algunos colegas que dicen que ya el neoliberalismo acabó con la esencia de nuestra Constitución del 17, tenemos todavía principios muy radicales y muy profundos en nuestra Constitución, que en su momento fue la primera Constitución de derechos sociales en el mundo entero, y sigue estando a la vanguardia comparada con cualquier Constitución de Europa o de los Estados Unidos, países como Ecuador, Bolivia, ya están más adelante que México, pero en realidad tenemos todavía principios muy claros, en nuestro artículo 27, 123, sobre la tierra, sobre la propiedad, incluso del petróleo, de los recursos naturales, ahí están, aun a pesar de las reformas neoliberales y estructurales de las últimas décadas.

Creo que haciendo reformas a esa Constitución podemos ir enmendando las reformas neoliberales e incluso ir más hacia allá. Hacer un nuevo constituyente hoy yo siento que podría ser bastante peligroso, por ejemplo, los sesgos de la autoridad electoral, un constituyente tendría que ser un constituyente electo, no estamos en una guerra armada, en una revolución armada para que los ganadores, como en el 17, pudieran sentarse a redactar la Constitución, tendría que ser una integración electoral de los constituyentes, y estas elecciones, ¿realmente tenemos condiciones hoy para hacer las elecciones libres y limpias para garantizar una buena representación del pueblo? Creo que todavía no estamos en ese nivel, quizá al final del sexenio de López Obrador con un nuevo escenario político, social, institucional, quizás en ese contexto podríamos plantearlo como un momento de cierre de este sexenio, pero en realidad yo no lo pondría como prioridad, creo que hay reformas constitucionales estratégicas que todavía nos faltan dentro del marco actual que nos pueden avanzar en bastantes caminos dentro del marco de esta Constitución que tenemos.

Nada más lean el artículo cuarto de nuestra Constitución nos garantiza en principio el derecho a la alimentación, a la cultura, a la información, a la tierra también el 27, al trabajo el 123, al medioambiente, a la vivienda. Tenemos muchas garantías constitucionales puestas, la cuestión ahora es hacerlas valer de acuerdo con leyes de avanzado, una reforma fiscal, por ejemplo, hay muchas cosas que se pueden hacer, realmente transformadoras y revolucionarias dentro de esta Constitución.

DR: ¿Cuáles son los estados claves para la coalición de 4T para asegurar que el proceso de cambio continúe en todo el país y de una manera estable?

JA: Son 15 gobernaturas, creo que todos son cruciales, como sea Morena va a triplicar su presencia en los estados de la República, hoy Morena solamente gobierna la Ciudad de México, Veracruz, Chiapas, pare de contar, cualquier otra gobernatura ganó Morena en 18, no son muchos.

Ahora de los 15, Morena ganará por lo menos la mitad, lo cual implica unos ocho, podrían llegar a ser diez, once, o hasta las 15 gobernaturas, como sea esto va a ser una reconfiguración y una consolidación de la presencia de Morena en los estados.

Hoy, cuando López Obrador va a las reuniones del Conago (Conferencia Nacional de Gobernadores) está en una franca minoría, tienes a los Priistas que se han acercado y negocian, tienes al bloque de los Panistas que son unos diez que están en una actitud abiertamente de salirse de la unión, de confrontación absoluta, entonces cómo sea esto va a generar un nuevo contexto para la negociación nacional federal y el avance.

Yo diría que los tres estados más importantes para Morena serían Sonora, Chihuahua y Campeche, ahí (Alfonso) Durazo, (Layda) Sansores y Juan Carlos Loera son los candidatos más cercanos al proyecto de Andrés Manuel de años. Durazo tenía un tiempo antes, incluso con (Vicente) Fox, pero en realidad era de los fundadores de Morena, y Sansores también y Juan Carlos también, esos tres lugares son donde yo veo más esperanza para que se generen focos y centros de una nueva forma de hacer política que puede llevarnos más allá del 24, porque los gobernadores que entran ahora llegarán por seis años y López Obrador se va en el 24, él ha sido muy claro con respecto a no reelegirse, entonces van a ser esos estados los que pueden mantener prendida la antorcha y, obviamente, el presidente del 24 que todavía no se decide, pero será importante también desde luego.

FH: Estamos teniendo unas campañas políticas que, de nueva cuenta, salvo contadas excepciones, se basan en los spots, en canciones, en muy pocas propuestas y también muy pocos canales para que los candidatos profundicen en todo esto. ¿Qué propuestas podría haber para modificar este tipo de campañas que tenemos?

JA: Tendría que ser un punto de la reforma electoral justamente, uno de los grandes problemas del modelo de comunicación política establecido desde 2007, que si bien fue una gran conquista eso de acabar con el mercado en materia de spots, antes se gastaban miles de millones de pesos en cada elección y las televisoras se embolsaban el dinero y además utilizaban este poder para favorecer unos partidos y candidatos sobre otros, con tarifas diferenciales, ahora en 2007 se acabó el mercado, por lo menos el mercado formal y también medidas para controlar el mercado negro en la propaganda electoral en radio y televisión.

Sin embargo, no se modificó el esquema de comunicación, ahora se le regalan, o se le aportan los spots a los candidatos, a los partidos, pero siguen siendo spots de 30 segundos, esto es algo que no aporta, que no genera un debate, una discusión real de fondo, y de nuevo aquí el INE pues no ha hecho tampoco nada para fomentar realmente el debate público, tener algún sitio con algunas propuestas de los candidatos, sus plataformas, etc., pero el INE tendría que estar acercándose a la ciudadanía, a los candidatos de los partidos para generar formas de debate, de discusión, para elevar el nivel de estas campañas, cuando más bien lo que hacen es que bajan el nivel al implementar estas sanciones tan poco fundamentadas, y generar espacios para un pleito realmente estéril.

El INE tendría que acercarse a la ciudadanía, y generar debates y espacios para la discusión y la emoción democrática, esto es muy importante porque si le perdemos la emoción a la esfera política, si lo convertimos como en un mero trámite y en una cuestión de mensajes insulsos, perdemos la política misma, y si perdemos la política, perdemos pues la vida misma y la capacidad de transformación social.

Tenemos que resistir esa tendencia y dentro de la reforma electoral, por supuesto, tendría que estar esto de una propuesta para reconfigurar la comunicación política, la misma cantidad de tiempo, por supuesto, no ceder a las televisoras en sus exigencias constantes de que ellos ya quieren volver a vender los spots, pero con ese espacio público que exista estar organizando foros, debates, discusiones para recuperar la emoción en la política y en la participación política y social.


Comparte 👍

Comenta 💬