¿Las serpientes y lagartos fueron parte de la dieta de las antiguas civilizaciones?

Un grupo de arqueólogos ha descubierto que las personas que vivieron hace 15.000 años en lo que ahora es Israel se deleitaron con serpientes y lagartos
Publicado en

Historia

0 0


Los humanos pueden comer casi todo lo que le provee la naturaleza, con algunas excepciones claro. Sin embargo, algunas especies animales, por muy riesgoso que parezca comerlas, están incluidas en el menú.

Si eres de los que alguna vez se ha preguntado si las personas pueden comer serpientes venenosas,  la respuesta es sí. De hecho, en algunos lugares lo hacen con bastante regularidad, y esto se debe a que la inmensa mayoría de serpientes que se pueden tener como animal de compañía se alimentan de pequeños mamíferos y de aves.

Por ejemplo, en algunas regiones del planeta, si una serpiente de cascabel aparece en su propiedad, la persona tiene que cuidarla y luego cocinarla, sacándole el veneno por supuesto.

Si bien estos datos parecen asombrar, un grupo de arqueólogos ha descubierto que las personas que vivieron hace 15.000 años en lo que ahora es Israel se deleitaron con serpientes y lagartos.

Un grupo de arqueólogos ha descubierto que las personas que vivieron hace 15.000 años en lo que ahora es Israel se deleitaron con serpientes y lagartos.

Dieta de lagartos y serpientes

Excavaciones previas en el Levante, una región geográfica que históricamente incluía a Israel, Palestina, Líbano y partes de Siria y Jordania, desenterraron miles de huesos pertenecientes a lagartos y serpientes.

Se trata de huesos de escuamatos modernos, el grupo que incluye lagartos y serpientes, cuyos restos se compararon con los huesos de escuamatos de el-Wad Terrace, un sitio de cueva cerca del Monte Carmelo de Israel que fue ocupado por humanos entre 11.500 y 15.000 años atrás.

Tras una serie de análisis de datos, los expertos determinaron que muchos de los huesos antiguos habían sido comidos por personas. Las comunidades humanas en el Levante en esa época eran conocidas como Natufian.

Según datos antropológicos, estas personas eran principalmente cazadores y recolectores y se consideran la primera sociedad no nómada.

Los hábitos semi-sedentarios de la cultura natufiana indican que probablemente fueron un antecedente para que los humanos se establecieran y se convirtieran en agricultores.

Los expertos determinaron que muchos de los huesos antiguos analizados habían sido comidos por personas.

Alto porcentaje

El asentamiento de el-Wad Terrace estaba densamente cubierto con restos de animales, de los cuales «un alto porcentaje» pertenecía a lagartos y serpientes, informaron los investigadores en el estudio publicado en la revista Scientific Reports.

El autor principal del estudio, Ma’ayan Lev, candidato a doctorado en arqueología en la Universidad de Haifa en Israel, confirmó que la cantidad de huesos de escuamato en el sitio fue asombrosa.

Según los reportes, la cifra está cerca de 3.000 restos de vértebras de escuamatos, , lo que representa aproximadamente el 33% de todos los restos de animales en el sitio.

La especie de escuamatos más común fue la lagartija de cristal europea sin patas ( Pseudopus apodus ), seguida de la gran serpiente de látigo ( Dolichophis jugularis ), la serpiente de Montpellier oriental ( Malpolon insignitus ) y la víbora común ( Daboia palaestinae ).

Según los arqueólogos, «el hallazgo más sorprendente fueron las marcas de carnicería en varias vértebras grandes de serpiente de látigo», que aparecieron en ubicaciones idénticas en diferentes huesos e incluso en el mismo lado de los huesos”.

De hecho, la mayoría de los huesos de grandes serpientes de látigo y lagartijas de vidrio analizados no mostraron signos de ser digeridos por las aves rapaces, y «probablemente fueron consumidos por los habitantes del sitio», escribieron los autores del estudio.

Sigue leyendo:


Comparte 👍

Comenta 💬