es Spanish

Ecuador exige explicaciones a EE.UU. por espionaje denunciado por Edward Snowden

El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño sostuvo que hay una violación a los tratados internacionales” y “a los derechos humanos” por parte de EE.UU. tras revelarse un programa secreto de espionaje que intercepta las comunicaciones en Facebook, Google, Twitter y Skype, entre varias otros soportes. El hecho fue denunciado por Edward Snowden, quien trabajó para la CIA y hoy se encuentra en Rusia esperando asilo en Ecuador, país que ofreció a  EE.UU. una ayuda económica de 23 millones de dólares anuales para “brindar capacitación en materia de derechos humanos, que contribuya a evitar atentados a la intimidad de las personas, torturas, ejecuciones extrajudiciales y demás actos que denigren a la humanidad”.

“El asunto fundamental es el delito que ha sido denunciado y la respuesta que tiene que dar el país que ha sido denunciado, que espía a todo el mundo”, afirmó Patiño a la prensa en Quito.

“Hay una violación a los tratados internacionales, hay una violación a los derechos humanos que ha sido denunciada, y el país que ha sido denunciado debería de explicar amplia y claramente a los Estados del mundo, a los ciudadanos del mundo, sobre ese tema”, añadió el canciller.

Asimismo, expresó que le parece extraño que “ahora todo el mundo está pendiente de qué pasa con una persona que ha denunciado esos hechos violatorios de la ley y de tratados internacionales y todo el mundo está pendiente de si capturan o no al llamado fugitivo”, y que es el Gobierno denunciado el que “tiene perseguido a la persona que hizo la denuncia”.

“Eso es bien grave”, opinó el ministro.

Además, destacó que “si [Snowden] puede denunciar más cosas que son ilegales, a buena hora. A buena hora que se conozca en el mundo las cosas que pasan”.

Patiño confirmó que Quito ha mantenido “algunas conversaciones” con Rusia en los últimos días respecto al ex empleado de la CIA y su caso, aunque indicó que todavía no hay conclusiones sobre esos diálogos.

AYUDA A EE.UU.

El jueves, el secretario de Comunicación, Fernando Alvarado, anunció que Ecuador renuncia de manera “unilateral e irrevocable” a las preferencias arancelarias (Atpdea, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos y advirtió que el país no acepta presiones ni amenazas de nadie.

En rueda de prensa, el funcionario señaló que el Gobierno rechaza “categóricamente” la campaña desinformativa con la cual se pretende descalificar la posición soberana de Ecuador. Indicó que se han manipulado temas como el caso de Edward Snowden, también la reciente aprobación de la Ley de Comunicación, un supuesto espionaje local, entre otros, con el único objetivo de “dañar la imagen de nuestro país”.

“Ecuador no acepta presiones ni amenazas de nadie y no comercia con los principios ni los somete a intereses mercantiles por importantes que estos sean. Las preferencias arancelarias fueron originalmente otorgadas como una compensación a los países andinos por su lucha contra las drogas, pero pronto se convirtieron en un nuevo instrumento de chantaje. En consecuencia, Ecuador renuncia de manera unilateral e irrevocable a dichas preferencias arancelarias”, sostuvo Alvarado.

También anunció que Ecuador ofrece a los EE.UU. una ayuda económica de 23 millones de dólares anuales, “monto similar al que recibíamos por las preferencias arancelarias”. Dijo que esa cantidad sería destinada “con el fin de brindar capacitación en materia de derechos humanos, que contribuya a evitar atentados a la intimidad de las personas, torturas, ejecuciones extrajudiciales y demás actos que denigren a la humanidad”.

Recordó que Ecuador es uno de los tan solo siete países americanos que han ratificado todos los instrumentos interamericanos de derechos humanos, “por lo que solicita fraternalmente a los Estados Unidos que ratifique alguno de ellos”.

“Entendemos que deben existir mecanismos de lucha contra el terrorismo, pero no podemos admitir que en este empeño se atropellen los derechos humanos y la soberanía de los pueblos”, puntualizó.

Además, expresó el “cariño y respeto al pueblo estadounidense con el cual siempre mantenemos excelentes relaciones y nos solidarizamos con él por el espionaje masivo que también ha recibido”.

“Nos hubiera encantado que con la misma urgencia que se exige entregar al señor (Edward) Snowden en caso de entrar a suelo ecuatoriano (…) se hubiese entregado a muchos prófugos de la justicia ecuatoriana refugiados en los EE.UU”, recalcó Alvarado al referirse particularmente “a los banqueros corruptos que quebraron al país en el año 1999, cuya extradición ha sido reiteradamente negada por los EE.UU.”, apuntó.

LA CAMPAÑA MEDIÁTICA CONTRA ECUADOR

Mientras que Ecuador está considerando la solicitud de asilo de Snowden, los medios de comunicación se aprovechan de que la mayor parte del mundo no sabe casi nada sobre este país para engañar a su audiencia creando una imagen desagradable del mismo.

Esta es la opinión que desarrolla Mark Weisbrot, codirector del Centro para la Investigación Económica y Política en Washington, en un artículo en el periódico británico ‘The Guardian’.

Weisbrot opina que a pesar de que el caso ya generó todo tipo de especulaciones e hipótesis, cualquier persona que conozca la situación en el país dirá que los datos que fabrican los periodistas extranjeros sobre lo que está pasando es una “caricatura muy cruda”. 

No obstante, Ecuador parece estar preparado para afrontar las posibles especulaciones que conllevaría una decisión positiva al respecto de la solicitud de Snowden. El Gobierno de Rafael Correa ya demostró el año pasado su capacidad de hacer frente a las amenazas e insultos de todo el mundo, sobre todo de los medios estadounidenses, al dar refugio al fundador de WikiLeaks Julian Assange.  

Según Weisbrot, la administración de Obama lleva a cabo una campaña mediática secundada actualmente por gran parte de los medios de comunicación que afirman que Ecuador está tratando de “causar problemas a Washington”. Asimismo, indican que Rafael Correa está intentando utilizar la situación para obtener algunos beneficios para su política interna. Decían precisamente lo mismo cuando Ecuador concedió el asilo a Assange, que actualmente permanece en la embajada ecuatoriana en Londres. 

El analista destaca que, desafortunadamente, las organizaciones como Americas Watch, una rama de la organización internacional defensora de los derechos humanos Human Rights Watch, y el Comité de Protección de Periodistas, también se sumaron a la campaña propagandística de Washington contra Ecuador y comenzaron a publicar una información claramente exagerada.

POSIBLE VENGANZA DE EE.UU.

Weisbrot opina que si Ecuador otorga el asilo político al ex colaborador de la CIA Edward Snowden, sería una solución perfecta tanto para él, como para el mundo. Sin embargo, es casi seguro que Washington se vengaría de Quito si esto sucede. Además de las sanciones comerciales, también podrían llevarse a cabo por parte de los estadounidenses varias operaciones encubiertas. 

En 2010, ya trataron de derrocar a Rafael Correa. Aunque no existen evidencias directas sobre la implicación de EE.UU. en el caso, la Policía que organizó un intento de golpe de Estado fue vinculada con Washington e incluso recibía financiación del país norteamericano. El propio Gobierno de Ecuador también cree que la Casa Blanca estuvo involucrada en la revuelta policial.

No obstante, Weisbrot concluye que si Washington empieza a respetar el derecho internacional, será porque muchos de los países, sobre todo de América Latina, ya no tienen miedo de una posible venganza por parte de EE.UU.

 Actualidad RT El Telégrafo

 LEA ADEMÁS:

Edward Snowden y el programa de espionaje inconstitucional de Estados Unidos

¿Y dónde quedó Bradley Manning?

 

Facebook Comments

4,250,738FansMe gusta
173,512SeguidoresSeguir
292,074SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -