Pedofilia en Iglesia Católica holandesa genera reacciones

Muchas han sido las reacciones ante la publicación en Radio Nederland y el periódico holandés NRC Handelsblad sobre los abusos sexuales en un internado católico durante la década de los 60

Por Wari

02/03/2010

0 0


Muchas han sido las reacciones ante la publicación en Radio Nederland y el periódico holandés NRC Handelsblad sobre los abusos sexuales en un internado católico durante la década de los 60.

Sin embargo, en la central donde oficialmente se denuncian tales casos, llama la atención la poca actividad. Las víctimas dudan sobre la imparcialidad de esta central, que es una instancia eclesiástica.

Ira, dolor y asombro en las decenas de reacciones de los lectores luego de las revelaciones publicadas por Radio Nederland y el periódico NRC Handelsblad sobre los abusos sexuales de la Iglesia Católica. Ésta por su parte también ha reaccionado sobre los incidentes en el internado, perteneciente al convento Don Rua en la localidad de ‘S Heerenberg.

El obispo Ad van Luyn de Rótterdam se mostró conmocionado por los relatos y ha ordenado una amplia investigación sobre abusos en la Iglesia. Van Luyn era en los años setenta jefe de los Salesianos en Holanda, la orden que a raíz de la publicación está en el foco de la polémica.

TRES DENUNCIAS

La Iglesia Católica en Holanda creó en 1995 una central para el abuso sexual, la Fundación Ayuda y Justicia. Desde entonces, la central ha recibido unas 300 denuncias. Luego que saliera a la luz el abuso por parte de los padres salesianos, entraron tres nuevas quejas, comenta Jan Waaijer, presidente de la central:
“Nuestro nombre aparece en los sitios web de la provincia eclesiástica holandesa. Creemos habernos dado a conocer lo suficiente, pero esta ocasión nos ofrece la oportunidad de reflexionar sobre cuán conocidos, o confiables, realmente somos. Si la gente se dirige a la prensa, y no a Ayuda y Justicia, uno se pregunta la razón.”

INSTANCIA ECLESIÁSTICA

Waaijer refuta la idea de que las posibles víctimas desistan de hacer una denuncia debido a complicados procedimientos de queja, algo que sí criticaba su antecesor. Sin embargo, el tinte eclesiástico de esta fundación podría tener su peso, como se desprende de una reacción telefónica proveniente de un hombre de 60 años que fue abusado sexualmente en una escuela primaria católica en Utrecht. “Hace ya seis semanas que me llegó una carta de la Fundación Ayuda y Justicia, pero continúo dudando (…) Me pregunto cuán imparcial pueden realmente ser al observar el caso y emitir una opinión. No sé cuáles son sus intereses en su calidad de entidad eclesiástica, o en qué medida se relacionan con otras instancias eclesiásticas. Es algo que no me queda claro.”

DISPARES RECUERDOS

Las reacciones en el sitio web de Radio Nederland varían de conmocionadas a muy positivas. Como este recuerdo del internado católico: “con satisfacción recuerdo a los numerosos docentes y sus buenas lecciones. Sin su asistencia, no habría llegado muy lejos a nivel intelectual”.

En varias reacciones, hombres describen el abuso sexual sufrido en las instancias católicas. “Si se bajaba el pantalón, había que acariciarlo. No fue más que eso, pero a mí me resultaba repugnante”.

Se escuchan quejas de religiosos que cometieron tales faltas, pero conservan su función. También sobre quejas de que los sacerdotes responsables no toman las denuncias en serio. Y algún caso de intimidación luego de presentar la queja.

Otras personas que eran alumnos en esa época no pueden imaginarse que jóvenes sufrieran abusos sexuales.”Tengo buenos recuerdos de esa época. La sexualidad era un pecado. No me explico cómo todo eso pudo ocurrir, porque siempre nos estaban controlando”. Otros consideran esta reacción un tanto ingenua, porque existían numerosas oportunidades en que los religiosos se encontraban a solas con los niños.

Fuente: Radio Nederlands

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬