Protestas y homenajes a víctimas de la dictadura militar rondan La Moneda

109

Una manifestación exigiendo la renuncia de Iván Andrusco, director nacional de Gendarmería, y un velatorio para tres de las personas desaparecidas el 11 de septiembre de 1973 desde La Moneda, realizaron parientes y organizaciones de derechos humanos.

Familiares de los tres profesionales comunistas asesinados por Carabineros en 1985, llegaron hasta el frontis de La Moneda para exigir al Presidente Piñera que pida la renuncia a Iván Andrusco, director de Gendarmería, quien pertenecía a la Dirección de Comunicaciones de Carabineros (Dicomcar) cuando ocurrieron los crímenes.

Paralelamente, a una cuadra de la casa de Gobierno, la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos de La Moneda, inició el velatorio de tres de los colaboradores del Presidente Allende desaparecidos el 11 de septiembre de 1973.

“ANDRUSCO SABÍA DE LOS HECHOS”

Manuel Guerrero Antequera, hijo del profesor asesinado, habló en representación de los familiares de José Manuel Parada, Santiago Nattino y Manuel Guerrero Ceballos, calificando a Andrusco como “encubridor” de los crímenes cometidos por el organismo policial, el 29 de marzo de 1985, de acuerdo a las declaraciones de los propios colegas del ex Carabinero, condenados por el caso “degollados”.

Los familiares del llamado “Caso Degollados”, acompañados de agrupaciones de derechos humanos, entregaron una carta dirigida al Presidente de la República, exigiendo la renuncia de Andrusco, porque éste “sabía de los hechos, pero se negó a dar información a la Justicia, a pesar de los requerimientos de los jueces que investigaban el caso”, señaló Guerrero.

Asimismo, expresó que se sentían “heridos y ofendidos” por la designación, y que consideraban “inadmisible que una persona con estos antecedentes tenga la responsabilidad del orden, seguridad, cumplimiento de condenas en las prisiones y el resguardo de los Tribunales de Justicia”.

Relacionado:  Suspenden a policías que atacaron a periodistas australianos en Washington

Mireya García, vicepresidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, indicó que “esperan que el Presidente Piñera ratifique su compromiso con los derechos humanos, empezando por destituir a todas las autoridades involucradas en atropellos a estos derechos”.

Foto tomada de www.libertad.dm.cl

VELATORIO 37 AÑOS DESPUÉS

A la misma hora, llegaban al centro de Santiago los restos de Julio Moreno Pulgar, Juan Vargas Contreras y Óscar Lagos Ríos, tres de las personas identificadas en enero pasado como parte de los colaboradores del Presidente Allende que se encontraban en La Moneda para el 11 de septiembre de 1973.

Ese día sea arrestó a cerca de 40 personas desde la sede de Gobierno; la mayoría asesores y miembros del Grupo de Amigos Personales (GAP), escoltas de Allende. Posteriormente fueron ejecutadas en el Regimiento Tacna, según indica la causa que investiga el ministro Juan Fuentes Belmar.

Los restos –identificados en un laboratorio austríaco- fueron trasladados hoy (viernes 9) desde el Servicio Médico Legal hasta la sede de la Confederación de Empleados Particulares de Chile (Cepch), para ser velados en compañía de sus familiares, amigos y compañeros del GAP.

“Este día, los restos de nuestros seres queridos se vuelven a encontrar con quienes compartieron historias y luchas comunes. Hoy los estamos acogiendo de vuelta a casa”, señaló Hernán Medina, ex GAP, en representación de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos de La Moneda.

Los restos permanecerán hasta las diez de la mañana del sábado 6 en la sede de la Cepch (Valentín Letelier Nº 18), para ser trasladados luego hasta el Cementerio General, donde serán depositados en el Memorial de los Detenidos Desaparecidos.

Por Cristóbal Cornejo

El Ciudadano