Una de las principales empresas tecnológicas de Brasil

Gobierno de Michel Temer entrega a Boeing el 80% de las acciones de Embraer

La expresidenta Dilma Rousseff advirtió meses atrás que las negociaciones lesionaban el interés nacional, ya que “todos los proyectos de Embraer fueron financiados con dineros del Banco Nacional de Desarrollo"

Por Chevige González Marcó

06/07/2018

Publicado en

Brasil / Economí­a / Latinoamérica

0 0


Trabajadores de Embraer rechazan venta a Boeing

Desde enero de este año, el gobierno de facto de Michel Temer lo venía preparando y ayer lo concretó: la venta de una de las  empresas  más importantes y estratégicas de Brasil, Embraer, a la gigante estadounidense Boeing.

A pesar de que Embraer no se encontraba en crisis y es la tercera empresa más grande de fabricación de aeronaves en el mundo, Temer decidió entregar el 80% de sus acciones a la compañía Boeing.

“Con esta sociedad estratégica estaremos muy bien preparados para generar valor a nuestros clientes, empleados y accionistas de las dos empresas, y para Brasil y Estados Unidos”, dijo Dennis Muilenburg, consejero delegado de Boeing. Lo cierto es que logran arrebatar a Brasil su principal y una de las pocas compañías del área tecnológica.

El negocio se realiza a espaldas del pueblo brasileño y con urgencias, previendo que, a fin de año, los resultados electorales coloquen al frente del Gobierno a un Ejecutivo que rechace la entrega. Por ejemplo, Ciro Gomes, uno de los candidatos a la presidencia, ya se ha declarado contrario a la entrada del capital estadounidense en Embraer.

El Partido de los Trabajadores (PT), del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), también rechaza la idea de asociar la Embraer con Boeing.En el caso de un Gobierno del PT, estoy seguro de que se intentaría bloquear el negocio”, afirma el exministro Celso Amorim, uno de los políticos más cercanos a Lula. “Están tratando Embraer como si fuese una fábrica de zapatos. Creo que están renunciando a algo fundamental que ha sido desarrollado por el Estado brasileño”, concluyó.

Aunque no tenga la mayor parte de los títulos de Embraer, el Gobierno brasileño tiene una acción especial, llamada golden share, que la da poder de veto sobre decisiones importantes, entre ellas, las transferencias de control accionario. Ese es el motivo por el que la administración Temer tiene que dar su visto bueno para que la venta se produzca.

Embraer es la tercera fabricante más grande de aeronaves en el mundo. Foto: Archivo

Embraer a precio de gallina flaca

El precio de venta es considerado como bajo por la mayoría de los especialistas. La transacción se efectuaría por 3.800 millones de dólares. El sólo anuncio de la venta implicó la caída de 13% en el valor de las acciones de Embraer en la bolsa de Sao Paulo.

En marzo, el gobierno de Michel Temer había asomado que sería el 51% de las acciones las que serían negociadas y reveló que la discusión comercial había empezado en diciembre de 2017.

No es difícil prever que el objetivo de Boeing es el de devorarse a Embraer en el contexto de su férrea competencia con la europea Airbus. El negocio de la construcción de aeronaves no tiene muchos competidores en juego, por tanto, los estadounidenses habrían ganado un valioso alfil en el tablero.

En ese sentido, la expresidenta Dilma Rousseff advirtió que se trata de una entrega que lesiona el interés nacional. “Todos los proyectos de Embraer fueron financiados con dineros del Banco Nacional de Desarroll, en contratos a un muy largo plazo”.

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬