Jorge Magasich, historiador: “En la Armada hubo mayor oposición al golpe de estado”

Una zona ensombrecida de la historia reciente de Chile es el tema del historiador Jorge Magasich en su libro ‘Los que dijeron No’ (LOM Ediciones)


Autor: Mauricio Becerra
29/06/2009

Una zona ensombrecida de la historia reciente de Chile es el tema del historiador Jorge Magasich en su libro ‘Los que dijeron No’ (LOM Ediciones). Se trata de los marinos que intuyeron un golpe de estado en 1973 y fueron apresados y torturados por denunciar la confabulación. Torturado por sus compañeros de armas bajo el gobierno del presidente Allende.

La obra la desarrolló Magasich durante 8 años, en los que revisó miles de páginas de los procesos a los marinos constitucionalistas y efectuó cientos de entrevistas. El libro cuenta del intento por frenar el golpe de estado a Allende por parte de un sector importante de la marina, quines incluso en agosto de 1973 propusieron un plan para detener a los golpistas por ellos identificados y declarar la lealtad de dicha rama al gobierno constitucional. La idea fue desechada por Allende.

Magasich es doctor en Historia de la Universidad Libre de Bruselas y profesor de historia de América Latina en el Institut de Hautes Etudes dek Comunications Sociales. Antes publicó ‘América mágica, mitos y creencias en tiempos del descubrimiento del nuevo mundo’, junto a Jean-Marc de Beer.

El historiador en entrevista con El Ciudadano da cuenta de los contactos previos al golpe entre la Armada y los Chicago Boys, lo que abre las pistas a que las motivaciones de los insurrectos al orden constitucional no buscaban sólo derrotar a la Unidad Popular, sino que sobre todo crear el clima para instaurar su modelo económico. Además acusa el carácter confesional de la marina chilena, que oficiales navales dieron explosivos para atentados de Patria y Libertad, la dependencia de EEUU y el carácter oportunista del almirante Merino

¿Qué pasó con la mayoría de los protagonistas de su libro?

– Una importante parte no fue detenido, pero 200 de ellos si lo fueron. Hay 92 marinos que fueron condenados a penas de prisión entre 3 y 8 años, muchos de ellos también fueron torturados. Los condenados a 3 años cumplieron su pena y desde 1978 la mayoría de ellos se fue al exilio. Otros 2 murieron haciendo resistencia a la dictadura, Ernesto Zúíga y Alberto Salazar. De los que se exiliaron, unos 50 habrán vuelto a Chile desde la transición.

¿Cuántos marinos en total participaron de este movimiento anti golpista?

– Eran varios cientos, integrados exclusivamente por sub oficiales.

Según la investigación que concluyó ¿se puede decir hoy que fue total la adhesión de los estamentos armados a la conjura y golpe de estado de 1973?

– No, al investigar uno se da cuenta que fueron significativos los que dijeron no al golpe, desertando días antes o después del golpe. Si nos atenemos a la cifra de exonerados son del orden de los 6 mil miembros de las fuerzas armadas que reclamaron haber sido exonerados luego del golpe.

¿En qué rama hubo más disidencia?

– En la marina. En la Fach eran 25 oficiales y unos 90 suboficiales.

¿Cuál fue el rol del almirante Raúl Montero?

– Montero trató de impedir el golpe hasta el último día. En su calidad de comandante en jefe de la Armada no aceptó todas las presiones que hubo antes de renunciar. Incluso fue ministro de Hacienda de Allende. El día del golpe se sabe que intentó acudir a la Moneda, pero fue secuestrado en su casa.

¿Qué podemos rescatar de su figura?

– Montero intentó ir a estar con Allende el día del golpe de estado. Eso habla muy bien de él. Habla de su tradición democrática, así como 4 almirantes que en1891 se negaron a participar del golpe contra Balmaceda, muchos de ellos eran sobrevivientes de la Esmeralda, como Latorre y Uribe.

MUERTE DEL COMANDANTE ARAYA

¿Qué nos podría recordar del rol de la prensa en el encubrimiento del asesinato del comandante Araya, edecán del presidente Allende?

– El periodista Jorge Escalante ha hecho un trabajo de investigación brillante. Hubo una campaña de prensa orquestada por Hermógenes Pérez de Arce que orientó las investigaciones de los servicios de inteligencia de las fuerzas armadas tras la muerte del edecán naval de Allende hacia el GAP o el MIR. Los únicos que siguieron las pistas correctas, que llevaron a dar cuenta de que el asesinato fue hecho por agentes de Patria y Libertad fue la policía de Investigaciones.

¿Pero diarios como El Mercurio cómo apoyaron las pistas falsas?

– La Estrella de Valparaíso y La Segunda, de propiedad del Mercurio, contaron esta historia del tal Riquelme, que, según dichos medios, confesó que los asesinos eran cubanos. Si pusieron todo su esfuerzo en inculpar a un detenido por ebriedad que apareció en una comisaría, apellidado Riquelme.

Los atentados de 1972 a oleoductos y gasoductos para desestabilizar a la UP, por parte de miembros de Patria y Libertad qué conexión tuvieron con la Armada.

Según lo que contaron miembros de la directiva de dicho grupo político, los explosivos para realizar los atentados les fueron proporcionados por miembros de la Armada, específicamente por Hugo Castro. La Armada, contaron ellos, les suministraba los explosivos e indicaba los objetivos.

¿Qué nos puede contar de la dependencia desde 1940 de insumos de marina norteamericana?

La mayoría de los buques desde esa fecha usados por la Armada era transferidos de segunda mano de la US Navy. Si la condición del traspaso de estos buques era de que en caso de un conflicto mundial estos buques integrarían una sola fuerza con Estados Unidos. Se trataba de un ejército de reserva aparte, que en Chile era la mitad de la flota. Si su condición era de préstamo renovable. Tenían bandera chilena, pero no podían ser usados contra países que tuvieran pactos militares con EEUU.

LAS MOTIVACIONES DEL GOLPE

Un área ensombrecida de la historia es que tanto Pinochet como Merino estaban al tanto que el 12 de septiembre de 1973, el presidente Allende iba a llamar a plebiscito, por qué entonces hicieron el golpe. Una clave de esto es que la Armada ya conocía el Ladrillo, propuesta neoliberal de ordenamiento, sólo aplicable bajo un orden autoritario…

– Sí, eso demuestra que el objetivo del golpe iba más allá del derrocamiento del gobierno, sino que fue más que para terminar con la UP, imponer un orden económico imposible de aceptar por la ciudadanía en democracia. Dicho plan neoliberal requería una dictadura.

¿Los contactos de la Armada con los Chicago Boys a qué fecha se remontan?

– Existía la Cofradía Náutica del Pacífico Sur, donde compartían Agustín Edwards, Toribio Merino, Cubillos y Roberto Kelly. Había entre los sectores más ricos de este país había especial interés en mantener contactos con la Armada, Incluso Kelly era el nexo entre el grupo Edwards, el grupo civil que estuvo tras el golpe, y los militares. Incluso post golpe Kelly fue muy bien remunerado por este rol.

¿A qué fecha se remontan estos vínculos?

– A 1969.

¿Estos vínculos se mantienen hoy?

– Mi investigación se centró en ese periodo, pero se mantiene esa tradición aristocrática en el alto mando naval.

¿La Armada chilena además sigue siendo confesional?

– La Armada está consagrada al Sagrado Corazón de Jesús, en circunstancias que ningún organismo del Estado es confesional. Hay capellanes en la marina que son escogidos por ser conservadores.

También la Armada rinde reconocimiento a figuras contrarias al orden constitucional en Chile, como Toribio Merino o Jorge Montt. Hay una estatua de Merino en la entrada del Museo Naval en Valparaíso.

– Eso da cuenta de que aún la Armada instruye a sus oficiales políticamente, destacando a figuras que han incitado golpes de Estado en el país. Se los está instruyendo en un doctrina de incitación a golpes de estado. El hecho de que héroes de la Armada sean Merino y Montt, quienes encabezaron revueltas conservadoras, es revelador del perfil que aún mantiene la Armada chilena.

Hay una foto de la presidenta Bachelet cuando era ministra de Defensa inaugurando una estatua de Jorge Montt en la Moneda ¿Bachelet no sabrá acaso que se trató de un personaje que violó la constitución?

– Cualquiera que conozca la historia de Chile sabe quien es Jorge Montt. Esa pregunta habría que hacérsela a ella: por qué se acepta en el palacio del gobierno un busto de un marino como Montt, que llegó ilegalmente a su puesto.

LAS HUELLAS DEL CRUCERO LATORRE

¿Se puede pensar en Chile en una marina más democrática?

– Los marinos que denunciaron en golpe tuvieron cierta noción de una marina democrática luego de que un grupo de ellos estuviera en Suecia compartiendo con la armada de dicho país durante la UP. Allí constataron que el trato era más democrática, que los marinos tenían derechos cívicos, donde existe una sola escuela y no se divide entre oficiales y clases, donde los planes de estudio son determinados por el Parlamento y no por una cofradía de la misma Armada. Había muchas medidas al respecto para tomar.

¿Este discurso se veía en los marinos que defendieron a la UP?

– Sí, en sus propuestas había la escuela náutica única.

También en el libro destaca la importancia del crucero Latorre ¿cuál fue ésta?

– Dicho barco fue un agitador involuntario. Se trataba de un crucero construido en Suecia cuya arquitectura indicaba otras realidades sociales. Los espacios reservados a la tropa eran mucho más espaciosos y dignos que los construidos en Estados Unidos o Inglaterra. Para los marinos fue un testigo mudo de que había otras realidades sociales, lo que los impactó fuertemente.

En el libro se refiere a Gerardo Iriart ¿quién fue ese personaje?

– Fue un oficial naval que se negó a participar en el golpe de estado y mandó una carta diciendo que renunciaba a la Armada porque violaba los principios democráticos. Fue condenado por esto a 10 años de prisión, los que no alcanzo a cumplir porque fue exiliado en México. Es el único oficial naval que renunció a la Armada luego del golpe de estado, junto a Horacio Larraín, otro oficial naval que estuvo en contra del golpe.

MERINO Y PRIMEROS TORTURADORES

¿Cuáles eran las motivaciones de Merino para hacer el golpe?

– Por lo que pude establecer, contrario a lo que él dice, Merino no adhirió al golpe desde el primer día. Se sabe que Merino era muy oportunista y su promoción dependía del presidente Allende, lo que hizo que recién adhiriera al golpe el segundo semestre de 1972. Nunca fue de los primeros complotados, como Troncoso y Carvajal. El se atribuye más cosas de las que dijo.

También la Armada aportó con los primeros torturadores a la dictadura de Pinchet.

– Si, Luis Kohler Herrera, que era capitán de la infantería de marina. En 1963 Kohler siguió cursos sobre la “guerra de guerrillas” en Estados Unidos, impartidos por el United States Marine Corps. Aunque fue denunciado como torturador por los propios marinos en una emocionante carta enviada a Salvador Allende, y que el gobierno de Allende y la comandancia de la Armada abrieron un sumario contra seis acusados de torturas, Kohler entre ellos, éste vive en Viña del Mar, en la más absoluta impunidad. La Armada paralizó aquellos sumarios.

Mauricio Becerra R.

El Ciudadano

Nota: hacemos un llamado a esos 6 mil ex miembros de las FF.AA. chilenas que se resistieron a obedecer las órdenes golpistas a que nos envíen sus testimonios a [email protected]


Comenta

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Relacionados