Ante amenaza de Colbún: «San Pedro Libre 2015» reunió más de 200 personas

102

10421101_791302704251715_4176024541090387110_n

En la comuna de Panguipulli, región de Los Ríos, más de 200 personas, divididas en balsas de rafting, kayak y duckys celebraron al río San Pedro el pasado 14 de marzo -Día Internacional de Acción por los ríos-, en una bajada que duró cerca de cinco horas y que se constituyó en un inmenso clamor por los ríos libres y contra la intervención del patrimonio natural.

El evento fue organizado por Roberto Coronado, de la agencia de turismo Río Aventura y apoyado por otras empresas turísticas y por Patagonia, involucrada en la campaña #RiverUniteUs, en defensa de los ríos.

A continuación reproducimos el video del evento, realizado por Rodrigo Mela, uno de los kayakistas que participó del encuentro.

Patagonia -San Pedro Libre from rodrigo reinicke on Vimeo.

Crónica de un proyecto inviable

2010
2010

«San Pedro Libre» se ha realizado anualmente en 7 ocasiones consecutivas, y nació ante la amenaza de la empresa estatal Colbún, aún latente, que busca represar las aguas del río para la generación de energía. Fue en 2008 cuando, a pesar de las protestas de organizaciones ciudadanas y comunidades mapuche, la entonces Corema de Los Ríos resolvió aprobar el proyecto, inciándose su construcción en 2009.

Luego de varias multas por incumplimientos a la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), a finales de 2010 la empresa anuncia la suspensión de obras para «extender la campaña de prospecciones, estudios y análisis geológicos», lo que a todas luces evidenció las falencias de los estudios presentados y la inviabilidad del proyecto, dada entre otros por la inexistencia de roca madre que sostenga el muro de la presa del proyecto hidroeléctrico.

Relacionado:  Aucán Huilcamán a Víctor Pérez: “dialogo de buena fe debe abordar el despojo del territorio mapuche"

En julio de 2011 la Red de Organizaciones Ambientales de Panguipulli solicitó la revocación del permiso ambiental por las graves omisiones del estudio presentado, entre ellas impactos no evaluados para las comunidades y la no consideración de la falla geológica activa Liquiñe-Ofqui, requerimiento que fue rechazado por una cuestión formal, estableciéndose, no obstante, la necesidad de que cualquier modificación del proyecto fuera ingresada mediante una nueva Declaración de Impacto Ambiental (DIA).

Hoy, Colbún, según informa en su web corporativa, «se encuentra en el proceso de socialización de las adecuaciones del proyecto a las particularidades del terreno y se están preparando todos los antecedentes necesarios con el objeto de someter dichas modificaciones al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental».

Las comunidades no bajarán los brazos

Entre los opositores al proyecto, organizaciones ambientalistas, comunidades mapuche y empresas turísticas que no están dispuestas a bajar los brazos ante la amenaza de la estatal.

Y es que, más allá de los ecosistemas que se ponen en riesgo con su concreción -algo no menor- se amenaza una fuente de trabajo sustentable que es el soporte económico para un gran número de personas de la comuna y alrededores.

22582_791294327585886_4645446002548882770_n 10404501_791302657585053_9123919583190311549_n 1508170_791298834252102_4811378221649544724_n 11062256_791298914252094_7332274092067743678_n 11060267_791305197584799_2553788063375428896_n 11036166_791305437584775_2312101490271601968_n
Más imágenes aquí.

Cabe señalar que de forma paralela y con el apoyo de la firma Patagonia, se realizaron actividades en el río Cautín y en la ciudad de Puerto Varas, donde tuvieron lugar diversas acciones en el frontis de la municipalidad, con la participación de Puelo Sin Torres, Futaleufú Riverkeeper y Maullín Resiste Nueva Brauna, entre otros.