Advierten que la venta de refinerías de Petrobras pone en riesgo la soberanía y empleos en Brasil

El excanciller Celso Amorim denunció que la soberanía y empleos en Brasil están bajo amenaza con la sentencia del Supremo Tribunal Federal (STF) que autorizó la venta de ocho refinerías de la empresa estatal de economía mixta Petrobras.

El excanciller Celso Amorim denunció que la soberanía y empleos en Brasil están bajo amenaza con la sentencia del Supremo Tribunal Federal (STF) que autorizó la venta de ocho refinerías de la empresa estatal de economía mixta Petrobras.


«Como ciudadano brasileño, y he tenido la oportunidad de tratar temas directamente relacionados con la defensa de la soberanía nacional, solo puedo lamentar una decisión que debilita nuestra capacidad de garantizar la energía, en diversas formas, al pueblo brasileño», afirmó Amorim, citado por Prensa Latina.

El pasado jueves el STF autorizó a la empresa mixta de petróleo Petrobras vender ocho refinerías sin necesidad de contar con el aval del Congreso del país suramericano.

El Tribunal brasileño rechazó un recurso judicial que presentó la mesa directiva del Congreso tras señalar que Petrobras habría argumentado que las refinerías son parte subsidiaria de la empresa, con el fin de poder vender por partes activos de la petrolera.

La votación de los ministros del STF en el fallo judicial fue de seis votos a favor de la venta de las refinerías en contra de cuatro.

De esta manera, la compañía espera recibir cerca de 8.000 millones de dólares por las ocho refinerías y por venta del resto de activos, un total de 23.000 millones de dólares hasta el año 2023, según estudios del plan de inversiones de Petrobras.

Al respecto, el juez Alexandre de Moraes afirmó que ‘el fraude, la desviación del propósito, para dar lugar a la pérdida del control accionario no es lo que sucede en la presente hipótesis. No creo que haya ninguna falta de respeto a nuestra decisión’, recalcó.

Según el exjefe de la diplomacia, «sin energía, no hay producción; sin producción, no hay empleo; y sin empleo, no hay ingresos sostenibles«, recalcó.

Y seamos claros, prosiguió Amorim, «en la mayoría de los casos -y esto no será una excepción- la privatización es una palabra más aceptable para encubrir la desnacionalización».

«De eso se trata: de entregar las actividades fundamentales para la seguridad y el bienestar del pueblo a los intereses extranjeros«, apuntó.

El también exministro de Defensa subrayó que el país se deshaga de estas actividades estratégicas es una seria amenaza. ‘»Esto debería haber pesado, creo, en la decisión del STF», planteó.

Por su parte, en su voto en contra, el magistrado Ricardo Lewandowski, de la corte superior, destacó la relevancia de la cuestión para la soberanía del país.

«Nos enfrentamos a un problema que concierne a la seguridad nacional en sí misma«, indicó.

Alertó que Brasil aumentará la exportación de crudo y la importación de derivados, y retomará «el camino (de la dependencia) colonial en el siglo XXI».

La Federación Única de Petroleros, por su parte, declaró que el Supremo, «una vez más, pone los intereses del mercado por encima de los intereses nacionales».

Para este sábado, autoridades políticas, movimientos sociales y sindicatos, así como artistas e intelectuales promueven un día nacional en defensa del patrimonio del pueblo brasileño, a raíz del aniversario 67 de Petrobras.

Con información de Prensa Latina.


Comparte ✌️

Comenta 💬