Comunidades indígenas suspenden negociación con SQM y Codelco

Cuatro comunidades atacameña lickanantay más próximas al Salar de Atacama suspendieron su participación en el proceso de diálogo con SQM y Codelco

Comunidades indígenas suspenden negociación con SQM y Codelco

Autor: Mauricio Becerra

Cuatro comunidades atacameña lickanantay más próximas al Salar de Atacama suspendieron su participación en el proceso de diálogo con SQM y Codelco.

Se trata de las comunidades de Toconao, Camar, Socaire y Peine, que integran junto a otras 14 el Consejo de Pueblos Atacameños (CPA), las que desde enero tras sostener varias movilizaciones como cortes de camino, se habían allanado a conversar con los representantes de las mineras.

Trascendió que fue contratado el sociólogo Eugenio Tironi para dirigir el acercamiento a las comunidades atacameñas. En una visita que realizó El Ciudadano a comienzos de marzo a Toconao, se pudo constatar que en la fecha se estaba haciendo ya una encuesta que media la percepción de los comuneros respecto de las mineras, así como también se sondeaban cosas que se valorizaban en la región, información que será usada después para el diseño de la estrategia comunicacional y social orientada a esas comunidades.

“Pese a los intentos de nuestras comunidades, los hechos han evidenciado que no existe verdadera disposición de los actores involucrados a sostener un diálogo y trabajo directo”– se sostuvo en el comunicado fechado el domingo 14 de abril y firmado en Antofagasta.

El CPA ya tiene un convenio con la minera Albemarle, firmado hace no más de cinco años, la cual se comprometió a distribuir el 3% de sus ingresos, entre otros recursos.

SQM, en tanto, no se ha comprometido hasta el momento con la entrega de ningún recurso a los dueños del territorio, manteniendo si un trabajo asistencialista y publicitario, consistente en un camión de atención dental y la apertura de centros comunitarios en las mismas comunidades.

El Ciudadano entrevistó a Yermin Básques Mondaca, presidente de la comunidad de Toconao, quien nos manifestó en enero pasado que “esperamos participación concreta. Cuando hablamos de una mesa tripartita decimos que tiene que estar el privado, el público y el dueño del territorio. Es la base para desarrollar un modelo de negocios. Esa es el triángulo”.

El dirigente también agregó que “los sistemas donde están los salares no son yacimientos, no son minas, son ecosistemas. Usted allá encuentra vida: hay aves, fauna, flora. Son elementos propios del desarrollo de la biodiversidad que tenemos. Y eso ha sido deteriorado por la explotación minera”.

Mauricio Becerra R.

El Ciudadano


Comenta



Busca en El Ciudadano