Busca en El Ciudadano

Las tres lecciones principales de la era de Stalin

Para el diputado de la Duma estatal rusa, "La traición del legado de Stalin llevó a la desintegración de la URSS y a la actual agresión de Occidente".

Las tres lecciones principales de la era de Stalin

Autor: Wari
10/03/2023

«Stalin se fue, pero su gran causa sigue viva: en nuestros corazones, pensamientos y aspiraciones, en nuestra memoria histórica».

Por Andrei Polunin

El 5 de marzo de 1953 fallecía Iósif Stalin. El diario Pravda escribió un día después: “¡Queridos camaradas y amigos! El Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética, el Consejo de Ministros de la URSS y el Presidium del Soviet Supremo de la URSS, con gran pesar, informan al Partido y a todo el pueblo trabajador de la Unión Soviética que el 5 de marzo a las 9:50, el corazón del compañero de armas e ingenioso sucesor de la obra de Lenin, el sabio líder y maestro del Partido Comunista y del pueblo soviético, Iósif Vissarionovich Stalin, dejó de latir. El nombre inmortal de Stalin siempre vivirá en los corazones del pueblo soviético y de toda la humanidad progresista”.

Sobre lo que significa hoy la figura de Stalin y qué lecciones debemos aprender de la era de Stalin, Gennady Zyuganov, presidente del Comité Central del Partido Comunista de la Federación Rusa, habló en una entrevista con Svpressa.

«Stalin se fue, pero su gran causa sigue viva: en nuestros corazones, pensamientos y aspiraciones, en nuestra memoria histórica», dice el líder del Partido Comunista.

«En marzo de 1953, el país se sumió en el luto durante cuatro días. La gente lloraba sabiendo muy bien que la persona de quien dependía su destino, su presente y su futuro, había fallecido.

La gran mayoría de los soviéticos no vieron a Stalin, entonces no había televisión. Algunos leían sobre él en los periódicos, otros escuchaban la radio. Pero los ciudadanos soviéticos eran muy conscientes de que él piensa, se preocupa por ellos. Y lo sentimos todos los días.

Durante tres días y tres noches la gente acudió a la Sala de las Columnas para despedirse de Stalin. De los siete millones de moscovitas, unos dos millones llegaron allí en esos días. Todos se despidieron: las plantas y las fábricas se sumieron en el silencio, los conciertos y las actuaciones se detuvieron. El país lamentó la partida de su líder y dirigente.»

¿Recuerdas ese día?

-Sí. Yo tenía ocho años. Mi padre puso sobre la mesa un periódico con un pequeño retrato de Stalin y dijo: “Recuerden, la persona que nos ayudó a sobrevivir, ganó, y gracias a la cual todo el planeta contó con nosotros, falleció”.

Años más tarde, cuando comenzó la orgía de GorbachovYakovlevYeltsin de calumniar a la gran era soviética, revisé los archivos históricos. Y pensé: ¿realmente se equivocaron todos aquellos que estaban a su lado, los que bajo su mando aseguraron la Victoria, los que junto a él construyeron y defendieron nuestra gran Patria?

Y esto es lo que dicen los archivos: cinco meses antes de la muerte de Stalin, en octubre de 1952, tuvo lugar el XIX Congreso del Partido Comunista. Asistieron 43 representantes de partidos obreros y comunistas extranjeros. Otros 20 países mandaron mensajes de bienvenida, ya que la Guerra Fría ya había estallado, y para muchos era simplemente imposible asistir a la convención.

Todos los mensajes agradecieron a Stalin por el ejemplo soviético de cuidar al trabajador, por la victoria sobre el fascismo, por la liberación del yugo colonial. Por el hecho de que luchó por la verdadera libertad, la democracia real y una vida digna para el pueblo trabajador.

Me gustaría que nuestro gobierno volviera a publicar estos documentos hoy. De esta manera se demostraría cuál era la actitud real hacia Stalin entre los mismos europeos. Las felicitaciones al líder soviético procedían de 24 países europeos.

Hoy, los europeos se han vuelto locos y están declarando la guerra al mundo ruso y apoyando al nazismo y a Bandera. ¡Esta falta de memoria histórica y de respeto es simplemente increíble!

¿Cómo hablaban los contemporáneos de Stalin?

-Tengo en mis manos un libro «Stalin» de la serie ZHZL. Aquí están las declaraciones de casi todos los que lo conocieron durante su vida, entendieron y sintieron profundamente el verdadero significado de sus actividades. Entre los autores de estas memorias no encontrarás a nadie que blasfeme de Stalin, que cuestione la grandeza de su legado. Además, la composición de quienes hablan aquí de Stalin es muy diversa. De sus palabras se desprende una conclusión extremadamente importante: la autoridad del líder soviético se mantuvo invariablemente alta incluso en los momentos más difíciles, cuando la fe en la viabilidad de nuestro estado fue sometida a una seria prueba de fuerza. En tiempos difíciles, cuando el Ejército Rojo se retiraba a Moscú, al Volga, uno podía soltarse, entrar en pánico, decir cualquier cosa. Pero no, nada de eso sucedió.

Leí las memorias de Zhukov, Vasilevsky, Konev, Rokossovsky. No hay malas palabras sobre Stalin en ninguna parte. Como en las memorias de Ivan Khristoforovich Bagramyan, quien comandó el frente y liberó a mi nativo Orel, especialmente querido por mí.

Conocí personalmente a Bagramyan y le pregunté sobre Stalin. Él dijo: “Stalin siempre escuchaba, y si insistías, si persuadías, si estabas seguro, como regla, él seguía adelante. Fue muy comprensivo con nuestras propuestas específicas. Y si decía, por ejemplo, que nos darían un cuerpo adicional, estaba absolutamente seguro de que recibiría refuerzos a tiempo».

Hoy, en medio de la guerra contra el nazismo y el fascismo, con la operación militar en Ucrania, es hora de releer a Stalin y aprender de él.

¿Cómo trataban los extranjeros a Stalin?

Churchill en 1918 llamó a tomar medidas enérgicas contra Lenin y Stalin, exigió estrangular a la República Soviética. Pero más tarde, el mismo Churchill dejó memorias sobre Stalin llenas de calificaciones extremadamente altas. Hablando del líder del país soviético, admitió que incluso él, educado en el Parlamento británico, no tenía nada que oponer a su sabia lógica de hierro y sarcasmo.

Y lea a De Gaulle: ¡la misma calificación alta!

El 4 de enero de 1943, un mes antes del final de la Batalla de Stalingrado, la revista Time reconoció a Stalin como Hombre del Año. Y el rey británico Jorge VI envió una espada grabada a una conferencia en Teherán: «A los ciudadanos de Stalingrado, fuerte como el acero». Esta es la evaluación más alta del coraje del soldado soviético y su Comandante Supremo.

Muchas delegaciones extranjeras vinieron a despedir a Stalin en su último viaje. Para ellos, en el Teatro de Arte de Moscú, el único teatro del país que funcionó ese día, se presentó la función «Volley of Aurora«. Y cuando Lenin, acompañado por Stalin, subió al escenario, decorado como una plaza frente a la estación de Finlandia, el público aplaudió entre lágrimas. La audiencia no pudo calmarse durante mucho tiempo, la actuación casi se rompió, casi no fue posible llevarla al final. Eran mis más sinceras condolencias, un sincero deseo de continuar con la gran causa de construir una sociedad justa y verdaderamente progresista. El trabajo al que Stalin dedicó su vida.

¿Qué lecciones se deben aprender del legado de Stalin?

-Hemos lanzado una película documental de varias partes dedicada a la modernización de Stalin. Si yo fuera Putin, reuniría al gobierno para ver y discutir esta película. Muestra claramente cómo se unió el imperio roto. Cómo, bajo la bandera del trabajo, la justicia y la amistad, ganó. Cómo un país, que hasta hace poco tiempo no tenía una producción en masa de aviones, automóviles y tanques, en 1941 se había convertido en una potencia industrial: poderosa, tecnológica, educada y valiente.

Hoy, hay tres lecciones principales que aprender de la política de Stalin.

La primera es el desarrollo avanzado. La modernización de Lenin-Stalin ofreció un sistema socialista, ideología comunista, alta espiritualidad y educación superior. Y todo esto no para alcanzar al Occidente capitalista, sino para adelantarse a él. Y el problema se resolvió brillantemente: por delante de Europa, por delante del Reich fascista.

La esencia del desarrollo avanzado se expresó en la tasa de crecimiento económico: 14% de crecimiento del PIB en promedio por año durante los 30 años del gobierno de Stalin. Algo nunca visto anteriormente en la historia de la humanidad. La economía, que creció a un ritmo tan fantástico, no sirvió a un puñado de nuevos ricos, sino a la sociedad. Las mismas personas que el 5 de marzo lloraron a Stalin y entendieron que la persona a la que le deben todo en esta vida se había ido.

La segunda lección es la cohesión y la unidad. Las heridas de la Guerra Civil -las heridas del enfrentamiento- tardaron mucho en cicatrizar. Stalin fue uno de los primeros en entender esto. Apoyó a todos los que mostraron fehacientemente la tragedia de este enfrentamiento en la literatura, en el teatro, en el cine. Y al mismo tiempo hizo todo lo posible para que naciera una nueva intelectualidad, una nueva generación de triunfadores, gente capaz de defender el Estado y los intereses del pueblo trabajador.

Stalin siempre fue un hombre de trabajo. Llevaba con orgullo la estrella dorada del Héroe del Trabajo Socialista. Cuando el Comité Central del Partido Comunista, por sugerencia de Kalinin, le presentó la estrella del Héroe de la Unión Soviética, él dijo: «no debiste hacer eso». A pesar de que se tomó la decisión de premiarlo, Stalin casi nunca usó la estrella del Héroe de la Unión Soviética.

Y cuando propusieron establecer la Orden de Stalin, ya se había traído la muestra, miró y dijo: otorgaremos la Orden de Lenin y la pondremos en el archivo. He visto este premio. En el Hermitage hay una sección cerrada «Premios mundiales»: allí, en una sola copia, se encuentra la Orden de Stalin.

La unidad y la cohesión que se vivía en la sociedad soviética también se manifestó al tender la mano a quienes sufrieron durante el período de transformación revolucionaria del país. Se restablecieron los regimientos y divisiones de cosacos, se devolvieron los derechos a los desposeídos y volvieron aquellos que tuvieron que exiliarse. En gran parte debido a esto, se formó un solo pueblo soviético, que durante los años de la Gran Guerra Patria luchó contra el fascismo y lo ganó. Nadie dividió a la gente en rusos, ucranianos, bielorrusos, uzbecos, azerbaiyanos. Todos lucharon con valentía por la Patria.

Esto es lo que tanto Putin como [Sergei] Shoigu necesitan aprender hoy. Deben aprender, y no quedarse con la quinta columna a su alrededor, que todavía habla mal sobre la era de Stalin. Ni siquiera tuvieron el coraje de devolver a Stalingrado su verdadero nombre heroico. Temen la gran hazaña de nuestro pueblo. Y sin respeto por esta hazaña, sin el deseo de revivir los principales valores y principios en los que se basó, es imposible ganar hoy.

La tercera lección es la paridad estratégica. Cuando Stalin falleció, ya teníamos armas nucleares y la tecnología espacial y de cohetes se estaba desarrollando a toda velocidad. Hizo todo lo posible para fortalecer nuestra seguridad. En julio de 1945, durante la Conferencia de Potsdam, Truman anunció que los estadounidenses habían probado armas nucleares. Luego escribió que en ese momento “no se movió un solo músculo en el rostro de Stalin, me pareció que no entendía que de ahora en adelante habrá diplomacia nuclear y nosotros dictaremos las condiciones”.

Pero Stalin lo entendió todo perfectamente. Ya en 1943, firmó casi mil documentos sobre la creación y desarrollo de misiles nucleares. Todos estos documentos tenían la aprobación de Kurchatov: Stalin confiaba en la ciencia, hizo todo lo posible para alentar, recompensar y apoyar a los científicos de todas las formas posibles. El líder soviético tenía claro su papel colosal en el desarrollo del país y en asegurar su futuro digno y seguro. Fue una de las directrices más importantes de su política.

Kurchatov, Korolev y Keldysh son tres genios, gracias a los cuales aún tenemos un potencial misilístico nuclear que nos permite repeler un ataque de cualquier agresor. Fueron alentados y apoyados por el estado soviético. El mismo Kurchatov falleció a la edad de 57 años, teniendo el Premio Lenin, cuatro Premios Stalin, cinco Órdenes de Lenin, y siendo tres veces Héroe del Trabajo Socialista. Así se celebraban los méritos de los grandes científicos.

Ya es hora de que el presidente, el gobierno, [Viacheslav] Volodin y [Valentina] Matvienko, confíen en la gran ciencia autóctona, en nuestra gente talentosa, y no solo los inviten a eventos oficiales de vez en cuando. Cualquier decisión debe ser pensada y calculada; luego se garantizará la paridad real con nuestros oponentes estratégicos, entonces comenzaremos a ganar y lograr los resultados necesarios.

¿Stalin estaba preparando su relevo?

-Entendió que era necesario realizar una actualización en el partido, e hizo todo lo posible para que así fuera. Preparó el turno, y con mucho cuidado. Si observamos el último comando de Stalin, el Presidium del Comité Central del PCUS, veremos que fue elegido el 16 de octubre de 1952. Luego se eligieron 25 miembros del Presidium, personas talentosas y progresistas fueron incluidas en su composición. Por cierto, también fueron elegidos 11 candidatos a miembros del Presidium. Entre ellos se encuentran Brezhnev y Kosygin.

Incluso entonces, se hizo una apuesta por la gente moderna que pasó por la guerra. Por cierto, Kosygin, junto con Shvernik, participó en la evacuación de empresas soviéticas durante la guerra. 1.500 fábricas fueron transportadas a través del Volga, ¡toda una civilización soviética! Y dos o tres meses después, estas fábricas en los Urales, Siberia, Asia Central comenzaron a producir los mejores aviones, tanques y armas.

Stalin apreciaba a los especialistas talentosos. Hablando en el Pleno de octubre de 1952, cinco meses antes de su muerte, Stalin enfatizó que el Congreso del Partido salió bien, que había unidad, pero que algunos expresaban desacuerdo con las decisiones tomadas. Él entendía que había que elevar el papel del Partido, los comités del Partido, fortalecer los lazos con el pueblo, trabajar entre las masas populares y que todo esto requería una afluencia de fuerzas jóvenes y frescas en el Comité Central.

Creo que dos o tres años no fueron suficientes para que Stalin completara las transformaciones necesarias y sacara a adelante una nueva hornada de cuadros dirigentes. Por otro lado, la llegada al poder de Jruschov dio un giro de 90 grados a la política. De hecho, condujo a la traición de los grandes ideales de la modernización leninista-estalinista.

Y luego los Yeltsin, Gorbachov y Yakovlev se comportaron como títeres estadounidenses que traicionaron abiertamente al país y al partido. Y simplemente construyeron una Rusia supeditada a los intereses del Tío Sam.

Ahora, 30 años después, las consecuencias de esta repugnante y traicionera política son claras. Toda esta manada de rusófobos antisoviéticos no pudo ofrecer al país nada útil y prometedor. Después de la crisis de los misiles en el Caribe, se hizo evidente para los estadounidenses que teníamos capacidad bélica. Entonces crearon alrededor de cien instituciones que desarrollaron planes para la destrucción de nuestro país. Comenzaron a formar una quinta columna americanizada. Apostaron por el lavado de cerebro a través de la guerra de la información y resucitaron a los nazis, a los fascistas, a Bandera.

Hoy debemos entender que la era de Stalin trajo resultados sobresalientes. Y la traición y destrucción de su legado condujo a la desintegración del país y a la actual agresión de Occidente contra nosotros. Hoy los anglosajones han decidido establecer su dictado global: un campo de concentración electrónico-digital, que será peor que el de Hitler. No ocultó que nos iba a destruir; esto se indicó directamente en los planes «Barbarroja», «Ost», «Hambre». Hoy, los seguidores de los fascistas en [Estados Unidos de] América y Europa declaran abiertamente lo mismo. ¡Ni siquiera consideran necesario enmascarar su deseo de destruir el mundo ruso, de eliminar la civilización rusa! Y declaran directamente que su principal objetivo es precisamente ese.

¡Nada saldrá de ellos! Pero el gobierno actual debe recordar: los comunistas derrotaron al fascismo. De los diez millones del ejército que luchó contra Hitler y sus secuaces, 3,5 millones eran comunistas. Y el resto, miembros del Komsomol y simpatizantes acérrimos del gobierno soviético.

Nuestra tarea ahora es hacer todo lo posible para unir la idea rusa, el patriotismo popular, con la justicia soviética. Entonces vendrán nuevas victorias.

Inclinándome ante la bendita memoria del gran líder, cuyo corazón dejó de latir hace 70 años, pido una vez más una evaluación veraz y justa de nuestra historia. Debemos extraer estas tres lecciones principales de la gran era de Stalin, unirnos y ganar una nueva victoria sobre el nazismo, el fascismo y el globalismo estadounidense.

Por Andrei Polunin

Entrevista publicada originalmente el 5 de marzo de 2023 en Svpressa.

Re-publicada en castellano el 8 de marzo de 2023 en Nueva Revolución.


Comenta

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Relacionados