Inmigrantes peruanos marchan a La Moneda y exigen al Gobierno nueva regulación migratoria

Al mediodía del viernes 7, el Comité de Refugiados Peruanos en Chile, realizó una marcha desde las esquinas de Catedral y Puente hasta las cercanías de La Moneda, para entregar un manifiesto, dirigido al presidente Piñera, que exige un nuevo procedimiento de regularización migratoria para los extranjeros que aún no logran formalizar su situación en […]

Al mediodía del viernes 7, el Comité de Refugiados Peruanos en Chile, realizó una marcha desde las esquinas de Catedral y Puente hasta las cercanías de La Moneda, para entregar un manifiesto, dirigido al presidente Piñera, que exige un nuevo procedimiento de regularización migratoria para los extranjeros que aún no logran formalizar su situación en nuestro país.

“La irregularidad migratoria es un mal en sí misma”, no sólo porque da cabida a las violaciones de derechos de las personas, sino porque también “promueve el trabajo informal, atenta contra los aportes que corresponden por salud y pensiones de los trabajadores”, se genera diferenciación de trato, respecto a los trabajadores nacionales y se provocan múltiples problemas sociales, señaló en la actividad el secretario del comité, Raúl Paiba.

La legislación migratoria vigente data de 1974 y del convenio Tacna-Arica de 1932. Ésta, lo que hace, es “obstaculizar la regularización de los trabajadores”, comenta Paiba. “Chile hoy es receptor de inmigrantes, por tanto, necesita una nueva ley e institucionalidad que agilice los trámites para la formalización de los trabajadores extranjeros que residen acá y que tanto aportan con su esfuerzo diario”, continúa.

De acuerdo a un estudio del Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior, en Chile, desde 1960, se ha reducido la población de origen europeo sobre el total de la migración (17% según Censo 2002), y la migración de origen sudamericano llegaba a un 67% del total de la población extranjera en Chile de la época.

Aunque los gobiernos de la Concertación introdujeron reformas y actualizaciones a ley de migración, recogiendo compromisos internacionales suscritos por nuestro país, como la Convención sobre trabajadores migratorios y sus familias, la actual legislación e institucionalidad no permite un tratamiento multilateral que posibilite una apertura de las fronteras, al estilo de lo que hace la Unión Europea con sus países miembros, ni permite incorporar a los inmigrantes como usuarios específicos de los derechos que el Estado debe garantizar. Incluso, las actuales disposiciones, establecen multas en dinero, que muchas veces son imposibles de pagar por estas personas, explica Paiba.

Dentro de las peticiones de los inmigrantes, se incluye: La flexibilización general de todos los trámites migratorios, con procedimientos simplificados y tomando como verdaderas las declaraciones de los usuarios sin mayor formalidad, ello sin perjuicio de que con posterioridad sean verificadas antes de concluir el trámite; la exoneración o rebaja de las sanciones en dinero; la condonación de sanciones de expulsión o de abandono del país, y la facilitación del ingreso y salida del país para los casos de reunificación familiar.

Asimismo, insistieron en la necesidad de implementar procedimientos abreviados de otorgamiento de visas para menores de edad, y simplificar los procedimientos para los trámites que realicen las mujeres embarazadas.

La marcha se desplazó por el paseo Ahumada hasta la esquina de la calle Moneda, custodiada por numerosos efectivos policiales. Ahí, tropas de Fuerzas Especiales de Carabineros, a cargo del Capitán Jean Paul Aravena, impidieron el paso hacia la sede de Gobierno. Paiba y Rodolfo Noriega, integrantes del Comité, se dirigieron hasta la oficina de partes para dejar un documento de 18 páginas dirigido al Presidente, en el que exponen sus peticiones. La respuesta debe darse dentro de los próximos 15 días, según las disposiciones legales.

Por Cristóbal Cornejo

El Ciudadano

Compártelo

Comentarios