Se anularon las condenas mas no los procesos

Justicia de Brasil decide mantener anulación de condenas a Lula y da luz verde para su candidatura en 2022

El cuestionado juez Sergio Moro, luego de tomar protagonismo contra el presidente del PT, se convirtió en ministro de Justicia y Seguridad Pública en el gobierno de Jair Bolsonaro
Publicado en

Brasil / Latinoamérica

0 0


La mayoría del Supremo Tribunal Federal de Brasil (STF) decidió mantener el fallo de un magistrado que anuló las condenas del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, en el estado de Paraná.

Los jueces votaron 8 a 3 en favor de sostener la anulación de las penas, aunque la sesión continuaba. Con esta medida judicial, el líder del Partido de los Trabajadores (PT) queda habilitado para participar de las elecciones presidenciales de octubre de 2022.

Desde este miércoles, el STF analizaba en el plenario tres recursos —entre ellos uno de la Procuraduría General de la República— sobre una decisión del magistrado Edson Fachin, que en marzo pasado consideró incompetente el tribunal de Paraná, que condenó a Lula en dos casos y lo procesó en otros dos en el marco de la Operación «Lava Jato».

En concreto, Fachin declaró incompetente al 13er Tribunal Federal de Curitiba en los casos del apartamento triplex en Guarujá, una hacienda en Atibaia y el relacionado con la sede y las donaciones del Instituto Lula, al considerar que no tenían relación con los desvíos de dinero en la estatal Petrobras, que fueron los que justificaron los procesos, y por eso no debían ser juzgados en Paraná, desde donde se llevó la operación Lava Jato.

Con el fallo de Fachin, el exmandatario recuperó sus derechos políticos y podría participar en los comicios de 2022; sin embargo, estaba pendiente esta decisión del STF.

En tanto, las causas deben volver a tratarse desde cero en otra jurisdicción, por lo que Lula Da Silva podría ser eventualmente condenado en el futuro, ya que se anularon las condenas, pero no los procesos.

Foto: EFE

Moro parcial

El encargado de juzgar y condenar a Lula fue el juez Sergio Moro, quien luego de tomar protagonismo como el hombre que envió a la cárcel al líder progresista por presunta corrupción, se convirtió en ministro de Justicia y Seguridad Pública en el gobierno de Jair Bolsonaro.

Moro sentenció al exmandatario a 12 años y un mes de prisión por supuestas dádivas y lavado de dinero. Tras ello, Lula estuvo un año y siete meses privado de libertad, hasta que en noviembre de 2019 el Supremo declaró inconstitucional su encarcelamiento.

La defensa del histórico fundador del Partido de los Trabajadores (PT) siempre sostuvo que Moro recibió y aceptó la invitación por parte de Bolsonaro para incorporarse al Gobierno, lo que indicaría que tuvo motivaciones políticas durante todo el proceso contra el líder petista, ya que Lula da Silva lideró todas las encuestas de opinión y era el gran favorito para ganar los comicios de 2018, pero fue vetado de su candidatura en el proceso judicial.

Foto: Agência PT

A finales de marzo, la Segunda Sala del STF determinó que Moro fue parcial en los procesos que condenaron a prisión a Lula. Pese a ello, el ahora exjuez federal dijo tener «absoluta tranquilidad» con sus decisiones en la operación anticorrupción «Lava Jato».

En abril del año pasado, el exmagistrado fue destituido por Jair Bolsonaro de su cargo en Justicia, en el marco de una disputa política interna que selló el fin de la relación entre ambos. 

En una rueda de prensa, Moro cuestionó duramente al mandatario y lo acusó de interferir políticamente en la Policía Federal, que había iniciado una investigación sobre los hijos del presidente, Flavio y Carlos Bolsonaro. 

Esto fue luego de que el jefe de Estado ultraderechista desvinculara a Maurício Valeixo, director general de la PF y mano derecha del exministro de Justicia. 

Fuente: Actualidad RT

LEA TAMBIÉN:


Comparte 👍

Comenta 💬