Brasil convoca a una huelga general contra el Gobierno de Jair Bolsonaro

Bajo la consigna «¡Derrota del Gobierno Bolsonaro!”, la Unión Nacional de Estudiantes (UNE) de Brasil convocó a una huelga general para el próximo viernes 14 de junio, una iniciativa contra las políticas implementadas por el mandatario ultraderechista que han perjudicado a varios sectores del país.

El paro contará con el apoyo de la Central Única de los Trabajadores, el Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra, la Confederación Nacional de los Trabajadores de Transportes y Logística, entre otras.

Las organizaciones decidieron expresar su descontento en medio del escándalo Lava Jato, sobre el cual The Intercept Brasil publicó el domingo mensajes pirateados de fiscales con Sergio Moro, cuando era juez, para encarcelar al líder político Luis Inácio Lula da Silva, hoy purgando una condena de 8 años y 10 meses de prisión.

El veredicto de culpabilidad ayudó entonces a bloquear a Lula como candidato presidencial y, tras la llegada de Bolsonaro al poder, en enero de este año, Moro fue nombrado ministro de Justicia y Seguridad Pública de Brasil. Este movimiento ha sido duramente cuestionado por la mayoría de los brasileños.

La protesta es contra la reforma a la Ley previsional (jubilaciones) y a la pérdida de derechos, y servirá además para manifestar el rechazo a los recortes presupuestarios promovidos por Bolsonaro en materia educativa, así como la eliminación de diversos programas sociales que beneficiaban a la población.

A estas convocatorias que rechazan la gestión de Bolsonaro, se suma el hecho de que la Corte Suprema de Brasil decidió el lunes reanudar el debate sobre un pedido de liberación de Luiz Inácio Lula da Silva, esto tras las revelaciones relacionadas con la investigación anticorrupción Lava Jato que mandó a la cárcel al exmandatario.

La segunda corte del Supremo Tribunal Federal (STF) colocó en su agenda de este martes el juzgamiento del habeas corpus, luego de que uno de sus cinco jueces (Gilmar Mendes) liberara la causa para que continúe su examen, reporta una información de la multiestatal TeleSUR.

En medio de esta controversia, el Partido de los Trabajadores de Brasil (PT) instó a una movilización contra lo que considera una “farsa judicial”.

“Las revelaciones de la página The Intercept Brasil exponen la real dimensión de una trama criminal, en conversaciones que cubren de vergüenza el sistema judicial brasileño”, reveló el partido mediante un comunicado.

Para el PT, las conversaciones, cuya veracidad fue confirmada por los fiscales de Lava Jato, “comprueban la parcialidad de Moro y su actuación como maestro de una denuncia manipulada desde el inicio”.

Lula, por su parte, siempre consideró que su condena fue fruto de una conspiración político-judicial para impedir que la izquierda volviera al poder.

A su vez, los abogados de Lula consideraron que las filtraciones así lo demuestran y pidieron «el restablecimiento pleno de la libertad» del dirigente histórico de la izquierda.

Sergio Moro, ahora en el poder con Bolsonaro, asegura que las filtraciones no lo comprometen y consideró que en los mensajes que lo citan «no se vislumbra ninguna anormalidad de direccionamiento de actos como magistrado».

En medio de esta controversia, el Partido de los Trabajadores de Brasil (PT) instó a una movilización contra lo que considera una “farsa judicial”.

Repudio activo

Además de la huelga convocada para este viernes y el inmenso apoyo del pueblo brasileño, las redes sociales han posicionado las etiquetas #EuApoioLavaJato» y #EuApoioTheInterceptBR» (YoApoyoLavaJato y YoApoyoTheInterceptBR).

Para especialistas en materia política y económica, la gestión de Jair Bolsonaro se ve amenazada por la recesión, el descontento y rechazo popular, al igual que la de su homólogo argentino, Mauricio Macri.

Una muestra de ello fue la gran movilización que repudió su visita a Argentina la semana pasada, cuando el Frente de Izquierda (integrado por el Partido de los Trabajadores Socialistas PTS, el Partido Obrero e Izquierda Socialista), se manifestó con las consignas “fuera Bolsonaro de Argentina”, “fuera Trump y el imperialismo de América Latina”, “derrotemos al FMI, Macri y los gobernadores”.

En esa ocasión, la organización dijo que repudiaba la presencia del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en la Argentina. «Bolsonaro se reunirá con Macri para reforzar las políticas de ajuste, sometimiento al FMI y al imperialismo y los pagos de la deuda que vienen implementando ambos gobiernos”, agregó.

Actualmente, Bolsonaro sigue adelante en medio de una economía que no mejora, con un crecimiento previsto para este año de 1.5 %, un punto inferior de lo esperado. Para evitar gastos, anunció un recorte del 30 % del presupuesto de las universidades federales, una medida que es rechazada rotundamente por el sector.

La realidad de Brasil indica que Bolsonaro cumple lo que anunció durante su discurso de asunción, pero que mucha gente no creyó por considerarlo un disparate, a pesar de que nunca presentó un programa de gobierno durante su campaña electoral y no asistió a los debates con sus contrincantes.

En opinión de sus detractores, Bolsonaro se pasea en un contexto en el que no asoma posibilidad de dar marcha atrás a la Reforma de la jubilación y las pensiones, tomar decisiones acertadas para minimizar el desempleo, que alcanza a 13,4 millones de brasileños, además de la reducción del presupuesto educacional, hechos que en conjunto han logrado una unidad inédita en el Brasil.

4,224,851FansMe gusta
142,914SeguidoresSeguir
289,005SeguidoresSeguir
16,459SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -