Arauco, la empresa con un despreciable prontuario socioambiental que auspicia a «La Roja»

La empresa del grupo Angelini acarrea un largo historial de conflictos socioambientales y territoriales debido al impacto de sus diversas áreas de actividades productivas en distintos sectores del país.

La constituyente mapuche y abogada Natividad Llanquileo publicó en sus redes sociales que la controvertida empresa Arauco, protagonista de varios conflictos socioambientales en varios sectores del país, es auspiciadora de la Selección Chilena de Fútbol.

La empresa papelera Arauco se convirtió en auspiciadora de La Roja en enero del 2019 y acompañará a la selección hasta el 2022 en todas sus divisiones, tanto en la selección adulta masculina y femenina como la sub-20 y sub-17.

Arauco es una empresa forestal y celulosa perteneciente al grupo Angelini. El holding es uno de los más ricos del país, y tanto su cabecera, Roberto Angelini Rossi, como su hermana, Patricia Angelini Rossi, figuraron en la lista de millonarios que aumentaron sus fortunas durante la pandemia según la revista Forbes.

La huella socioambiental de Arauco

La empresa del Grupo Angelini acarrea un largo historial de conflictos socioambientales y territoriales debido al impacto de sus diversas áreas de actividades productivas en distintos sectores del país.

En 2004 ocurrió una muerte masiva de cisnes de cuello negro en el Río Cruces, en Valdivia, como consecuencia de la contaminación de la planta Celulosa Arauco Constitución (Celco). A mediados del 2004, la población estimada de cisnes de cuello negro en el Santuario Natural Carlos Anwandter, donde se ubica el río, era de seis mil ejemplares. En 2005, la Conaf estimó la población de cisnes en unos 500 ejemplares

Las acciones de la empresa de Angelini provocaron una disminución de aproximadamente 74% de la población de cisnes de cuello negro, y tomó casi una década en poder recuperar la cantidad de ejemplares de esta especie en el Santuario Natural Carlos Anwandter. 

El episodio del 2004 no ha sido el único en que esta planta de celulosa fue acusada de contaminar el Río Cruces. Diez años más tarde, Celulosa Arauco derramó 27,1 metros cúbicos de desechos -específicamente de licor verde, que es una mezcla de agua y un subproducto de la industria papelera denominado licor negro- en el torrente del río, provocando la muerte de más de dos mil peces, entre ellos, especies protegidas y en peligro de extinción. Debido a esto, cinco ejecutivos de la planta celulosa del grupo Angelini fueron formalizados.

Durante el pasado 2020, la Superintendencia de Medioambiente exigió a la misma planta celulosa Celco un reporte de sus emisiones y de la calidad del agua tras detectar, nuevamente, graves afectaciones al río: el luchecillo, fuente de alimento del cisne de cuello negro, desapareció en casi 80 kilómetros de la rivera del río. Además, el agua estaba turbia e investigadores encontraron altas concentraciones de sólidos particulados.

Pero esta zona no es la única afectada por actividades de la empresa del grupo Angelini. Durante el mismo 2020, un apicultor de Tomé denunció que tuvo que quemar 2,5 millones de abejas contaminadas tras ser afectadas por una fumigación realizada por Arauco. Según el apicultor Roberto Montero, la empresa papelera no dio el aviso legal de la fumigación y aseguró que los insectos comenzaron a morir inmediatamente por lo que se vio en la obligación de quemar las colmenas afectadas para evitar una pérdida total.

En 2019, vecinos de la planta Horcones, de la comuna de Arauco, denunciaron ser afectados por la contaminación ambiental producida por la empresa, además de señalar la planta como la responsable del déficit de agua para regadío. La misma planta había estado en la mira por una posible contaminación que habría afectado a pescadores artesanales de Coronel y Lota, pero tanto el Tribunal Ambiental como la Corte Suprema rechazaron la demanda ingresada contra Arauco.

Fantasmas del Grupo Angelini en el financiamiento irregular de la política

Las empresas de Angelini no han tenido que enfrentar a la Justicia solo por daños ambientales. El holding estuvo involucrado hace unos años en el escándalo por el financiamiento irregular a los partidos políticos.

Según una investigación de CIPER, en 2015 cinco empresas del Grupo Angelini presentaron rectificaciones tributarias: Copec, Arauco, Corpesca, Siemel y Cruz del Sur (que estuvo en manos del holding hasta junio de 2013), sumando más de $2.250 millones. “La cifra ubica al Grupo Angelini como el que más dinero ilegal proporcionó a políticos, después de SQM”, recogió el medio. 

La fiscalía tuvo al holding bajo la mira, pero no pudo proceder debido a que el SII no presentó una denuncia. CIPER logró establecer que el Grupo Angelini aportó a casi todos los sectores políticos del país. Entre los pagos encontrados por el medio digital, destacan pagos realizados a una sociedad integrada por Alberto Espina (RN), otra relacionada con la esposa de Gabriel Silber (DC), a un asesor de Felipe Harboe (PPD) y a una sociedad de Petro Yaconi, quien fue recaudador de la campaña presidencial de Eduardo Frei Ruiz-Tagle en 2009, entre otros.

CIPER reveló, además, que la campaña de Michelle Bachelet recibió aportes de Copec, Arauco y Cruz del Sur a través de pagos irregulares a la sociedad Asesorías y Negocios, de Giorgio Martelli: “Copec entregó $57 millones a Asesorías y Negocios entre enero de 2012 y enero de 2013; Celulosa Arauco aportó con otros $151 millones a través de ocho facturas entre enero de 2012 y marzo de 2013; mientras que el 29 de noviembre de 2012 Cruz del Sur pagó a AyN una factura por $10 millones. En total, Copec, Arauco y Cruz del Sur le entregaron $218 millones a Asesorías y Negocios”, reconstruyó el medio.


Comparte 👍

Comenta 💬