Denuncian violación de DD.HH. y tortura a menores durante allanamientos en Lo Hermida

"Hemos tenido helicópteros encima en la pobla, los drones nos andan siguiendo. En estos momentos estamos reuniéndonos con abogados, está viniendo el Derechos Humanos, la Defensoría de la Niñez, porque se ha torturado a menores de edad en estos procedimientos", indicó una dirigenta del sector.

El jueves el Ministerio Público y Carabineros realizaron violentos allanamientos en la población Lo Hermida en Peñalolén , durante los cuales los vecinos denunciaron torturas a menores de edad y la detención de al menos diez personas.

Los detenidos fueron acusados de atacar una subcomisaría de Peñalolén que, curiosamente, estaba en la mira de “Giovany”, un cabo de carabineros infiltrado, que incitaba a los pobladores de la zona a realizar acciones violentas contra los uniformados.

Según consigno CNN Chile, la investigación realizada desde el mes de agosto por la Fiscalía Metropolitana Oriente y el OS7 de Carabineros, permitió el allanamiento de 10 casas ubicadas en calle Venezuela, al interior de la población Lo Hermida, donde fueron detenidos siete adultos y tres menores

De acuerdo a información preliminar, uno de los detenidos sería responsable de lanzar una bomba molotov a un subteniente de Carabineros a comienzos de esta semana, en un nuevo ataque contra el cuartel policial.

El fiscal Manuel Guerra adelantó que a los detenidos se les imputarán delitos de infracción a la ley de control de armas por lanzar bombas molotov.

“Estas personas venían operando desde el mes de agosto, claramente todo el mes de septiembre y parte del mes de octubre, y tenemos elementos que nos permitieron solicitar la detención judicial de las mismas. Funcionaban, a nuestro juicio, como una estructura organizada, donde había distribución de roles, personas que ejercían diversas funciones”, indicó el persecutor.

Por su parte, los vecinos de Lo Hermida relataron que durante el operativo se  apuntaron a menores de edad de entre 3 y 13 años.

«Nos han llevado a 11 detenidos confirmados, y están procediendo a llevar más detenidos desde la población. Nuestros cabros los están llevando, están allanando nuestras casas. Hemos tenido helicópteros encima en la pobla, los drones nos andan siguiendo. En estos momentos estamos reuniéndonos con abogados, está viniendo el Derechos Humanos, la Defensoría de la Niñez, porque se ha torturado a menores de edad en estos procedimientos», indicó una dirigenta del sector, citada por El Desconcierto.

«La detención de nuestros jóvenes no es un procedimiento de capturar a delincuentes, como es la connotación que le quieren dar ellos», aseguró, refiriéndose a la alcaldesa de Peñalolén, Carolina Leitao.

 «Esto es una expresión política. Nuestros cabros están respondiendo a la violencia estructural que recibimos nosotros como pobladores originarios de estos territorios»,  expresó al tiempo que informó que se llevarán a cabo jornadas de protesta político culturales para manifestarse contra estos hechos.

Fuentes de la población aseguran que los allanamientos continúan y que el carabinero infiltrado circuló por varias organizaciones culturales y sociales de la población.

Cabe recodar que durante las protestas del estallido social, las organizaciones vecinales de Lo Hermida denunciaron a Carabineros por maltratos y vejámenes, y que el INDH anunció, en noviembre de 2019, la presentación de 20 querellas por violaciones a los derechos humanos en ese sector.

Los vecinos acusaron a carabineros de perpetrar persecuciones a través de televigilanciadisparos de perdigones a quemarropalanzamiento indiscriminado de bombas lacrimógenas y golpizas cargadas de ensañamiento, entre otros apremios y vulneraciones.

Carabinero infiltrado

El cabo de carabineros, que estaba infiltrado en la población Lo Hermida, en Peñalolén, bajo el pseudónimo de Giovany Arévalo Álvarez, fue descubierto gracias a su aparición en un programa de Canal 13 donde se revelaba su verdadera identidad.

Un reportaje publicado por CIPER reveló que «Giovany» participaba de las manifestaciones e incitaba a atacar a Carabineros.

A través de mensajes en Whatsapp, el carabinero infiltrado buscaba convencer a los integrantes de una organización social de Lo Hermida para que lo acompañaran a realizar estas acciones, asegurándoles que había participado en la primera línea de Antofagasta.

En los mensajes enviados por “Giovany” a los pobladores a mediados de este año, el agente insistía en que andaba “detonao” y que tenía ganas de enfrentarse con la policía. “Pacos culiaos, me tienen brao del norte”, escribió en una oportunidad. “Hay que quemarlos”, dijo en otra ocasión.

Captura de mensaje de WhatsApp enviado por el carabinero infiltrado a un joven de Lo Hermida. Fuente: CIPER.

“Así lo hacíamos allá en Antofa. Imagínate que no subíamos ninguna huevá, ni a Facebook, ni a Instagram… ir así un día específico, para que los huevones no estén preparados, que no nos estén esperando, y empezar a atacarlos, hermano, empezar a atacar a los culiaos. Esa es la mano, porque si es que empezamos a subir hueás diciendo ‘ya, mañana a tal hora’, los huevones se van a preparar y nos van a estar esperando”, escribió a las y los vecinos para instarlos a realizar un ataque sorpresa a la subcomisaría de Peñaloén, lo que resulta curioso ya que los once detenidos durante el allanamiento del jueves, fueron acusados de arremeter contra ese recinto, ubicado en calle Caracas.

Sin embargo, como reseñó CIPER, «ninguno de los detenidos pertenece a la organización social en la que se infiltró el cabo segundo«.

La constante insistencia de “Giovany” para que los pobladores se enfrentaran a Carabineros comenzó a ser sospechosa para los vecinos de la Lo Hermida.

De hecho, en los chats a los que CIPER tuvo acceso, se leen las respuestas que le daban los vecinos a las proposicionesde Giovany: “Lo principal es fortalecernos como organización, y levantar un buen trabajo en el territorio”.

Las sospechas sobre el infiltrado se acrecentaron porque no tenía amigos ni conocidos en el sector.

«Había llegado al lugar tras contactar por redes sociales a un tatuador del barrio. Hubo varios episodios que incrementaron las dudas. Uno de los integrantes de la organización fue alertado por un vecino porque “Giovany” había asistido a una reunión para coordinar el aniversario de la población y lo vieron sacando fotos a las patentes de los autos de quienes estaban en la cita«, destacó el citado medio.

Fotografía compartida por «Giovany» en su cuenta de Facebook. Fuente: CIPER.

Debido a las sospechas, los integrantes del grupo intentaron chequearlo. En una oportunidad le pidieron su cédula de identidad y en otra le revisaron el celular: “Tenía contactos muy precisos y fotos de manifestaciones, pero todo muy reciente. Cuando le preguntamos, dijo que el celular era nuevo porque se le había perdido el anterior

Finalmente, la verdadera identidad de  Giovany fue descubierta tras la emisión de un capítulo de un docureality en Canal 13, que tenía que ver con aspectos de su vida privada. En dicho programa, el carabinero aparece con su nombre real y corresponde a la misma persona que los pobladores conocieron como un vecino llegado de Antofagasta, como pudo constatar CIPER.

No obstante, la imagen del carabinero en el capítulo de docureality había cambiado, ya que para infiltrarse se colocó trenzas azules, bigote y barba tipo candado; un aro con expansión en su oreja y un tatuaje en su brazo derecho con un diseño alusivo a las protestas.

El modus operandi de “Giovany” es muy similar al que utilizó Carabineros en la “Operación Tarzán”, cuando en 2013 un agente fue infiltrado en una comunidad mapuche.

Desde Carabineros solo respondieron que el funcionario está bajo el amparo de la Ley de Inteligencia, que faculta a la policía a utilizar agentes infiltrados sin autorización judicial, por lo que ninguna autoridad civil supervisa su accionar, el que se financia mediante fondos reservados.

Sigue leyendo:

Compártelo

Comentarios