Creador de escultura del Negro Matapaco: «Representa el abandono y el maltrato que ha enfrentado la sociedad chilena»

La icónica escultura fue atacada nuevamente la noche de este jueves y arrastrada con un auto.

Este viernes en la madrugada un nuevo incidente vivió el ícono del estallido social, el Negro Matapaco, debido a que desconocidos a bordo de una camioneta blanca lo amarraron y arrastraron por la calles, lo que ocasionó que se partiera en dos. 

En noviembre del año pasado, la primera estatua del popular quiltro negro que estaba ubicada en el Parque Balmaceda fue quemada por desconocidos. Tras otros hechos similares, un grupo de manifestantes decidió restaurarla y hacerla de un material más resistente.

Su creador, Marcel Solá (@marcelsolaart), artista visual y Magíster en Museología, afirmó en diálogo con El Ciudadano que «no pudieron dañarlo aún más por el material que tenía, por eso lo arrancaron y trasladaron por cuadras». 

Sin embargo, Solá destaca que un ataque de este tipo «inmediatamente presupone un sentido de unidad, de colaboración, de participación activa en su proceso de reconstrucción». En ese sentido, agradeció el hecho de que toda la mañana haya «recibido gesto de apoyo y oferta de colaboración, como herramientas o dinero para la reconstrucción, eso es tremendamente positivo».

«Un emblema de lucha»

Respecto a la identidad que genera el Matapacos en la población, su creador postula que «el quiltro de la calle representa muchas de las situaciones que ha enfrentado la sociedad chilena, como el abandono, la indiferencia de la clase política, el maltrato, la discriminación». 

«Es un emblema de lucha, una representación de identidad social y cultural», agrega Solé, quien sostiene en ese sentido que «una obra pasa a tener una cualidad de monumento, en cuanto ha sido validada y legitimada por gran parte de la ciudadanía». 

Instagram de Marcel Solá: @marcelsolaart

Comentarios