Cada día mueren unas 24.000 personas por causas relacionadas con el hambre

El 13 de noviembre de 1996, en el marco de la Cumbre Mundial de la Alimentación, los Estados miembro de la FAO firmaron la Declaración de Roma de la Seguridad Alimentaria en la que, entre otras cosas, asumían el compromiso de reducir a la mitad el número de personas viviendo en situación de hambre a […]

El 13 de noviembre de 1996, en el marco de la Cumbre Mundial de la Alimentación, los Estados miembro de la FAO firmaron la Declaración de Roma de la Seguridad Alimentaria en la que, entre otras cosas, asumían el compromiso de reducir a la mitad el número de personas viviendo en situación de hambre a más tardar en el año 2015. La realidad ha sido que desde 1996 el número de personas hambrientas no sólo no ha disminuido sino que ha aumentado año a año sin que la comunidad internacional haya reaccionado hasta la crisis alimentaria de 2008 que ha llevado a superar la vergonzosa cifra de 1.020 millones de hambrientos. Paralelamente, según el nuevo Índice de Pobreza Multidimensional, en el mundo habría 400 millones más pobres que lo estimado hasta ahora, por lo que se podría afirmar que cerca de un tercio de los habitantes de la Tierra viven en la pobreza.

Este 18 de julio se cumplen 5.000 días desde aquella firma, 5.000 días de incumplimiento de este compromiso. Y cada día que pasa mueren unas 24.000 personas –el 75 % niños y niñas menores de 5 años- por causas relacionadas con el hambre. Faltando sólo una cuarta parte del tiempo marcado para alcanzar el objetivo estamos mucho peor que antes de empezar.

Cada una de esos millones de personas que sufren hambre supone una violación de derechos humanos, porque la alimentación está reconocida como tal en el Declaración Universal de Derechos Humanos.

Visión general del hambre según la FAO

EN EL MUNDO HAY MÁS POBRES DE LO QUE SE PENSABA

En ocho estados de la India viven más pobres que en los 26 países más pobres de África juntos, según se desprende de un nuevo índice de medición de la pobreza elaborado por la Universidad de Oxford y Naciones Unidas, conocido como Índice de Pobreza Multidimensional (IPM).

En esos estados indios, 421 millones de personas viven bajo la línea de pobreza, mientras que en los países africanos más humildes viven 410 millones.

Los criterios vigentes para calcular la pobreza se basan principalmente en el ingreso. Por ejemplo, el Banco Mundial considera pobre a aquél que tenga un ingreso inferior a US$1,25 por día, y, con ese método de cálculo, 1.300 millones de personas se pueden considerar pobres. Bajo la nueva evaluación, han calculado que hay 400 millones de pobres más que su estimación anterior. Evaluaron 104 países que incluía 5.200 millones de personas, el 78% de la población mundial. Es decir que, bajo el IPM, 1.700 millones de personas se pueden considerar pobres, el tercio del total de la población medida.

Pero el IPM tiene en cuenta más variables para medir la pobreza como la salud, la educación, el acceso a electricidad, a un pozo de agua y a combustible para cocinar.

El IPM fue realizado por la Iniciativa de Oxford sobre Pobreza y Desarrollo Humano (Ophi) de la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, con el apoyo del Programa de Desarrollo de Naciones Unidas (PNUD). Figurará en la edición del vigésimo aniversario del Informe sobre Desarrollo Humano del PNUD.

Aunque este estudio no se publicará hasta finales del próximo octubre, la OPHI y el PNUD han publicado esta semana parte de sus resultados.

SER POBRE

Sabina Alkire, directora de la iniciativa y una de los creadores del IPM, le dijo a BBC Mundo que el nuevo indicador «es como una lente de alta resolución que muestra en detalle los problemas que enfrentan los hogares más pobres».

«Hasta ahora se sabía que una persona era pobre pero se ignoraba si sus hijos iban a la escuela, si tenían piso de tierra en su casa o si cocinaban con leña», explica Alkire.

Pero ¿qué es ser pobre? La respuesta a esa pregunta no es unívoca.

Según Alkire, la pobreza es un juicio de valor y es normal que haya discusiones sobre los indicadores.

Juan Pablo Ocampo, investigador peruano que participó de la elaboración del IPM, le dijo a BBC Mundo que «justamente la idea ha sido evitar una posición centralizada o eurocentrista y generar una discusión para que cada país pueda tener sus propios indicadores y ver qué es lo que al pobre le falta más».

AMÉRICA LATINA

El índice se aplicó en 104 países, es decir, midió el 78% de la población mundial.

Aunque la conclusión fue que hay más pobres de los que se medían hasta ahora, paradójicamente América Latina presenta menos pobres que los que dicen los indicadores tradicionales.

De todas maneras Ocampo admite que se debe a que los parámetros utilizados fueron «menos exigentes» y agregó que aún falta debatir varios aspectos para llegar a una medición de la pobreza que sea aplicable a todos los países.

Como ejemplo de las enormes diferencias de los distintos criterios de medición, el nuevo índice dice que el 8,5% de la población de Brasil puede ser considerada pobre, un porcentaje mayor que el 5% señalado por el Banco Mundial.

Entre los países da América Latina, Uruguay es el que tiene menor proporción de pobres (1,7%), seguido de Ecuador (2,2%), Argentina (3%) y México (4%).

LOS MÁS POBRES DE A. LATINA, según el IPM

1. Haití (57%) 2. Nicaragua (40%) 3. Bolivia (38%) 4. Honduras (32%) 5. Guatemala (26%) 6. Perú (20%)

Níger es el país con mayor proporción de pobres del mundo según el nuevo índice (92,7%), seguido de Etiopía (90%), Mali (87,1%) y la República Centroafricana (86,4%).

Fuentes: FAO/5.000 días/www.bbc.co.uk/mundo


Comparte 👍

Comenta 💬