Iniciativa en la red para terminar con el robo de las trasnacionales a los países pobres

Las multinacionales evaden cada año 160 mil millones de dólares en impuestos en los países en desarrollo, cantidad que según la ONU es mucho más de lo necesario para erradicar el hambre en el mundo

Las multinacionales evaden cada año 160 mil millones de dólares en impuestos en los países en desarrollo, cantidad que según la ONU es mucho más de lo necesario para erradicar el hambre en el mundo. Para que acabe este despojo, un sitio web español entrega información y realiza acciones de denuncia.

A fines de los ‘90, Zambia estaba en bancarrota. Para enfrentar la crisis el Estado procedió a privatizar sus minas de cobre, siguiendo los consejos de los organismos financieros internacionales, diseñadas por un banco británico y un bufete de abogados americano.

Los acuerdos se negociaron de espaldas a la población y tienen una vigencia de 20 años. El royalty medio de las explotaciones se redujo del 3% al 0,6% y las empresas mineras sólo deben pagar el 12% de los impuestos corporativos. En los últimos años el cobre ha cuadriplicado su valor, pero el 86% de la población de Zambia sigue por debajo del umbral de la pobreza. En 2008, el nuevo gobierno canceló el acuerdo, lo que le ha valido una denuncia de las empresas mineras ante el Banco Mundial.

El caso de Zambia, como el de muchos otros países africanos, constituye una de las pruebas más claras del expolio al que algunas multinacionales someten a los más pobres del planeta, mediante los acuerdos injustos, la evasión de impuestos y el uso de paraísos fiscales.

En Liberia, la empresa acerera Mittal firmó un acuerdo con el gobierno que le permite fijar los precios del mineral de hierro que se extrae en el país, lo que en la práctica supone que decide los royalties que paga al Estado. El acuerdo se cerró en secreto tres meses antes de las primeras elecciones tras la guerra civil, y lo primero que hizo el nuevo gobierno fue denunciar las condiciones del contrato.

En Tanzania desde 1998 cada año se abre una nueva mina de oro. El país también produce diamantes, rubíes, zafiros y esmeraldas. Sin embargo, la mitad de sus 39 millones de ciudadanos vive con menos de 1 dólar al día y la esperanza de vida no supera los 51 años. Esta situación resulta muy sorprendente teniendo en cuenta que en los últimos años el oro ha alcanzado precios récord. En 2003, el Gobierno contrató a auditores independientes que demostraron que las cuatro mayores empresas mineras que tienen concesiones en el país inflaron sus pérdidas en más de 500 millones de dólares. De esta forma, evitaban pagar impuestos sobre los beneficios.

Directa o de soslayo, la evasión fiscal habrá provocado la muerte de 5,6 millones de niños en los países en desarrollo entre 2000 y 2015. Son 1.000 niños al día. La mitad ya han muerto.

EVASIÓN

Para acabar con esta situación, surge la web El Cobrador del Sur, iniciativa que se enmarca en la red Inspiraction www.inspiraction.org.

El sitio web denuncia que la evasión puede ser legal, realizando cierto tipo de “planificación fiscal” que permita obtener deducciones en impuestos o eludir el pago de determinadas tasas, mediante los mecanismos contemplados por la ley.

Otra forma es a través de la zona gris de la “evasión legal de impuestos”, para lo que se usan los llamados paraísos fiscales para esconder y multiplicar los beneficios.

Otras formas para evadir impuestos son ilegales, como la denominada “alteración de los precios”, en la que diferentes filiales de una multinacional venden bienes o servicios a otras filiales a precios manipulados. Así ocurrió en Chile hasta 1995 cuando luego de años de explotar minerales La Escondida declaró utilidades. Hasta esa fecha a las utilidades se le descontaba la inversión, lo que justificaban con miles de papeles y préstamos de su misma casa filial. El resto de las mineras privadas recién empezó a pagar impuestos el 2004.

Y no se trata de cifras menores, ya que el 60% del comercio mundial se realiza actualmente entre las corporaciones globales y sus filiales. El otro sistema, conocido como “facturas falsas”, es cuando se realizan transacciones similares entre empresas que no están relacionadas en acciones.

PARAÍSOS FISCALES

La mayor parte del dinero que las corporaciones multinacionales obtienen ilegalmente de los países en desarrollo acaba en los llamados paraísos, estados que ofrecen unas condiciones fiscales mucho más favorables a personas y empresas.

Andorra, Gibraltar, Bermudas, Islas Barbados, Dominica, Mónaco, Bahamas, son algunos de ellos.

Las principales ventajas que ofrecen se relacionan con los impuestos menores o inexistentes, el estricto secreto bancario y escasa información que rodea las identidades y cuentas de los clientes, distinguiéndose hoy entre los “paraísos cooperantes” (aportan algún grado de información a la justicia de otros países) y “no cooperantes” (se niegan a entregar cualquier tipo de información sobre sus clientes).

Muchos famosos depositan sus fortunas en éstos, como el campeón de la F1 Lewis Hamilton o el cantante Phil Collins. Según cálculos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en estos estados hay depositados entre 5 y 7 trillones de dólares, el doble del PIB de Reino Unido.

Resulta muy significativo que las cuatro mayores consultoras financieras del mundo, KPMG, PricewaterhouseCoopers, Deloitte y Ernst & Young estén presentes en prácticamente todos los paraísos fiscales, junto a las principales firmas de asesoría financiera y de abogados del planeta.

Estas cuatro compañías han tenido que pagar en los últimos años grandes sumas de dinero por vulnerar las regulaciones financieras. Y a pesar de eso, aún conservan su estatus como auditoras del sistema financiero mundial.

Además de ayudar a sus clientes a evitar el pago de impuestos a través de las sociedades y las cuentas secretas que crean en estos países, también colaboran con los gobiernos de los paraísos fiscales para diseñar nuevos productos que atraigan a más clientes y que eludan las limitaciones y controles que imponen los gobiernos de los otros países.

Argentina es un país que conoce muy bien los efectos de los paraísos fiscales. En los años 90, muchos militares transfirieron a paraísos fiscales el dinero que habían robado durante los años de la dictadura. En el año 2005, doscientas personas murieron en el incendio de una discoteca de Buenos Aires, cuyas salidas de emergencia estaban cerradas con llave. El caso generó una enorme ira popular, porque la discoteca pertenecía a una empresa registrada en Uruguay (un paraíso fiscal hasta ese entonces) y no se pudo averiguar quién debía pagar las indemnizaciones de los fallecidos. Tras este escándalo, las autoridades argentinas prohibieron operar en el país a ninguna empresa que estuviera registrada en un paraíso fiscal.

RESPONSABILIDAD EN ASESORES

El Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (International Accounting Standards Board, IASB) es el organismo privado que establece las reglas para la presentación de las cuentas financieras de las empresas. Más de 100 gobiernos de todo el mundo, incluidos la mayoría de los estados europeos, convierten las recomendaciones de este organismo en leyes que regulan las actividades financieras.

No resulta casual que la mayor parte de los componentes de la junta directiva de este Consejo sean ex-directivos de las mayores consultoras financieras referidas más arriba, que incluso lo financian mediante una Fundación registrada en Delaware, estado norteamericano que es uno de los primeros paraísos fiscales del mundo y donde tienen su sede las principales empresas de Estados Unidos: Wal-Mart, General Motors, Ford, Boeing, Citigroup, Coca-Cola, entre otras.

En Estados Unidos KPMG, Deloitte, PricewaterhouseCoopers y Ernst & Young han abonado multas de hasta 456 millones de dólares por malas prácticas financieras. En Reino Unido, Ernst & Young tuvo que pagar 750.000 libras por ocultar información y también estuvo implicada en un fraude del IVA. Las cuatro empresas han sido multadas asimismo en Italia por ponerse de acuerdo para limitar la competencia en el mercado de la auditoría.

CAMBIO DE MENTALIDAD

Para Inspiraction, “es necesario un cambio de mentalidad global en la materia, que debe ser impulsado y liderado por los gobiernos de los países desarrollados”.

En El Cobrador, entregan algunas sugerencias: Evaluar la verdadera dimensión del problema, a través de estudios sobre los flujos ilícitos de capital y la evasión de impuestos, especialmente en sus propias jurisdicciones y áreas de influencia, y respecto al papel que tienen sus empresas y organizaciones en este asunto.

Por otro lado impedir la ocultación de beneficios, repatriar la riqueza ilícita, requerir a los bancos que desvelen la propiedad de las entidades extranjeras a las que prestan servicios, y obligar a los empleados de las empresas de importación y exportación a firmar sus facturas, asegurando que los precios son correctos bajo su responsabilidad personal, entre otras medidas.

Más información y material de difusión en http://www.elcobradordelsur.com/

Por Cristóbal Cornejo

El Ciudadano

Compártelo

Comentarios