Argentina despenalizará tenencia de cannabis

Argentina quiere sumarse a la experiencia de Uruguay que no criminaliza la tenencia de cannabis para consumo personal


Autor: seba
02/02/2009

Argentina quiere sumarse a la experiencia de Uruguay que no criminaliza la tenencia de cannabis para consumo personal. Ya algunos jueces y fiscales trasandinos han puesto en tela de juicio la ley de drogas, considerándola inconstitucional. El siguiente paso será consensuar una política centrada en la reducción del daño a nivel regional.
Los gobiernos argentino y uruguayo firmaron a fines de septiembre un tratado para armonizar las legislaciones de drogas, acuerdo que significa que la nación trasandina dejará de perseguir a los usuarios de marihuana. Aníbal Fernández, ministro de Justicia argentino, señaló que respecto a políticas de drogas “Uruguay es un buen ejemplo para seguir porque tuvieron la capacidad de ver más allá”. El acuerdo, firmado en Montevideo, había sido acordado en el encuentro de Fernández con Jorge Vázquez, titular de la  Junta Nacional de Drogas uruguaya, en Viena, en marzo pasado, en el congreso sobre políticas de drogas de la ONU.
Uruguay fue uno de los pocos países que no criminalizó a los consumidores de drogas, moción instigada por Estados Unidos a los miembros de la ONU en 1988 y que terminó por igualar a traficantes y usuarios. Ese año se declaró la guerra contra las drogas y hoy, veinte años después, los consumidores de sustancias declaradas prohibidas han aumentado, la criminalización ha marginalizado aún más el consumo y el narcotráfico es el negocio ilícito más rentable del mundo.
El acuerdo entre Argentina y Uruguay incluye comparar la legislación de ambos países, “considerando especialmente la calidad de Estados Parte del Mercosur”. También permitirá el intercambio y la capacitación de profesionales, la implementación de estrategias comunes de  reducción de daños, el tratamiento de adicciones en las cárceles y la cooperación en la lucha contra el narcotráfico. A futuro se pretende consensuar una postura a nivel regional.

Vázquez destacó que el acuerdo es crucial al ser “un tema tan delicado y trascendental porque ningún país soluciona este problema por sí solo”, además de reservar la energía  punitiva del Estado para combatir el narcotráfico. Fernández, por su parte, recalcó la  importancia de respetar los derechos humanos de los consumidores.


UNA LEY FRACASADA

En junio, Fernández ya había declarado el fracaso de las políticas de drogas llevadas a cabo en los últimos 17 años, por lo que se hacía necesario cambiar la Ley 23.737 que penalizaba el consumo. Para ello integró un Comité Científico con algunos fiscales para elaborar una nueva ley de drogas.

Además, en el parlamento argentino esperan su discusión dos proyectos de ley que buscan despenalizar la tenencia de drogas para consumo personal, presentados por los diputados Diana Conti y Leonardo Gorbacz.

Silvia Icháurraga, de la Red Argentina de Reducción del Daño, señala que es necesario “encontrar alternativas a las políticas públicas de drogas que no criminalicen, sino que persigan implementar dispositivos sanitarios y sociales junto a los usuarios de drogas,  garantizando su acceso a la salud y a los programas sociales”.

Usuarios, jueces, fiscales y políticos argentinos denuncian que la Ley 23.737 ha fracasado. Un dato: en 2003, la policía detuvo a más de 31 mil personas en Argentina por  infracción a la ley de drogas; más del 80% de las causas que se instruyeron en la  Justicia Federal fueron por tenencia.

PRECEDENTES JURÍDICOS

Ya cuatro jueces de la Corte Suprema argentina se pronunciaron a favor de declarar inconstitucional la ley que penaliza la tenencia de drogas para consumo personal y se espera para fines de año la suma de más miembros supremos.

Los magistrados declaran inconstitucional el Artículo 14 de la ley 23.737, aplicando un fallo de 1986 que ubicó la posesión de estupefacientes para uso propio entre “las acciones privadas de los hombres” resguardadas por la Constitución.

En junio, la Cámara Federal falló similarmente en el caso de un imputado por poseer seis plantas y en marzo la Sala III de la Cámara de Casación provincial determinó que no se debe castigar la tenencia de droga para uso personal, al fallar el caso de un acusado de portar 0,4 gramos de marihuana. Una investigación realizada en agosto último por Página 12 concluyó que los fiscales ya no inician causas por tenencia de drogas para consumo. Un fiscal comentó al periódico: “Supongamos por un momento que la policía me trae un consumidor de dos gramos de cocaína o de un porro de marihuana. Me pregunto: ¿lo dejo detenido una noche?, ¿le tomo declaración al día siguiente? La respuesta es no. Porque le hago perder el trabajo, si lo tiene. Y eso es mucho peor”.

En Uruguay, Colombia, Perú y Bolivia no se penaliza la tenencia para consumo personal. La política de tolerancia con drogas blandas en Holanda también ha resultado un éxito, ya que, pese a permitirse la venta de bajas cantidades de cannabis y hongos, sus estadísticas muestran que tienen el consumo más bajo de Europa.

Brasil y algunos países de la Unión Europea revisarán próximamente sus legislaciones, con miras a la Cumbre de Ministros de la ONU, a realizarse en marzo del próximo año en Viena, que examinará las políticas propuestas en 1998 que soñaron “un mundo libre de drogas” para este milenio. No les quedará otra que reconocer el fracaso de las medidas represivas.

Mauricio Becerra R.

El Ciudadano


Comenta

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Relacionados


Busca en El Ciudadano