Crisis económica y de seguridad hunden a Río de Janeiro por medidas de Temer

239
Janeiro
Web

El incremento de la ola de violencia en las calles de Río de Janeiro ha sido ocasionado, en gran medida, a la crisis económica que atraviesa el Estado brasilero, luego de la militarización, los grandes recortes en el área de seguridad y económicos implementados desde que Michel Temer, asaltó el poder.

Según fuentes oficiales, las muertes reportadas en las operaciones policiales del estado brasileño subieron a 105% en el mes de julio, con respecto al año pasado.

El Instituto de Seguridad Pública de Río, publicó un estudio en el que reveló que en julio de 2017 perecieron 63 personas durante los operativos de las Fuerzas Armadas y la Policía; mientras que en julio de este año fallecieron 129 personas en estos enfrentamientos.

Del total de la cifra del mes pasado, se puede decir que se estima que cuatro personas fallecieron en Río de Janeiro. Sin embargo, desde enero hasta julio de 2018, sucumbieron 895 en enfrentamientos contra las fuerzas de seguridad; pero desde  que el Estado intervino en el estado, han fallecido 738, reportó el Instituto.

Río de Janeiro presenta desde hace dos años una crisis de seguridad  nunca antes vista, pese a las medidas del Gobierno de dejar la región en manos de  la policía federal para el control interno, las mismas no han sido favorables.

De igual forma, el organismo de seguridad explicó en su informe, que los crímenes contra la vida se incrementaron, pero los del hurto y robo de patrimonio se redujeron.

En cambio, los homicidios dolosos suben a diario, los atracos de vehículos disminuyeron en relación al mes de julio de 2017. También bajo en 19% los robos de cargas.

Relacionado:  El Salvador va por 8.844 contagiados y 243 fallecidos por covid-19
La militarización se ha profundizado en el estado brasileño

Otro de los delitos que bajaron fueron los robos de calle y seguidos del asesinato con un 12%, para este julio hubo solo nueve víctimas cifras que representan el menor número desde el año 2015.

Aunque algunos delitos han disminuido, la ola de violencia forma parte de la cotidianidad de Río de Janeiro, provincia acechada por una crisis de seguridad donde solo el año pasado cobro la vida de casi 7 mil personas. En estos operativos especiales casi siempre resultan víctimas un número significativos de personas que no tenían nexos con bandas criminales, sino las circunstancias son aprovechadas como escenarios para acabar con el adversario político que yace en las zonas populares.

Asesinan a seis miembros de una familia en Río de Janeiro