Los anarquistas son los principales activistas de la izquierda judía israelí

Esta es una traducción del hebreo de la columna semanal de Noam Sheizaf en Time Out Tel Aviv

Los anarquistas son los principales activistas de la izquierda judía israelí

Autor: Wari
11/11/2012

Esta es una traducción del hebreo de la columna semanal de Noam Sheizaf en Time Out Tel Aviv . Fue escrito como respuesta al etiquetado de «anarquistas» que los miembros del Knesset y periodistas israelíes le colocaron a los activistas del J14. Se puede leer el original en hebreo aquí. Fue publicado por primera vez en inglés en la página web 972 y se puede leer aquí. Gracias a Lisa Goldman por la traducción del artículo al inglés.

_____

La derecha israelí ha aprendido una nueva palabra: «Anarquistas». MK Miri Regev llamó a los líderes de la protesta del J14 «anarquistas que activamente socavan el Estado», y la reportera de asuntos económicos del Canal 10, Sharon Gal, dijo que los manifestantes eran «una especie de anarquistas»; en esa misma línea, actualizaciones de estado en Facebook y comentarios en sitios de noticias reflejan sentimientos similares. Todo esto es una tontería, por supuesto. El movimiento por la justicia social está encabezada por la clase media israelí, y siempre ha habido mucho más que revolucionarios profesionales israelíes en las manifestaciones.

Pero vamos a hablar de los propios anarquistas. En los últimos dos o tres años he viajado con ellos en varias ocasiones a diversas manifestaciones en Cisjordania y he llegado a conocer a un buen número de ellos -sobre todo los miembros de Anarquistas Contra el Muro. No sería una exageración decir que mi relación con ellos fundamentalmente alteró mi percepción política.

Al principio estaba horrorizado por la forma en que los anarquistas rechazaban acontecimientos que parecían muy importante para mí -como elecciones a la Knéset [Parlamento] o manifestaciones en la Plaza Rabin. Sin embargo, después de un tiempo empecé a entender el poder de su activismo político. Uno de los aspectos del activismo es pensar políticamente sobre todas nuestras opciones de vida -lo que comemos, que nos explotan a través de nuestro trabajo y cómo se oprime a otros. La otra cara es participar continuamente en una acción política determinada. Su activismo no es sólo acerca de las manifestaciones: Los anarquistas han cambiado los nombres de las calles de Tel Aviv a los nombres de las calles de Hebrón ocupado, han publicado pegatinas denunciando «Etiquetado de Precios», y las acciones de los colonos contra los palestinos, y han «regresado» al embajador de EE.UU. cajas de  bombas lacrimógenas, de fabricación estadounidense, utilizadas por el ejército israelí en las manifestaciones del West Bank.

Todos estos son principalmente acciones simbólicas, destinadas a sensibilizar al público sobre las cosas que se están haciendo en su nombre a sólo 20 kilómetros de Tel Aviv. El hecho de que este pequeño grupo de personas sean los únicos israelíes judíos que están dispuestos a oponerse a la ocupación con el activismo serio -y no sólo quejarse en la conversación de cafetería o en las páginas de Haaretz– es un comentario poco halagador sobre la sociedad israelí.

El número de anarquistas es sólo de unas pocas docenas, pero han tenido un enorme impacto. Miles de israelíes han visitado Bil’in y visto por primera vez el ejército israelí desde el punto de vista de que los palestinos los ven -frente al cañón de un arma de fuego, en lugar de detrás del gatillo (esto es una experiencia que altera la mente). Como resultado de las manifestaciones, el Ejército alteró la ruta de la barrera de separación en Bil’in. Pero más importante aún, las manifestaciones ayudaron a traer un poco de conocimiento sobre la ocupación a la atención de toda una generación.

La lucha en Sheikh Jarrah nació del activismo de los anarquistas. Incluso los manifestantes pro justicia social han aprendido algo de ellos -y no me refiero a la rotura de una ventana de cristal de los bancos.

La mayor parte de las acusaciones formuladas contra los anarquistas son mentiras. He asistido a decenas de manifestaciones y no he visto ni una vez a un anarquista tirar una piedra o atacar a un soldado o un oficial de policía. A diferencia del movimiento anarquista mundial, los anarquistas israelíes restringir su activismo a la desobediencia civil y a la no violencia -la negativa a servir en el ejército, el bloqueo de carreteras, el boicot y la detención voluntaria. Por estas acciones deben pagar un duro precio personal.

Incluso cuando no estoy de acuerdo con ellos y tengo dificultades con su dogmatismo, estoy convencido de que los anarquistas son el grupo más importante de activistas de izquierda que Israel ha visto en décadas. En pocos años, muchas personas que ‘cacareaban’ sobre ellos, ahora dicen que a los anarquistas los apoyaron todo el tiempo. Como uno de los activistas escribió esta semana en Facebook: Si hubiese tantos anarquistas como los idiotas de la reclamación del Knesset, habría un montón de idiotas menos en el Parlamento.

Por Noam Sheizaf

Julio 8 de 2012

Fotos: (1) El bloqueo de la calle Rothschild en Tel Aviv para protestar contra la restricción de movimientos y bloqueos de carreteras en Palestina / (2) Banderas de activistas israelíes e internacionales en frente de un camión (con pulverización de agua con mal olor) del ejército israelí durante la protesta semanal contra la ocupación israelí en la aldea cisjordana de Nabi Saleh. Oren Ziv / Activestills.org

Relacionado:

Entrevista a Ilan Shalif de Anarquistas contra el Muro: Acción Directa No-Violenta que une a israelitas y palestinos

Violencia saca a la izquierda israelí de su letargo

El otro Israel


Comenta

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Relacionados