Familiares de Francisco Hernández, joven preso de la revuelta: «Judicialmente acá en Chile no hay nada que hacer, vamos a ir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos»

Johanna Hernández, prima de Francisco y vocera de la familia, ofreció declaraciones a El Ciudadano, en las que señaló que el joven fue condenado con pruebas muy poco claras, “solamente con el testimonio de Carabineros, los intramarchas y con un video donde graban a tres personas distintas y dicen que él es Francisco".

Por Leonardo Buitrago y Rodrigo Gallardo

El pasado martes, la Corte Suprema rechazó el recurso de revisión del caso presentado por la defensa de Francisco Hernández, Riquelme, quien está condenado a 5 años y 1 día de prisión, por fabricación y lanzamiento de bombas molotov contra personal de Carabineros, a pesar de que las pruebas presentadas por los uniformados no son concluyentes.

La situación ocurrió el 11 de diciembre de 2019, en medio de las manifestaciones por el estallido social en las inmediaciones de la Plaza de la Dignidad.

Condenado sin pruebas concluyentes

Tanto la defensa  como la familia de Hernández,  que se convirtió en el primer condenado del estallido social, acusan que ninguna de las pruebas presentadas por Carabineros es concluyente.

Francisco fue detenido dentro del contexto de las manifestaciones de octubre de 2019 , porque supuestamente lo grabaron fabricando y lanzando cinco bombas molotov.

La Fiscalía se basó en imágenes tomadas desde lejos en las que aparecían sujetos encapuchados y con mascaras,. Uno de ellos portaba un buzo negro.

Cuando Francisco fue detenido usaba un atuendo similar, por lo que fue relacionado con los hechos y acusado de fabricar y lanzar cinco bombas molotov.

Sin embargo, al joven le hicieron el examen de hidrocarburos, de los componentes de la bencina para la fabricación de bombas molotov,  tanto en los guantes, la mascarilla, en la ropa, y  en la piel, y todos salieron negativos.

Patrulla de Cazadores

Grabaciones de Carabineros revelan que grupo de funcionarios policiales siguieron a los encapuchados, que supuestamente lanzaban las bombas, mientras que otro piquete de Fuerzas Especiales los esperaba afuera de la marcha y los detenían, en noción de las instrucciones que le daban el equipo que iba grabando.

En el reportaje titulado “Patrulla de Cazadores”: El equipo de Carabineros que al margen de la ley salió a “cazar” manifestantes durante el Estallido Social en Chile, El Ciudadano señaló que mientras caminaba por la intersección de calle Portugal con Curicó, Francisco Hernández, fue sorprendido por el frenazo de una camioneta blanca modelo Fiorino, dela cual descendieron siete hombres vestidos de civil, los que empezaron a forcejear con el joven, quien hasta ese instante desconocía que eran carabineros.

Te interesa leer: «Patrulla de Cazadores”: El equipo de Carabineros que al margen de la ley salió a “cazar” manifestantes durante el Estallido Social en Chile

Posteriormente, procedieron a golpearlo con puños y patadas, para luego subirlo de forma violenta al vehículo, en tanto las personas que presenciaron la escena trataron de ayudarlo, pero en cuestión de segundos, la camioneta de patente LDLW67, desapareció velozmente.

La detención Hernández fue parte de un procedimiento policial del OS-9 de Carabineros, específicamente de un equipo «Intra Marchas»; agentes encubiertos que se infiltran en manifestaciones con el objetivo de realizar seguimientos y detenciones.

Según el parte policial del 11 de diciembre del 2019 -al que este medio tuvo acceso exclusivo-, los funcionarios que estuvieron a cargo de la detención de Hernández fueron el suboficial Manuel Gutiérrez, sargento segundo Rodrigo Leiva, sargento segundo Marco Jiménez y el cabo primero Ernesto González; todos funcionarios del Departamento de Investigación de Organizaciones Criminales (OS-9).

En cuanto a la constatación de lesiones, Francisco resultó con diversas heridas y hematomas en los dedos de sus manos, producto de un pisotón y un corte en su nariz, desmintiendo la versión de Gutiérrez, sobre que solo ocuparon la fuerza necesaria para subirlo al vehículo.

El reportaje reveló que la coordinación con el suboficial Gutiérrez para realizar la detención fue mediante WhatsApp y no por la Central de Comunicaciones de Carabineros (Cenco), lo que revelaría un sistema de comunicación paralelo utilizado por Carabineros durante el Estallido Social.

Durante el juicio, Francisco aclaró que él no había confeccionado ninguna bomba molotov, ya que, las imágenes obtenidas por el OS-9, mostraban a una persona sin tatuajes en sus dedos, mientras que  él los tiene tatuados desde hace seis años y que su prueba de hidrocarburos resultó negativa.

A pesar de ello, el 02 de septiembre del 2020, el joven fue sentenciado a cinco años de presidio efectivo por lanzamiento de cinco bombas molotov, convirtiéndose en el primer condenado del Estallido Social.

Corte Suprema rechaza recurso de revisión

Johanna  Hernández, prima de Francisco y vocera de la familia, ofreció declaraciones a El Ciudadano, en las que refirió a la decisión de la Corte Suprema de rechazar el recurso de revisión del caso presentado por la defensa.

«Yo como prima de Francisco, he estado desde el día uno luchando por su liberación. Hemos pasado muchos procesos muy duros y complicados, el último fue hace un día atrás donde la Corte Suprema se negó a revisar el caso de Francisco y así cambiar su condena de cinco años y un día», relató.

Insistió en que el joven fue condenado con pruebas muy poco claras, “solamente con el testimonio de Carabineros, los intramarchas y con un video donde graban a tres personas distintas y dicen que él es Francisco».

Recordó que en una primera instancia, la Fiscalía estaba pidiendo 24 años de cárcel para Francisco por cinco lanzamientos y la fabricación de molotov, pero el Tribunal Oral lo absolvió y no lo condenó por la fabricación de las bombas, ya que no había pruebas de ello.

«Justo en ese proceso se fracturó el pie jugando a la pelota dentro de Santiago Uno y al necesitar una operación de urgencia se apuró el proceso para encarcelarlo rápidamente, Sin embargo, él pudo por suerte ir a una de las audiencias, le preguntaron si él tenía algo que decir y dijo que el tipo que estaba fabricando las molotov en el video no tenía tatuajes en sus manos y el sí. Eso le ayudó a que quedara desestimada la fabricación de molotov y quedara la condena en cinco años y un día», explicó Hernández.

Asimismo, recordó que le practicaron pruebas de hidrocarburos, las cuales salieron negativas.

“Eso quiere decir que no tenía líquidos inflamables ni en su cuerpo ni en su ropa. Pese a eso, lo condenaron igual por el testimonio de este carabinero», señaló, al tiempo que indicó que por tal motivo la familia y la defensa decidieron recurrir a la Corte Suprema.

«Decidimos ir a la Corte Suprema para que revisara el caso, ya que nosotros no estábamos siendo escuchados por la Fiscalía, pero la Corte Suprema también nos denegó el proceso y decidió no revisar el caso de Francisco», lamentó.

Sigue leyendo: La situación actual de los presos políticos de la revuelta y sus familias: «Estamos devastados»

«Judicialmente, acá en Chile no hay nada que hacer respecto a la condena de Francisco. Así que nosotros como familia, junto con su abogado Lorenzo Morales, vamos a ir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Esto es para que Francisco pueda terminar con sus papeles limpios y recibir un juicio justo, porque consideramos que no lo hemos recibido», afirmó en sus declaraciones a El Ciudadano.

«Como Francisco ya está condenado, pensamos que se pueden pedir otro tipo de condenas como condena mixta, pero tenemos la esperanza de que ahí pueda salir de Santiago Uno. Pero ahí siempre va a salir siendo el condenado, nosotros lo que necesitamos es que salga absuelto porque es inocente de lo que se le acusa, eso es lo que nosotros como familia necesitamos», subrayó.

“Nos sentimos defraudados por el reportaje de Mega”

 En sus declaraciones, Johanna manifestó que los familiares de Francisco se sienten defraudados por el contenido de un reportaje realizado y emitido por Mega sobre los presos del estallido.

 «La madre de Francisco accedió a este reportaje, pero la verdad es que no sentimos defraudados. No se dijo que iban a poner gente hablando en contra de los presos, nosotros como familia trabajadora empatizamos mucho con aquellas personas que durante el estallido perdieron su fuente laboral, pero no se pueden mezclar peras con manzanas», criticó.

«Quiero que quede claro que Francisco está siendo condenado por lanzamiento de molotov a carros de carabineros, en ningún momento dañó ni siquiera a un carabinero, no está siendo acusado tampoco por eso ni tampoco por la quema y destrucción de nada, ni saqueos», acotó.

Asimismo, condenó el tratamiento y abordaje del referido medio a la situación de su primo y su familia.

«Esta prensa burguesa quiere mezclar todo e hizo la nota a la mamá de Francisco, pero también de pasada puso a gente que está sufriendo y deja entrever como que a Francisco le estamos pidiendo la libertad siendo que el quemó y destruyó la zona cero, siendo que no es así».


Comparte 👍

Comenta 💬