es Spanish

Escándalos judiciales, corrupción y una serie de medidas impopulares

Ni la Copa América salva a Bolsonaro de los escándalos de su Gobierno

El presidente ultraderechista de Brasil, quien tiene poco más de cinco meses en la jefatura de Estado, enfrenta en la actualidad el momento más difícil de su Gobierno


El pasado viernes -14 de junio de 2019- se inauguró en Brasil la 46 edición de la Copa América, la principal competencia futbolística entre selecciones de América del Sur -aunque en las últimas ediciones incluyen invitados de otras latitudes- y la más antigua del mundo.

Pero, esa jornada en Brasil no estuvo precisamente concentrada en el inicio del torneo que se extenderá hasta el 7 de julio. Un paro nacional, convocado por los principales sindicatos de trabajadores, entre otros gremios, tomó protagonismo para denunciar las acciones del naciente gobierno de Jair Bolsonaro contra derechos sociales y laborales alcanzados por el pueblo brasileño.

Reforma de pensiones, recortes a la educación, desempleo, agravamiento de la situación económica, descontento social, incremento de la violencia armada, entrega de empresas fundamentales a capitales extranjeros, escándalos en el sistema de justicia, corrupción, sicariatos, narcotráfico y una serie de medidas impopulares son parte del cóctel que tiene al Gobierno del ultraderechista en su peor momento.

“Huelga general en Brasil», «Crisis en Brasil», «Copa América se inagura con protestas», entre otros muchos titulares sobre la baja popularidad del Gobierno de Bolsonaro y el escandalo judicial que hizo encarcelar al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva sin pruebas en su contra sino con argumentos infundados y falsos, describen la realidad del gigante suramericano, país que en medio de la Copa América, evidencia una gran crisis política, económica y social.

Las redes sociales y portales digitales también dan cuenta de ello, aunque los medios masivos tratan de hablar más sobre el desarrollo y entretelones del evento futbolístico, el deporte favorito del país que más copas del mundo tiene, cinco.

Sin embargo, las imágenes de trancas de calles, quemas de caucho, protestas, pancartas con frases «Fora Bolsonaro», «Lula Livre», «Moro corrupto», entre otras, fueron divulgadas en redes sociales como parte de la huelga general que se realizó en al menos 300 ciudades.

La crítica situación social y económica en Brasil se ha sumado al descontento generalizado y el polémico escándalo que involucra al ministro de Justicia de Bolsonaro, Sergio Moro, el juez en la operación Lava Jato, y un grupo de fiscales que participaron en un complot judicial para enjuiciar y condenar de manera infundada y sin ningún tipo de pruebas a Lula, y así evitar que ganara las elecciones presidenciales de 2018.

Franco Bolsonaro
Otro de los escándalos en los que está inmerso Bolsonaro, es en el sicariato de la activista Marielle Franco. Sus vínculos con los asesinos demuestran una amistad de años

Huelga exitosa contra Bolsonaro, Moro y las medidas arbitrarias

La huelga del viernes 14 de junio fue convocada el pasado 1° de mayo por las principales centrales sindicales, como la Central Única de los Trabajadores (CUT), la Central de los Trabajadores y Trabajadoras de Brasil (CTB) y Força Sindical; así como también por estudiantes, profesores, importantes sectores industriales y partidos políticos.

Las marchas realizadas en 300 ciudades del país para rechazar la gestión de Bolsonaro, muy cercano al gobierno estadounidense de Donald Trump, incluyeron también a la principal ciudad económica: Sao Paulo, donde se registraron también quemas de cauchos y fuertes protestas a favor de la libertad de Lula y el encarcelamiento de Moro y sus cómplices.

«La huelga general es de todos. Este viernes no es para ir a trabajar, es un día para quedarse en casa, día de cruzar los brazos y decir que no aceptamos ataques a nuestros derechos, a la soberanía nacional y a la democracia«, apuntó Vagner Freitas, presidente de la CUT.

Según las centrales sindicales, el motor principal de la huelga es protestar por la reforma de jubilaciones, tema que se discute en la actualidad en el Congreso. Además, ante el creciente descontento por el escándalo judicial, las fuerzas sociales de Brasil también exigen la repetición de las elecciones presidenciales, pues consideran que Bolsonaro ganó de manera fraudulenta, gracias al accionar ilegal de su ministro Moro, quien inhabilitó a Lula.

Para los sindicatos la huelga fue exitosa. Registraron paros parciales de transporte, se bloquearon carreteras y hubo fuertes protestas al final de la tarde, justo antes del juego inaugural entre Bolivia y Brasil.

Huelgas brasil
Las protestas en Sao Paulo paralizaron la ciudad. Foto: Agencias

Se paralizaron también los sectores petrolero, bancario y correos de varios estados, así como estudiantes y profesores se movilizaron contra los bloqueos de presupuestos a las universidades que en mayo pasado ya habían protagonizado dos protestas masivas.

Según un balance de las centrales sindicales, 45 millones de trabajadores se adhirieron a la huelga en 300 ciudades de casi todos los estados. En Sao Paulo, la policía detuvo al menos a 10 manifestantes que incendiaron un automóvil para bloquear una calle.

Bolsonaro estudiantes
Las protestas del sector estudiantil fueron masivas en mayo pasado

«La huelga está siendo exitosa, a pesar de las prácticas antisindicales de patrones y tribunales e incluso con la represión policial en varios estados», aseguró el presidente de la Central Única de los Trabajadores (CUT), Vagner Freitas.

En Río de Janeiro, miles de manifestantes comenzaron a congregarse a media tarde en la céntrica plaza de la Candelaria. En horas de la mañana habían sido dispersados por la policía con bombas lacrimógenas y de ruido, describió el portal G1.

estudiantes
Los estudiantes reclaman a Bolsonaro los recortes a universidades y rechazan su campaña a favor de la tenencia de armas. Foto: Web

Los medios también reportaron que mientras Bolsonaro asistió al estadio Morumbí para la inauguración de la Copa, en Sao Paulo, una línea de metro fue totalmente paralizada y tres operaron parcialmente, confirmó la propia compañía. Solo las líneas 4, que llega al Morumbí, y la 5, ambas de gestión privada, funcionaron normalmente.

En otras capitales como Salvador de Bahía (noreste) solo funcionó el metro, en tanto que en Brasilia, Porto Alegre (sur) o Recife (nordeste) se registraron paros parciales. En Belo Horizonte, el metro permaneció cerrado, reportaron los medios locales

Bolsonaro y la reforma de pensiones

Una de las apuestas de Bolsonaro en su paquete de medidas neoliberales es “equilibrar las cuentas públicas” a través de la reforma de pensiones, una política que ha generado gran descontento social, pues busca establecer una edad mínima de jubilación de 62 años para las mujeres y de 65 para los hombres, así como un período de transición de 12 años hasta que las reglas entren en vigor.

Un trabajo de Actualidad RT explica que actualmente en el sector privado las mujeres pueden jubilarse con 30 años de cotización y los hombres con 35, independientemente de su edad. Pero, el Gobierno de Bolsonaro pretende “aumentar los ingresos” del Estado, al mismo tiempo que recorta “gastos” al limitar los beneficios sociales que ya han alcanzado los trabajadores brasileños.

corrupción temer
Los escándalos de corrupción en Brasil se han intensificado tras la llegada de Temer al poder en 2016

Para Bolsonaro, el ahorro sería de unos 310.000 millones de dólares en una década. Pero esta política depreciativa de los derechos sociales y laborales de los brasileños ya se venía ejecutando durante el gobierno de facto de Michel Temer, empresario que llegó al poder tras el golpe parlamentario ejecutado contra Dilma Rousseff a través de un lobby judicial parecido al que encabezó Moro contra Lula.

De hecho, las cifras negativas contra los pensionados fueron notables en el régimen de Temer y, tan solo en 2018 acumularon un déficit de unos 78.600 dólares.

protestas Brasil
Las protestas contra Bolsonaro son masivas en todo el país. Foto: Web

Por tal razón, los sindicatos y huelguistas denuncian que tanto Bolsonaro como su ministro de Economía, Paulo Guedes, no tienen una política clara para el crecimiento económico y la generación de empleos.

La crisis económica en Brasil se siente también en la contracción del Producto Interno Bruto (PIB), de 0,2 % durante los primeros tres meses de gobierno de Bolsonaro. Se trata de la primera caída de este indicador desde 2016, cuando perpetraron el golpe contra Dilma para imponer a Temer.

Las protestas contra Bolsonaro van también en el sector educativo. En mayo pasado se organizaron varias marchas en rechazo a los recortes del gobierno en ese sector fundamental para el país.

fascismo Bolsonaro
Desde la campaña presidencial, Bolsonaro fue ampliamente denunciado por sus posturas fascistas. Foto: Web

Las protestas de la fuerza estudiantil son en rechazo a la decisión de Bolsonaro de aplicar un «congelamiento» de 30 % del presupuesto no obligatorio de las universidades federales, cifra que representa 3,4 % del total dirigido a esas instituciones académicas.

El ministro de Educación, Abraham Weintraub, justifica esos recortes al argumentar que algunas instituciones permitían «eventos políticos, manifestaciones partidarias y fiestas inadecuadas para un ambiente universitario».

Lula
En medio de las protestas también se exige la libertad plena de Lula, encarcelado sin pruebas por el actual ministro de Justicia, Sergio Moro

La «llave maestra» de Bolsonaro

La reforma de las jubilaciones es una promesa con la que el ultraderechista ganó el apoyo de los mercados durante su campaña electoral. El ministro Paulo Guedes define la reforma de pensiones como la «llave maestra» para reducir el déficit público.

El proyecto inicial contemplaba un ahorro de casi 1,2 billones de reales en 10 años (más de 300.000 millones de dólares al cambio actual). Pero las medidas para conseguirlo generan resistencias entre los legisladores, que deben aprobarlo por una mayoría de tres quintos en el plenario de ambas cámaras para que entre en vigor.

Brasil
Parte de las protestas registradas el pasado viernes antes de la inauguración de la Copa América. Foto. Agencias

A fin de hacerlo más digerible, el relator del proyecto retiró algunos puntos, como el que preveía transformar el régimen actual, de reparto, en una jubilación por capitalización individual. También excluyó medidas que afectaban las pensiones para ancianos indigentes y a los trabajadores rurales que gozan de beneficios aunque no hayan cotizado.

El ahorro quedaría así reducido a unos 900.000 millones de reales, una suma, según Guedes, totalmente insuficiente para recuperar la confianza de los inversores en un país amenazado por una nueva recesión después de la del 2016.

Paulo Guedes
Paulo Guedes encabeza la ejecución de políticas neoliberales que pretende imponer el gobierno de Bolsonaro. Foto: Web

«Aprobar la reforma del relator, con un corte de 860.000 millones de reales, sería abortar la Nueva Previdencia», declaró el ministro y discípulo de la Escuela de Chicago, cuna del neoliberalismo, también conocida como los «Chicago Boys».

Los diputados, en ese caso, «demostrarían que no están comprometidos con las futuras generaciones», aseguró Guedes. La Bolsa de Sao Paulo, que operaba en positivo, cambió de orientación tras esas declaraciones y cerró con una baja de 0,74%.

The Intercept
El portal The Intercept ha publicado una serie de documentos filtrados en conversaciones de chats grupales donde se evidencia la complicidad de Moro y fiscales del caso Lava Jato que actuaron de manera ilegal para encarcelar a Lula y evitar que ganara las elecciones presidenciales de 2018

Te puede interesar:

4,225,533FansMe gusta
151,489SeguidoresSeguir
288,696SeguidoresSeguir
16,463SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -