La mañana de este lunes la Agrupación de Familiares de Presos Políticos de Santiago 1 viajaron a la ciudad de Valparaíso con lienzos y pancartas para solicitar reunirse con el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del senado, Alejandro Navarro, para dar a conocer sus demandas y visibilizar el drama de la prisión política.

En el exterior del Congreso Nacional llenaron de lienzos con nombres, cánticos y gritos, aludiendo a la libertad inmediata de sus seres queridos. A la reunión lograron entrar dos familiares (la hermana de Nicolás Ríos y el papá de Diego Ulloa), además de dos abogados. El resto de familiares se quedaron en la vía pública agitando y entregando propaganda.

Luego de un par de horas y finalizada la reunión, la hermana de Ríos declaró que al comienzo fue todo un poco tenso, pero que «planteamos la situación de las detenciones ilegales, la exacerbada violencia y las condiciones en las que están nuestros presos». Además, solicitaron una moción parlamentaria para hacer una modificación a la ley de pena sustitutiva.

Respecto de esto último, la abogada Alejandra Mercado, quien también estuvo presente en la conversación, destacó que dicha modificación busca que «los presos cumplan pena por el supuesto delito pero en sus casas». «No puede ser que los narcotraficantes tengan derecho a no hacer la pena efectiva y estos presos no. Lo que pasa es que se está criminalizando la protesta», añadió.

Mercado refiere, además, que se solicitó al presidente de la comisión poder visitar a los presos, aludiendo a que es él quien tiene la capacidad de influir en dicha modificación. Mientras tanto, Jorge Ulloa, papá de Diego, dijo que «el objetivo de visibilizar fue cumplido». Mencionó también que presentaron la realidad de los presos por medio de dos casos, en los cuales se habló de la «brutal represión que han vivido, los golpes y la violencia y la vulneración a la presunción de inocencia, cosas que nos han afectado a todos».

Relacionado:  Olmué: "Gran Semana Chagualera" se extiende hasta el 23 de febrero

Por su parte, el senador Navarro solicitó un catastro de las personas a quienes representaba la agrupación, con el fin de comenzar a gestionar y dar solución a las demandas con las que llegaron los familiares.