Acusan a militares del Regimiento Buin de agresión a gay

La madrugada de este martes, tres soldados del Regimiento Buin habrían agredido a una persona a la salida de una discoteque en Santiago por su orientación sexual

La madrugada de este martes, tres soldados del Regimiento Buin habrían agredido a una persona a la salida de una discoteque en Santiago por su orientación sexual. Los denunciantes acusan además que carabineros no quería detener a los victimarios y que se comportaban con mucha familiaridad.

A menos de un mes de que se aprobara la Ley Antidiscriminación, organizaciones de la diversidad sexual acusan que soldados del Regimiento Buin agredieron a un joven de la comunidad gay en el centro de Santiago.

Francisco Alemán Casas cuenta que fue agredido verbal y psicológicamente pasadas las 4 de la madrugada del martes 22 de mayo por tres soldados del Primer Regimiento de Infantería de Buin, quienes vestidos de civil habrían golpeado al denunciante a la salida de una discoteca del Barrio Bellavista.

Según cuenta la denuncia publicada por Radio Mitos, los soldados primero trataron a Alemán Casas de ‘maricón de mierda’. “Se lo gritaron de esquina a esquina, a él y a sus acompañantes, en plena calle. También les gritaron que los matarían”. Como la víctima respondió los insultos los soldados “arremetieron contra él, pegándole patadas y puñetazos. Eran tres contra uno, pero no solo hablamos de abuso en cuanto a superioridad numérica. A los soldados se les entrena para la guerra, para el exterminio, para aniquilar al adversario”- acusa el denunciante.

La acusación viene acompañada con fotos en las que se ve al afectado con una sutura de cinco puntos en la ceja, magulladuras, escoriaciones y contusiones en las extremidades

MILITARES Y POLICÍAS AMIGOS

También se acusa que la policía inicialmente no quiso detener a los agresores, por lo que “la víctima tuvo que imponerse, a fuerza de invocar el nombre de nuestra radio y amenazar con un escándalo en las redes sociales. De no ser por ello, los violentos milicos jamás habrían sido detenidos, ya que, como se pudo apreciar durante el proceso, la policía de Carabineros y los militares se trataban con sospechosa familiaridad dentro de la de la 19 Comisaría de Providencia, lugar al que fueron derivados los detenidos y víctimas”.

Incluso uno de los acompañantes del agredido señala que en dicho recinto policial, indagó con una carabinera sobre la tan notoria amabilidad entre los policías y militares. La funcionaria policial, identificada como Sub teniente Candia, dijo que “ellos (los militares) no son carabineros como usted cree. Ellos son militares, pero los contrata una empresa civil para garantizar el orden en la zona. Ellos trabajan para esa empresa privada”.

“Como pudimos comprobar por boca de otros carabineros y por los mismos datos entregados por los militares, la mujer mintió”- prosigue la denuncia.

Durante la detención, que duró unas dos horas, se le negó agua al lesionado. “Cuando la pidió le dijeron que no había, que la llave estaba rota, que no podría tomar agua hasta que se fuera de la comisaría”- sostienen.

Además agregan que intentaron indagar en el Regimiento de Infantería de Buin, ubicado en Recoleta, y que luego de tomar contacto con la entidad “una serie de derivaciones telefónicas, nos devolvió el llamado alguien que dijo ser el comandante del batallón”, quien no quiso dar su nombre.

Francisco Alemán Casas dice que “llevaré este asunto hasta las últimas consecuencias. No tengo miedo dar la cara”.

El Ciudadano

 

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬