Protestas y objeciones

Abandonan planes de construcción alrededor de la Torre Eiffel tras presiones de ambientalistas

Según el plan, se habrían talado unos 20 árboles maduros y se habrían construido cuatro nuevos edificios que albergarían una cafetería, tiendas, baños y depósito de equipaje

La oficina del alcalde de París abandonó los planes para nuevos edificios alrededor del pie de la Torre Eiffel después de meses de protestas de ambientalistas y una petición firmada por casi 150,000 personas.

Según el plan, se habrían talado unos 20 árboles maduros y se habrían construido cuatro nuevos edificios que albergarían una cafetería, tiendas, baños y depósito de equipaje.

“Estoy anunciando que estamos cancelando por completo cualquier proyecto de construcción al pie de la torre, pero se mantiene el paisajismo”, dijo el primer teniente de alcalde, Emmanuel Grégoire, al Journal du Dimanche.

En mayo se tomó la decisión de salvar los árboles después de las protestas y objeciones de la población local.

El paisajismo es parte de un plan mucho más amplio para reorganizar el espacio alrededor de la atracción turística, incluida la plantación de césped y arbustos en caminos y áreas públicas.

“No vamos a ceder a las presiones pero nos gustaría que el proyecto no se vea ensombrecido por la polémica. Digamos que estamos eliminando parte de la fricción”, dijo Grégoire.

Un área de 54 hectáreas (133 acres) alrededor de la torre, atravesada por varios caminos, se entregará en gran parte a los peatones y al «transporte de bajo impacto», como carriles para autobuses y bicicletas.

Las autoridades de la ciudad tienen como objetivo terminar lo más posible para el inicio de los Juegos Olímpicos de París en 2024.

Se estima que 150 000 personas visitan el sitio de la torre todos los días durante la temporada alta de verano, incluidas las 20 000 a 30 000 que la escalan.

En general, 7 millones de personas visitan la torre cada año.

Los activistas estaban encantados de que se hubieran descartado los planes para nuevos edificios y se hubieran salvado los árboles. “Por ahora estamos satisfechos, pero nos mantenemos alerta”, dijo Thomas Brail del Grupo Nacional de Vigilancia de los Árboles (GNSA), que formaba parte de una coalición de grupos que se oponen a los planes.

Fuente: The Guardian


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬