Otros seis funcionarios del Minsal afirman que se les pidió hacer calzar cifras del COVID-19 con reporte de Mañalich

Los integrantes del equipo epidemiológico del Minsal admitieron que fueron adecuando la hora de corte de los informes a lo requerido por sus superiores.

Durante la investigación sobre el manejo de cifras y decesos por COVID-19, seis funcionarios del Departamento de Epidemiología del Ministerio de Salud (Minsal) han coincidido en sus declaraciones al afirmar que los datos relacionados al virus fueron acomodados a conveniencia del Ministerio.

Los testimonios de los ex miembros fueron entregados el pasado 5 de octubre a la Fiscalía Centro Norte, quien indagó en corroborar o descartar la veracidad de la información.

En dichos testimonios consignados por La Tercera, los integrantes del equipo epidemiológico admitieron que fueron adecuando la hora de corte de los informes a lo requerido por sus superiores.

Indicaron que siguieron instrucciones de  Johanna Acevedo, jefa de la División de Planificación Sanitaria (Diplas) del Minsal, aunque aclararon que desconocen quién se lo solicitaba a ella.

Sin embargo, uno de los funcionarios, Mario Soto, afirmó al fiscal Marcelo Carrasco que presenció una llamada telefónica hacia Acevedo, emitida por la subsecretaria de Salud, Paula Daza.

«Fui testigo de una indicación de Daza a Johanna Acevedo. Esta indicación le fue entregada por teléfono consistía en generar el informe epidemiológico todo de nuevo, pero a partir de la base de datos del laboratorio. Sin embargo, dicha base de datos no tiene antecedentes epidemiológicos (…) Este informe no se hizo. No sé cuál era su objetivo, no le gustaron los datos, la forma. Fue en abril, tiene que haber sido la segunda semana de abril», señaló Soto.

Otra de sus compañeras, Patricia Cerda, indicó que «sabía que había que hacer calzar los datos nuestros con los que reportaba el ministro, pero desconozco de dónde provenía esa instrucción«. 

Por su parte, el ingeniero estadístico del equipo, Fabio Paredes, relató al fiscal que hizo «un gráfico con la diferencia entre lo que producíamos y lo que comunicaba Mañalich«.

«Uno es el (reporte) que hace el ministro (…) Otro es un reporte diario que hacíamos nosotros a partir de las instrucciones que él nos daba a través de la jefatura. Eso provocaba que a veces tuviéramos más casos confirmados de los que él informaba en su reportería«, explicó en su testimonio, citado por Cooperativa.

«En un principio tenían que ser concordantes con la información oficialEra un requisito que provenía del ministro. Eso todos lo sabían dentro del departamento (…) no podría explicar cómo se hacían calzar ambos reportes si tenían fuentes distintas», acotó.

Las revelaciones de los  seis funcionarios del Departamento de Epidemiología del Minsal coinciden con el testimonio de la exjefa de Enfermedades No Transmisibles del Ministerio de Salud , Andrea Albagli Iruretagoyen, quien en su declaración ofrecida el pasado 30 de septiembre a la Fiscalía aseguró que hubo un manejo irregular de los datos de la pandemia y afirmó que a los funcionarios les pidieron “manipular los datos”.

“Recuerdo con mucha claridad un día que nos piden que cambiemos la información (…) El 24 de abril, porque previamente el valor absoluto reportado desde Epidemiología era siempre inferior a lo reportado por el ministro, ese día pasó que la información que estaba en Epivigila sobrepasó lo informado por Mañalich. Así que cuando ya había recibido la base de datos, mi jefatura directa, Rodrigo Fuentes, me indica que por pedido del ministro hay que borrar los últimos registros para hacerlo calzar, porque si bien podía haber diferencias, la información de Epivigila no podía exceder lo informado por el ministro. Nosotros no lo hicimos”, indicó la profesional según reza en su declaración.

Sigue leyendo:


¿Disfrutaste este artículo? Déjanos una propina

Compártelo

Comentarios