Busca en El Ciudadano

A 27 años del Caso Degollados y la muerte de los hermanos Vergara Toledo

El caso de Parada, Guerrero y Nattino La mañana del 29 de marzo de 1985, en el frontis del Colegio Latinoamericano, en Providencia, fueron secuestrados por agentes de la Dirección de Comunicaciones de Carabineros (Dicomcar) José Manuel Parada y Manuel Guerrero, ambos militantes del Partido Comunista

A 27 años del Caso Degollados y la muerte de los hermanos Vergara Toledo

Autor: Wari
29/03/2012

El caso de Parada, Guerrero y Nattino

La mañana del 29 de marzo de 1985, en el frontis del Colegio Latinoamericano, en Providencia, fueron secuestrados por agentes de la Dirección de Comunicaciones de Carabineros (Dicomcar) José Manuel Parada y Manuel Guerrero, ambos militantes del Partido Comunista.

Parada era sociólogo y se desempeñaba como Jefe del Departamento de Análisis de la Vicaría de la Solidaridad, al momento de la detención llevaba a su hija al colegio. Guerrero era profesor e inspector del mismo establecimiento, dirigente de la Asociación Gremial de Educadores de Chile (Agech), y amigo de Parada.

Un día antes, en la intersección de las calles Apoquindo con Badajoz, corría la misma suerte Santiago Nattino, diseñador gráfico publicitario, pintor, miembro de la Agech y del Partido Comunista.

Los cuerpos degollados de los tres profesionales fueron arrojados frente al fundo El Retiro, en el camino que une Quilicura con el Aeropuerto de Pudahuel. El hecho causó tal conmoción que el entonces Director General de Carabineros, César Mendoza, presentó su renuncia días más tarde.

El triple homicidio, conocido como “Caso Degollados”, fue atribuido en primera instancia a “un ajuste de cuentas entre marxistas” por miembros del gobierno militar. Posteriormente, el curso de la investigación llevó a la disolución de la Dicomcar. Seis miembros del servicio secreto de la policía fueron procesados y condenados a presidio perpetuo por el asesinato.

LOS HERMANOS VERGARA

El mismo 29 de marzo de 1985, la prensa de la época señalaba que dos “delincuentes antisociales” fueron abatidos tras un “enfrentamiento con carabineros”. Veinte años más tarde, la investigación del ministro Sergio Muñoz determinó que Rafael y Eduardo Vergara Toledo, de 18 y 20 años respectivamente, miembros del MIR, habían sido acribillados por personal uniformado, tras años de persecución política y hostigamiento.

Según el mismo informe, “la Comisión ha llegado a la convicción de que Rafael Vergara fue ejecutado por agentes estatales, estando ya herido y en poder de quienes lo mataron, en violación de sus derechos humanos. Respecto de su hermano, Eduardo Vergara, no pudiendo la comisión determinar las circunstancias exactas de su muerte, considera que pereció víctima de la situación de violencia política”.

Los casos de ambos jóvenes figuran en el Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, donde se cita la información de prensa de la época, que señala que “el 29 de marzo de 1985, a las 19:45 horas en la intersección de Las Rejas con 5 de Abril, un trío de delincuentes armados intentaron asaltar un negocio, siendo sorprendidos por Carabineros que patrullaban en un furgón. Los frustrados asaltantes reaccionaron produciéndose un breve baleo en el que resultaron heridos el cabo de Carabineros Marcelo Muñoz Cifuentes, Eduardo y Rafael Vergara Toledo, muriendo los dos últimos en ese lugar. El tercero de los delincuentes alcanzó a darse a la fuga.»

Fuente: www.museodelamemoria.cl


Comenta

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones